Conseguir una llamada en perros infalible

Laura Huelin 22 marzo, 2018
Se trata de adiestrar de manera progresiva y usando el refuerzo positivo; la importancia de cumplir con esta orden reside en que gracias a ella se pueden evitar incluso situaciones de peligro

La llamada en perros es una de las órdenes básicas que deberíamos dominar todos. Algunos son capaces de aprenderla solos, pero para los que les cuesta un poco más, te ayudamos a enseñarle esta herramienta tan útil.

La importancia de la llamada en perros

De todas las órdenes que puede aprender un perro, la llamada quizás es la más importante. No solamente la necesitamos cuando es hora de dejar el parque y volver a casa: puede ser fundamental si el perro está a punto de ponerse en peligro y queremos que venga a nuestro lado.

Por eso es importante empezar a entrenar la llamada en perros cuanto antes y hacerlo de manera que siempre funcione; no sabes cuándo vas a necesitarla de verdad.

Los cachorros aprenden muy rápido y es una orden que van a emplear a lo largo de toda su vida. Sin embargo, los perros adultos también pueden aprenderla. Los canes nunca dejan de poder aprender: si tu perro tiene más de cinco años, igualmente será capaz de incorporarla a su repertorio.

Usa el refuerzo positivo

Para establecer una llamada en perros infalible es necesario que el perro nos relacione con algo muy agradable; tan agradable que le incite a dejar lo que esté haciendo y acuda a nosotros. Para esta orden es impresdincible usar el refuerzo positivo: darle un premio cuando lo haga bien.

Cómo hacer el perro obedezca a la llamada

Como premio podemos usar muchas cosas diferentes, pero lo más jugoso y cómodo siempre es la comida: trocitos de salchicha, carne seca o galletas para perros son los premios más empleados. No tiene por qué ser siempre el mismo premio: descubre cuál le gusta más probando diferentes aperitivos.

No le corrijas si ‘mete la pata’: parte del aprendizaje es equivocarse; si no sabe qué es hacerlo mal, no puede saber cómo es hacerlo bien. Ten un poco de paciencia las primeras veces que practiquéis esta orden y céntrate solo en lo que hace bien.

Establecer la orden

Para establecer la llamada en perros, el primer paso es decidir la palabra clave, que será la que empleemos para llamar al can. La más común es “¡ven!”, pero vale cualquiera. Escoge solo una palabra y ponte de acuerdo con el resto de tu familia para usar solo esa.

Para enseñar una orden dirás la palabra una sola vez, seguida del nombre de tu perro. En el momento que llegue junto a ti, dale el premio. No esperes a que se siente, ni a que te lo pida: dáselo nada más llegar a tu lado. Así relacionará el hecho de acercarse con el premio y no con otras cosas.

Juegos y actividades para perros

Para ensayar esta orden y enseñársela a tu perro con precisión, sigue estos pasos:

Paso 1

Empieza a practicar este ejercicio dentro de casa, con el perro a pocos metros de ti. Esto facilita la comprensión de qué le estás pidiendo, además de evitar otras distracciones que se pueden encontrar en la calle.

  1. Di la palabra escogida, seguida del nombre de tu perro.
  2. Si no hace caso a la palabra, puedes emplear otras palabras, sonidos, gestos… Pero la orden dala una única vez. Repetirla confunde el mensaje.
  3. En el momento en que el perro llegue a tu lado, dale el premio.

Aléjate unos metros y repite estos pasos. En unas pocas repeticiones, el perro habrá entendido que cuando dices esa palabra quieres que acuda a tu lado. Cuando las pronuncies y tu perro empiece a caminar para ir a tu lado, estáis listos para subir la dificultad.

Paso 2

Este paso también lo haréis en casa, pero necesitarás la ayuda de familiares o amigos. Sentaos en una habitación grande en un círculo o distribuíos en varias habitaciones. Explícales cómo funciona esta orden, y la iréis diciendo en un orden aleatorio para que el perro vaya acudiendo a cada uno. Recuerda:

  • La orden solo se da una vez. Están permitidas otras palabras, sonidos o gestos para llamar la atención del perro.
  • El premio ha de entregarse nada más llegue a vuestro lado.

Haced un par de rondas de llamadas, y cuando el perro tenga dominado este ejercicio, podéis salir a practicarlo a la calle. El incremento en la dificultad debe ser progresivo: primero espera a que lo tenga dominado en casa, luego en casa en grupos, luego en casa con mucha distancia entre las personas que lo llaman.

Cómo hacer que el perro acuda a tu llamada

Cuando salgáis a la calle, primero intenta que haya pocas distracciones y poca gente. Luego aumenta los metros a los que lo llamas, y solo después puedes tratar de interrumpir un juego con otro perro cuando lo llamas.

Ten en cuenta que en la calle hay muchos otros estímulos a los que prestar atención. Ten paciencia si tu perro se toma un momento antes de llegar a tu lado: lo importante es que venga, no que lo haga de una manera veloz.

Es muy importante que esta dificultad vaya aumentando poco a poco: si quieres avanzar demasiado deprisa, le estás pidiendo a tu perro más de lo que te puede dar y la orden dejará de funcionar. Debéis probar nuevos ambientes y retos de manera gradual, para que aprenda que siempre tiene premio y que vale la pena dejar lo que esté haciendo para acudir a ti.

De ahora en adelante

Una vez que la llamada en perros funcione en el parque, rodeado de más perros, con otros ruidos en el ambiente, se considera que está aprendida. Sin embargo, es una orden tan importante que no debes dejar de practicarla nunca.

De vez en cuando, lleva premios al parque y ensayad la orden unas cuantas veces. Incluso puedes adquirir la costumbre de bajar siempre un par de galletas y llamarle en el parque de manera aleatoria.

La llamada en perros es una herramienta muy necesaria para la seguridad y la convivencia en casa. Es una orden muy sencilla de aprender y practicar, así que cuando el perro ya la domine nunca dejéis de practicarla.

Te puede gustar