Comportamientos extraños en los gatos

Nadie puede negar que los mininos son los seres más extraordinarios del planeta. Nos deslumbran a diario con su vitalidad, su curiosidad y su capacidad para ser tan independientes. Como amantes de los felinos, en este artículo te queremos contar algunos de los comportamientos extraños en los gatos. ¡Te sorprenderán!

Comportamientos extraños en gatos: ¡una caja de sorpresas!

Nunca dejaremos de sorprendernos con los gatos… Sus comportamientos extraños a veces nos dejan pasmados. Algo que para nosotros no tiene lógica, para ellos es lo más normal del mundo. Claro que debemos tener en cuenta que se trata de una especie muy inteligente, y por ello sus formas de actuar tienen una explicación:

1. Frotarse

Llegamos a casa o estamos sentados en el sofá cuando de repente nuestro gato se acerca y comienza a frotarse en nuestras piernas. ¿Por qué lo hacen? ¡Pues porque están muy felices! Los felinos tienen glándulas olfativas muy potentes en el rostro, y por ello, cuando pasan el hocico por algún objeto o persona, están por un lado dejando su aroma, y por el otro, recibiendo el olor del otro.

Si lo ves que se está frotando con un juguete, un mueble, o su cama, es señal de que está marcando territorio. Es una manera de decir “esto es mío”, tal y como estuviese colocando un sello o faja de seguridad.

2. Dormir en el lavabo

¿Por qué a los gatos les encanta estar en el baño? Seguro que si dejas la puerta abierta de este sector de la casa, lo encontrarás allí, echo una bolita en el lavabo. Ya que no le gusta tanto el agua, la explicación va por otro lado. En realidad, cuando está en un sitio pequeño (donde sólo entra acurrucado), se siente más seguro y protegido. Por ello, también puede ser que opte por dormir en una caja de zapatos, un cajón, el cesto de la ropa, o cualquier otro sitio de medidas mínimas.

Y ya que hablamos de comportamientos extraños en el baño… ¡Nos encantaría saber por qué bebe agua del retrete! Esto también lo hacen algunos perros. El motivo es muy simple: ellos no ven ese sitio como el diseñado para evacuar nuestras necesidades, sino como una fuente de agua (como cualquier otro recipiente). Además, suele estar más fría que la de su propio bebedero.

3. Mordidas “traicioneras”

Cuando estamos jugando con nuestro gato, todo va bien, hasta que de repente, sin ningún motivo aparente, nos muerde. Los felinos tienen una gran capacidad para regular sus emociones, y si algo les molesta o quieren “terminarlo”, reaccionan de esa manera. Las mordeduras repentinas, por supuesto, no lastiman (en la mayoría de los casos) porque son una señal de “detenerse” porque no la está pasando bien.

4. Saltar y correr como loco

Si tienes un gato en casa, seguro habrás visto alguna vez cómo de la nada empieza a saltar y a correr por toda la casa, subiéndose a los muebles, tomando objetos, bajando por las escaleras, etc. Sobre todo, estos comportamientos extraños suceden por la noche. No es que se haya vuelto loco ni lo haya poseído un espíritu malvado, sino que es una manera de quemar las energías que no ha podido eliminar durante el día. Para evitarlo, trata de que haga algo de ejercicio antes de dormir.

5. Contracción de la cola

La velocidad y los movimientos que el gato haga con su cola están relacionados con sus estados de ánimo. Si la mueve lentamente, es porque está relajado y pasándolo bien; si va de aquí para allá y golpea la punta con el suelo, quizás quiera decir que está enojado, nervioso o angustiado. Presta mucha atención a la contracción de la cola para saber qué le sucede. Para completar el “examen”, analiza la posición de sus orejas y cuan abiertos o cerrados tiene los ojos.

6. Amasar

No es que sea un experto pastelero o repostero, sino que ese comportamiento lo conserva de sus primeros días de vida. Cuando “amasa” algo, le recuerda al momento en que succionaba la leche de su mamá. Suele ser más común en felinos cariñosos y cachorros.

Fuente de la imagen principal: C*A(t)

Categorías: Animales domésticos Etiquetas:
Te puede gustar