Conoce a la avispa asiática

Eugenio Fernández · 13 octubre, 2018
La llegada de la avispa asiática a Europa se produjo en 2004, mientras que alcanzó el territorio español a través de los Pirineos en 2010; como especie invasora que es, se está tratando de exterminar para evitar que se perjudique a la fauna autóctona

La avispa asiática (Vespa velutina) es, como su nombre indica, una especie de avispa que podemos encontrar en el sudeste de Asia. Sin embargo, es conocida por haberse convertido en una de las especies exóticas invasoras más peligrosas.

Conoce a la avispa asiática

Al igual que otras avispas, la velutina se alimenta principalmente de insectos. En concreto, una de sus presas favoritas son las abejas, de ahí su tremendo peligro para la naturaleza en ecosistemas donde las abejas nunca han sido depredadas por estos animales.

Las avispas asiáticas triplican el tamaño de las avispas normales. Al igual que otros insectos similares, posee una reina y miles de obreras. El nido de la avispa asiática es construido en los árboles, aunque también en edificios, donde pueden ser peligrosas para la gente.

Los nidos tienen forma esférica y suelen tener una salida lateral, por donde pueden llegar a salir las 2 000 avispas que pueden albergar estas grandes esferas. En los nidos se encuentran las larvas, que son las verdaderas consumidoras de insectos: el 84% de su dieta son abejas.

Abejas contra avispa asiática

Y es que en realidad la avispa asiática adulta se alimenta de fruta madura y néctar de las flores, por lo que pueden dañar los cultivos. Estos animales cuentan en Europa con depredadores como el alcaudón, el abejero o el abejaruco.

¿Cómo se defienden las abejas de la avispa asiática?

Aunque las abejas europeas nunca han vivido con estos animales, lo cierto es que las abejas asiáticas han debido coevolucionar y encontrar estrategias para defenderse de estos animales al haber convivido con la avispa asiática durante miles de años.

Lo que hacen estas abejas es rodear en grandes números a las avispas asiáticas, a modo de enjambre. Esto provoca que se genere un aumento de temperatura y disminución del oxígeno alrededor de las avispas, lo que termina por matarlas, pues las abejas resisten mayores temperaturas.

Se está viendo cómo este comportamiento comienza a extenderse también entre las abejas europeas, aunque a una velocidad escasa. Esto no impide que la avispa asiática conforme una de las mayores amenazas para las poblaciones de abejas en España y otros países de Europa. Dado que sin abejas nos quedaríamos sin nuestro principal polinizador, se dice que su ausencia sería catastrófica para el ser humano.

Avispa asiática: picadura

¿Es peligrosa la avispa asiática para el ser humano?

Aunque no debe cundir el pánico, lo cierto es que la avispa asiática sí entraña ciertos peligros para el hombre, aunque no muchos más que el avispón europeo, pues ambos prefieren la huida antes que el ataque.

Generalmente, estos animales atacan en defensa del nido, por lo que corremos riesgos cuando manipulamos árboles o pisamos sin querer nidos que se encuentran en el suelo. Sin embargo, el veneno es de la misma naturaleza del de la avispa europea, salvo que se inocula mayor cantidad.

El mayor peligro es para aquellos que son alérgicos al veneno de estos animales o a múltiples picaduras, lo que puede producir la muerte de personas. De hecho, son varias las personas que han muerto debido a los ataques de este animal.

¿Por qué está la avispa asiática en Europa?

La llegada a Europa de la avispa asiática se produjo en 2004 a través de un barco carguero a Francia, y en 2010 se confirmó su llegada a España a través de los Pirineos. Posteriormente, ha avanzado por el País Vasco, Galicia, Asturias, Cantabria, Cataluña e incluso en Mallorca.

Esta especie ha sido catalogada como una especie invasora en España, por lo que su exterminio se está llevando a cabo de forma lenta por la administración. Aun así, parece que la avispa asiática resiste de momento, así que esperemos que nuestra fauna autóctona también lo consiga.