Consejos para escoger bien el bozal de tu perro

Aitana Bellido · 27 julio, 2018
Esta decisión será clave para el bienestar del animal y, sobre todo, por su propia seguridad y demás usuarios que transitan las calles

Consejos para escoger bien el bozal de tu perro

Existen diversas situaciones en la vida de un animal en las que un dueño responsable debe recurrir a un bozal. Aunque de puertas afuera este artilugio pueda parecer sinónimo de crueldad o dejadez, desde un punto de vista objetivo escoger bien el bozal de un animal es la clave de su seguridad y la de los que le rodean.

Situaciones en las que es apropiado que tu mascota lleve un bozal

En situaciones como las siguientes, un bozal puede ser de gran ayuda para la salud y seguridad de tu perro.

  • En el caso de que tu mascota haya sufrido un accidente y se esté recuperando de las heridas, un bozal permitirá que no hurgue en ellas, y reducirá considerablemente el peligro de infección.
  • Si el carácter de tu perro hace que te preocupe el bienestar de las personas que tu animal no conoce, o sabes que va a estar expuesto a algún tipo de estímulo que le provoque estrés, un bozal te dará calma y seguridad.
  • Algunas mascotas nunca se acostumbran a las visitas a la peluquería canina o al veterinario. El bozal es necesario en estos casos.
  • Algunos países requieren por ley que determinadas razas consideradas peligrosas lleven un bozal en espacios públicos.

Tipos de bozal

Tipos de bozal en función de la forma, el tamaño y el material

Cada animal requerirá, en función de sus circunstancias, que el dueño sepa escoger bien el bozal. El bozal más tradicional está entretejido de forma similar a una cesta. Es rígido y suele estar hecho con alambres que se interponen entre los dientes del perro y el exterior.

Para muchos, el bozal más tradicional es el menos humano. De apariencia incómoda y restrictiva, puede que no sea el más ideal para perros pequeños. El bozal suave, por otro lado, está hecho de materiales flexibles que se adaptan a la mandíbula y a la cabeza del animal.

Aunque de apariencia más cómoda, puede ser de los más peligrosos para el animal, ya que puede bloquear las glándulas sudoríparas del perro y provocar un golpe de calor en los meses de verano.

Tipos de bozal para perros

Para una emergencia, puedes incluso llegar a hacerte tu propio bozal en casa gracias a diferentes páginas web en las que puedes encontrar las instrucciones. Los materiales que puedes utilizar son objetos cotidianos como cuerda, medias o tela, aunque esto no es lo ideal.

Para que tu perro acabe aceptando el uso del bozal, trata de acercar el artilugio a vuestra vida cotidiana y recompensar a tu mascota con premios cada vez que lo lleva durante un periodo prolongado de tiempo.