Complementos básicos para caballos

Una adecuada alimentación debe proporcionar todos los nutrientes que un animal necesita. No obstante, dependiendo de la situación y la actividad que realice el equino, puede que se deba reforzar. A continuación hablamos de los complementos básicos para caballos.

Cómo alimentar al caballo

Dependerá de si se utiliza para diferentes tareas, y más aún si realiza competiciones o trabajos duros. En estos casos se deberá revisar su alimentación para definir si necesita incorporar los nutrientes que no le son provistos en su dieta diaria.

Raciones diarias recomendadas

Antes de nada, para asegurar que el animal recibe una cantidad adecuada de alimento, se debe tener en cuenta si está ingiriendo las proporciones adecuadas de comida:

  • Trabajo suave: forraje 70% y pienso 30%.
  • Actividad moderada: forraje 60% y pienso 40%.
  • Actividad fuerte o competición: forraje 50% y pienso 50%.

Caballos comiendo

En este último caso, debido a la alta exigencia, es fundamental incorporar complementos básicos para caballos como refuerzo.

¿Qué son los suplementos?

Durante la etapa deportiva o de trabajo duro, el caballo necesita completar su alimentación. Los suplementos son complejos vitamínicos que aumentan el nivel nutricional del alimento.

De esta forma de trata de llegar al grado adecuado de vitaminas según la necesidad del animal.

Formatos

En el mercado, los complementos básicos para caballos se venden en formato de jeringas, granulados, líquidos o polvos. Desde los más simples, como las vitaminas E o C, hasta suplementos que mezclan varios nutrientes.

Además, existen suplementos elaborados con productos naturales. Un ejemplo son las mezclas a base de Ortiga, Lino y Caléndula.

Complementos básicos para caballos: por cuál empezar

Vitamina A, D y K:

La vitamina A se ingiere muchas veces en la propia alimentación. Esto es así siempre y cuando el forraje es de buena calidad y se suministra en porciones adecuadas.

Un forraje de calidad se evidencia por su colorido verde y un olor fresco y natural.

Vitaminas C y B

Estas deben reponerse a diario y por lo general disolverse en el agua.

Otras vitaminas

También son importantes, dependiendo del gasto de energía y necesidad del caballo:

  • Linaza hervida: aporta proteínas. Debe suministrarse en pequeñas cantidades junto con la comida.
  • Aceite de linaza: mejora la digestión y el pelaje del animal.
  • Aceite de hígado de bacalao: aporta vitamina D. Se recomienda en invierno para animales que vivan en boxes.
  • Suplementos naturales: zanahorias y manzanas, que son fuentes de vitaminas y minerales que, por lo general, les gusta.

Efectos a corto plazo

Si la dieta es buena, pero el animal necesita un aporte extra para rendir al máximo, lo ideal son complementos de alto rendimiento.

Estos pueden encontrarse en formato líquido a base de:

  • Creatina.
  • Vitamina B1, B2, B6.
  • Ácido Fólico.
  • Biotina.
  • Superna.
  • L-Carnitina.

¿Qué son los nutracéuticos?

Las vitaminas que hemos visto anteriormente son las básicas en una dieta. Ahora bien, los nutracéuticos son complementos que mezclan hierbas con ingredientes farmacéuticos, que no son drogas.

Tienen la particularidad de aumentar las defensas y la capacidad del organismo para absorberlos y curarse a sí mismo. Al producir un efecto gradual sus beneficios se hacen notar a largo plazo.

Cuidado con los excesos

En el caso de las vitaminas y los complementos para caballos es importante atender a las cantidades.

Al suministrar varios suplementos o mezclas de ellos, se debe controlar el volumen total de la ración, ya que un consumo excesivo es tóxico para el animal.

Exceso de vitamina A: genera problemas en los riñones. Los síntomas asociados a ello son:

  • Ceguera nocturna.
  • Infecciones.
  • Exceso de lágrimas.
  • Reducción de la fertilidad.

Persona acariciando a un caballo

Exceso de vitamina D, se evidencia en:

  • Falta de apetito y pérdida de peso.
  • Bebe agua y orina excesivamente.
  • Sus riñones se calcifican.

Procedimiento de cómo suministrar suplementos

  • Hay que tener en cuenta que no todas las vitaminas son iguales. Además, hay que prestar atención a la capacidad de absorción del organismo.
  • Igualmente hay que considerar qué mezclas potencian (vitamina E con Selenio) o degradan (vitaminas E y C con hierro y cobre) los efectos del suplemento.
  • Es preciso atender a los nutrientes que el caballo recibe: heno, alfalfa, cereales o pienso.
  • Debemos revisar el estado físico y nivel de trabajo, para definir el complemento adecuado.
  • No hay que superar los niveles permitidos de nutrientes si se mezclan varios suplementos.

Por último, siempre hay que informarse y desconfiar de las promesas milagrosas y resultados instantáneos. Asimismo, debemos consultar a un veterinario de confianza que adecúe las raciones en función de la situación del animal.

Fuente de la imagen principal: Contando Estrelas

Te puede gustar