¿Cómo funcionan los implantes de microchips para perros?

Brayan Andres Guerra Parada · 22 febrero, 2021
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el biólogo Samuel Sanchez el 21 febrero, 2021
Estos pequeños artefactos suelen confundirse con rastreadores para perros. Sin embargo, los microchips funcionan para identificar canes de una manera más práctica.

La preocupación que genera perder a una mascota puede ser reducida gracias a la ayuda que ofrecen los microchips para perros. Estos artefactos permiten identificar a los canes que se pierden o escapan, lo que facilita su búsqueda y reencuentro con sus amos. Sin embargo, los microchips no deben confundirse con chips GPS, pues no cumplen la misma función.

Actualmente, no existe un dispositivo que logre combinar los beneficios de un GPS y un microchip para perros. Este último solo cumple una función, la de identificar a tu mascota en una base de datos que recolecta la información del perro y de su dueño, para que sea contactado en casos de pérdida de la mascota.

¿Para qué sirven los microchips para perros?

Tal como mencionamos anteriormente, el microchip no es más que un chip diminuto incrustado en una cápsula de cristal que no supera los 0,025 gramos y que es equiparado a un grano de arroz. Este se incrusta bajo la piel del can a través de una inyección en el lado izquierdo del cuello, lo cual no genera incomodidad o efectos secundarios.

Este chip es único y diferente para cada can y almacena la información de contacto más importante, como el nombre de su tutor, teléfono, su dirección, número de identificación nacional y otros. Esta información debe estar siempre actualizada y es responsabilidad del dueño del perro mantenerla así.

Un perro abandonado en la calle.

Varios países, como en el caso de España, exigen legalmente que se realice la implantación de los microchips para perros después de los 3 meses. Esta medida evita el abandono voluntario de las mascotas y facilita encontrarlas cuando se extravían o son hurtadas. Cuando un can se pierde, es llevado al lugar donde se pueda escanear el chip y devolverlo a su hogar.

Su principal diferencia con el GPS para perros es que los microchips no pueden rastrear en tiempo real al perro, función que sí cumplen los GPS. Estos dispositivos son un poco más grandes y no se recomienda instalarlos bajo la piel del can, sino adherirlos a su collar, para poder rastrearlo a través de un software especializado.

Por su parte, el microchip instalado en tu mascota le permite a un veterinario identificarla en base a un número único de 15 dígitos, con el que cuenta el microchip, que es escaneado para contactar al dueño del animal extraviado. Muchos veterinarios y hogares de adopción cuentan con estos dispositivos de escaneo.

Características y curiosidades del microchip

Los implantes de microchips para perros suponen varios beneficios que no afectan a la vida cotidiana de tu mascota. Es un proceso indoloro que no requiere de anestesia o cirugía para incrustarlos bajo la piel del canino.

De igual forma, es importante que no solo dependas del microchip para identificar a tu mascota, la cual debe poseer un collar con datos de contacto. A continuación, te mostramos una lista de características y curiosidades del uso de estos artefactos:

  • La identificación del código único es a través de radiofrecuencias, que muestran en el escáner dicho número. Después de esto, pasa a ser consultado en la base de datos para contactar al dueño del perro.
  • Los únicos profesionales que tienen acceso a la información del microchip son los veterinarios y agentes del Seprona.
  • Su tamaño es entre 11 y 14 milímetros de largo y de 2 milímetros de grosor aproximadamente.
  • En caso de accidentes, es mucho más rápido contactar al dueño del can herido si este está chipado. Por otro lado, algunos veterinarios —con previa autorización— pueden ayudarte a buscar pareja para tu mascota para generar camadas.
  • Luego de la instalación, se recomienda no aplican lociones o tratamientos antipulgas por lo menos durante 24 horas al can.

Precio y duración

A continuación, te presentamos un par de conceptos que debes tener en cuenta antes de microchipar a tu mascota:

  1. Solo se instala una vez y su durabilidad es hasta que el  animal fallezca. Cuando esto suceda, se debe hacer la actualización correspondiente.
  2. El precio de la instalación oscila entre 20 y 50 euros. En muchos casos, cuando el perro proviene de un hogar de adopción, es probable que ya tenga el dispositivo instalado. Solo deberás ingresar 15 euros para cambiar la información.
Un microchip para perros.

Los microchips para perros son una herramienta que te ayudarán a evitar situaciones de estrés en caso de que pueda extraviarse su mascota, la cual se alegrará de reencontrarse con su familia mucho más rápido. Asimismo, evitarás sanciones legales, pues es un procedimiento cada vez más exigido en muchos países y comunidades autónomas.

  • Jones, C. (2013). Microchipping and its importance in dogs. Companion Animal, 18(10), 468-473.
  • Gates, M. C., Walker, J., Zito, S., & Dale, A. (2019). A survey of opinions towards dog and cat management policy issues in New Zealand. New Zealand veterinary journal, 67(6), 315-322.