Consejos para dejar solo a un cachorro en casa

Yamila · 17 julio, 2018
El mayor objetivo a cumplir para que un perro joven no sufra es tratar de no convertirle en un ser dependiente, así como darle buenos paseos y comidas para que esté relajado o se duerme; el entretenimiento con juguetes puede evitar que se ensañe con los enseres del hogar

Has adoptado un perro bebé y te has tomado algunos días para que se acostumbre a su nuevo hogar. Pero es momento de ir al trabajo y cumplir con tus obligaciones. ¿Cómo dejar solo a un cachorro en casa? En este artículo te damos algunos consejos.

Tips para dejar solo a un cachorro

Nuestras principales preocupaciones al dejar solo a un cachorro en casa son que destruya todo lo que encuentre o que orine por doquier. También podemos temer que el animal se pase muchas horas llorando, ladrando o aullando y que, al regresar, lo encontremos deprimido o enfermo.

Pero, por supuesto, también tenemos que cumplir con nuestras obligaciones y salir del hogar. Por eso, te damos las siguientes recomendaciones para que este cambio no sea traumático para la mascota:

1. No lo vuelvas dependiente

Es cierto que los perros dependen bastante de los dueños, algo que quizás no sucede con los gatos, pero es fundamental enseñarles a quedarse solos un par de horas al día. Si apenas cierras la puerta de casa y le oyes llorando y ladrando es porque no soporta la soledad; depende de ti para sentirse seguro.

Es importante entonces que, durante el tiempo que estés presente en el hogar le dejes su espacio y que sea autosuficiente. Esto se logra de diversas maneras, como no permitir que esté en tus brazos todo el tiempo ni dejar de hacer tus actividades por prestarle atención.

Aprendizaje de un cachorro

No te sientas mal contigo mismo por no estar las 24 horas disponible para el perro… ¡Ni siquiera las madres caninas lo hacen! De esta manera lo educarás de forma equilibrada y lo agredecerás en el futuro.

2. No le asustes o regañes por todo

Si apenas llegas a casa y todo es un desastre, es normal que tu reacción sea la de gritarle a tu perro o reñirle. Sin embargo, esto no es lo más recomendable, ya que quizás el animal no entienda por qué le estás hablando de esa manera.

La única forma de que sea obediente y no repita malas acciones es encontrarlo ‘con las manos en la masa’, justo cuando comete la travesura. De lo contrario, solo fomentarás la dependencia –ya que portarse mal también es llamar la atención– y que el animal se sienta temeroso de tu presencia.

3. Comida y paseos previos

Una buena manera de dejar solo a un cachorro –sea un cocker o un golden retriever– y evitar que destroce todo por aburrimiento, es hacer que gaste energías antes de que te vayas. Puedes sacarle a dar un paseo por el parque o la vuelta a la manzana. Incluso jugar unos minutos con él para cansarle.

En cuanto a la comida, también puede ser una técnica para que le entre el sueño, tal y como sucede con los bebés. Por lo tanto, tras pasear y alimentarse, se tomará una siesta de varias horas… ¡Y no te echará de menos por un rato!

Educar cachorro: pasear

4. Déjale juguetes

Por supuesto que no podemos pretender que la mascota se pase el durmiendo para no notar nuestra ausencia. Ten en cuenta que, en muchos casos, destroza lo que encuentra porque está aburrido. ¿Qué mejor entonces que dejarle un juguete para que se entretenga?

Puedes comprarle un balón con sonido, un pato de goma, mordedores en forma de snacks o lo que se te ocurra. Esto lo mantendrá entretenido por un par de horas.

5. No hagas dramas al irte

Por más de que nos cueste, cuando salimos de casa no podemos hacer ninguna despedida de esas que parece que nunca más verás a tu mascota de nuevo. El animal considera esos gestos como algo malo, un peligro o una amenaza. Por ello, es probable que se quede intranquilo y alerta toda la jornada.

Actúa con normalidad, toma tus cosas y cierra la puerta. No es de ‘mal dueño’ no saludar al perro antes de irnos. Piensa en que es mejor para su salud mental y emocional.

Para dejar solo a un cachorro en casa y que se comporte correctamente, debes ‘ponerte en su lugar’ y ofrecerle todo lo que necesita. A veces con una cama cómoda, unos juguetes y un tazón de agua es suficiente. ¡Poco a poco se acostumbrará a tu ausencia!