Cría de vencejo: cuidados y alimentación

18 julio, 2021
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Sara González Juárez
Encontrar una cría de vencejo caída es muy común en los meses de verano. Aquí puedes aprender a cuidar de ella hasta que llegue al centro de recuperación de fauna.

En la época estival, especialmente en las urbes, son cientos las llamadas telefónicas a organismos públicos por una cría de vencejo que cae del nido o por adultos que entran en casas cuando se desorientan. El primer instinto que se nos despierta ante una situación así es ayudar al ave, pero existe un protocolo mucho más seguro que garantiza su supervivencia y bienestar.

Cabe destacar que vencejos, golondrinas y aviones son especies protegidas, por lo que la responsabilidad sobre su vida es grande. La primera recomendación es siempre llevar a las crías de estas especies a un centro de recuperación, de forma que los siguientes consejos son únicamente para mantenerlas en casa un tiempo corto hasta que las puedas llevar con un profesional.

¿Qué hacer si me encuentro un vencejo?

Antes de cualquier otra cosa, debes comprobar si el ave está deshidratada, hipotérmica o herida. Para ello, puedes seguir una serie de pasos:

  • Comprueba si es una cría o adulto: las crías de vencejos tienen plumas grisáceas, boceras y pueden presentar plumón si son muy pequeñas. Los adultos son totalmente oscuros.
  • Si no tiene heridas a la vista, sostén a la cría con la mano alzada sobre tu cabeza. Si es un adulto que simplemente no puede despegar, volará por sí mismo, mientras que un juvenil se aferrará a tu mano o intentará despegar sin éxito. De todas formas, nunca debes lanzar al pájaro al aire.
  • Si lo ves decaído, es posible que el vencejo tenga hipotermia o deshidratación. ¿Lo encontraste en una noche fría o a pleno sol?

Una vez tienes identificado el problema del vencejo, llama a un centro de recuperación de fauna y llévalo allí. En el siguiente apartado, tienes las instrucciones para mantener al vencejo en las mejores condiciones hasta que llegue a su siguiente destino.

La bella cara de los pájaros que duermen en el aire, los vencejos.

Cuidados de la cría de vencejo

Mientras el pájaro está contigo, debes preparar un espacio y darle una serie de cuidados para que se recupere de su mal estado. Si sufre hipotermia, ponlo en un lugar calentito y tranquilo hasta que recupere las energías. No le des comida ni bebida hasta entonces.

Si por el contrario el vencejo está deshidratado, dale de beber suero fisiológico —se encuentra en cualquier farmacia—, agua con un poco de azúcar o bebida isotónica. Para ello, pon una gota en la comisura del pico y observa si lo bebe. Nunca introduzcas el pico en agua ni le viertas líquidos dentro de la boca, pues el riesgo de asfixia es alto.

Alojamiento del vencejo

El habitáculo ideal es una caja de cartón con agujeros en la tapa, ya que es lo más parecido a su nido. Nunca se debe meter al pollito en una jaula, pues se estropeará las plumas con los barrotes y no podrá volar. Si necesitaras ponerle calor, coloca una manta eléctrica o una bolsa de agua caliente debajo de la caja, solo en un lateral, para que el vencejo pueda elegir frío o calor.

La caja se debe mantener limpia para que los excrementos no ensucien las plumas. Lo mejor es poner papel de cocina absorbente en el suelo de la instalación y cambiarlo periódicamente.

Alimentación: cría del vencejo y adulto

El vencejo común (apus apus) es estrictamente insectívoro. No se le debe alimentar con carne, pienso de animales, pescado y otros tipos de proteína, pues esta dieta puede producir daños en su sistema digestivo o déficits en el crecimiento en el caso de los polluelos.

La mejor opción es comprar los insectos muertos, congelarlos y sacar la cantidad necesaria en cada toma de alimentación. Una vez al día, una de las tomas se debe espolvorear ligeramente con vitaminas y minerales en polvo. Las marcas más adecuadas son Nekton S o Bio® y Nekton-MSA®.

Los insectos más accesibles que puedes comprar en tiendas de mascotas o de pesca son tenebrios (Tenebrio monitor), grillos rubios (Acheta domestica), larvas de mosca y gusanos de miel (Galeria mellonella).

Dosis de alimento

En cuanto a la cantidad de alimento, depende de muchos factores, como la edad del polluelo, el tamaño de los insectos o su carga calórica. Lo más recomendable es controlar la dosis necesaria para conseguir un crecimiento continuo y suave en el peso del polluelo.

El centro de recuperación al que vayas a llevarle puede orientarte sobre la cantidad concreta si pesas al ave diariamente.

¿Cómo alimentar a una cría de vencejo?

En el caso de una cría desnuda, su alimentación debe ser de un insecto cada 30 minutos durante el día —por la noche no—. Si no te queda más remedio que acoger al vencejo durante un tiempo largo, a medida que crece deberás ir espaciando las tomas hasta llegar a un intervalo de 3 horas y darle unos 10-15 insectos en cada una.

Es imprescindible que durante todo el proceso mantengas al polluelo bien hidratado, limpio y que observes si defeca bien entre toma y toma.

Para darle de comer al animal, primero tienes que sujetarlo con firmeza, pero sin apretarlo demasiado. El objetivo es que tenga las alas recogidas y no pueda hacerse daño o estropearse las plumas.

Después, debes darle al polluelo los insectos con una pinza de extremos redondeados —para que no hacerle heridas accidentalmente— e introducírselos en la boca con cuidado. En el caso de que se trate de una cría de vencejo, puede que te lo ponga fácil abriendo el pico para pedirte comida.

Los vencejos se alimentan en pleno vuelo, por lo que dejarles la comida para que la ingieran ellos solos no servirá de nada. Deberás seguir alimentando al polluelo con pinzas hasta que lo lleves al centro de recuperación más cercano.

¿Cómo liberar a un vencejo?

Si lo que te has encontrado es un adulto que simplemente estaba deshidratado o hipotérmico, puede que sea capaz de seguir su camino al recuperarse. En ese caso, puedes liberarlo tú mismo. Para evitar accidentes, debes tener en cuenta una serie de condiciones:

  • Elige un lugar abierto, donde el ave no pueda chocarse con nada y sea fácil encontrarlo si vuelve a caer al suelo.
  • Si es posible, que el suelo sea blando, para reducir las probabilidades de lesión si aterriza.
  • Asegúrate de que no hay rapaces cerca.

Nunca lances al pájaro hacia arriba: colócalo en la palma de tu mano, ábrela y elévala con un suave impulso. Si el vencejo se siente seguro, se alejará volando hacia el cielo y no volverá. Si no se siente preparado, se aferrará a tu mano.

Elige un día cálido y libera al ave a primera hora de la mañana. Así tendrá tiempo de sobra para reconocer el lugar y encontrar alimento.

Si tras 2 intentos fallidos el animal sigue cayendo al suelo, es posible que esté enfermo o lesionado y no te hayas dado cuenta. En ese caso, llévalo a un centro de recuperación cuanto antes.

¿Sabes cómo cuidar a una cría de vencejo?

Como última recomendación en lo que a la cría y la liberación del vencejo se refiere, atesora bien el recuerdo. Ver de cerca a uno de estos bólidos del cielo y poder salvar su vida es una de las experiencias más hermosas que vas a vivir.