Cómo enseñar a un perro a orinar

Mariela Ibarra Piedrahita · 28 febrero, 2015

Definitivamente, una de las cosas que más dolores de cabeza les genera a los dueños de perros es el enseñarles a ir al baño. Esto más que un aprendizaje, corresponde a la repetición de ejercicios, hasta que se convierta en un hábito. Así que, les dejamos algunas estrategias que pueden ayudar en el aprendizaje de enseñar a un perro a orinar.

Contrario a lo que se piensa, los perros son animales muy limpios, es debido a esto que prefieren buscar sitios donde hacer sus necesidades que estén lejos del lugar donde se alimentan o duermen. Este principio, es la base de este tipo de entrenamiento, así que te corresponde encontrar un lugar para que tu perro pueda orinar o defecar, sin que esto sea incómodo para él o para ti.

La mayoría de cuidadores prefieren que su perro haga las necesidades fuera de la casa. Sin embargo, esto no siempre será conveniente para la mascota, que deberá aguantar las ganas de hacerlo, hasta que el dueño llegue a casa o sea el horario de darle un paseo, afectando con el tiempo a su salud.

Desafortunadamente los malos entendidos generados por un pobre entrenamiento y malos hábitos de cuidado de los canes, desencadenan en abandono o en castigos físicos.

Enseñar a un perro a orinar, limpiar a fondo

Lo primero que debes hacer antes de ingresar un cachorro o un perro adulto nuevo a tu hogar, será hacer una limpieza a fondo, para eliminar cualquier rastro de orina que pueda haber quedado en algún lugar, así evitarás la necesidad de marcaje en tu casa. Usa productos como el jabón blanco y el agua caliente, pero recuerda no usar ningún producto que tenga cloro o amoniaco, los perros se sienten atraídos y suelen orinar en los sitios que huelen a estos productos. 

Designa el lugar donde debe orinar

cachorro

 

Selecciona un lugar de fácil acceso que esté lejos del lugar donde el perro come, si tienes casa con patio este será ideal. Unta una hoja de periódico en un poco de la orina del perro y déjala en el lugar que has elegido, cubre la hoja con otras limpias y deja que el perro las huela y, en especial, que se familiarice con la textura (esto será vital si tu perro debe hacer sus necesidad en interiores).

Debes cambiar los periódicos a diario, pues a los perros no les gusta hacer sus necesidades en sitios que estén sucios. No dejes de poner los periódicos durante un par de semanas.

No uses castigos físicos 

No lo castigues o golpees cuando se equivoque, esto sólo fomentará que se esconda para ir al baño o que inhiba esta necesidad en tu presencia. Si lo descubres, lo mejor que puedes hacer es decirle en un tono fuerte y firme ¡No!, y llevarlo al lugar donde debe hacerlo.

Establece límites

Mientras tu perro esté en fase de entrenamiento, lo mejor es que le pongas algunos límites. Utiliza puertas o rejas para cortarle el acceso a ciertas áreas donde no quieres que vaya al baño. Esto es sólo una medida temporal, que por muy incómoda que resulte, al final es una medida muy necesaria.

Observa sus señales

eliminar orina de perro 2

Esto es muy importante, es más fácil identificarlo en los cachorros que en los perros adultos, pero deberás estar atento a su lenguaje corporal. Así que interpreta sus señales. Si pasado un tiempo después de que comió observas que olisquea o que empieza a tomar la pose en la que defeca, llévalo de inmediato al lugar en el que debe hacer sus necesidades.

Algo que te ayudará a determinar con mayor exactitud cuáles son los momentos en los que debe ir al baño es conocer sus horarios. Regularmente un perro tendrá ganas de ir al baño al despertarse, inmediatamente después de que ha consumido algún alimento, después de correr, hacer ejercicio o jugar y antes de acostarse. Estos son los momentos de mayor riesgo y a los que deberás estar atento para evitar accidentes.

Horarios

Para tener un mayor control sobre los procesos de digestión de tu perro, será mejor que tenga un horario definido de comidas, así como un horario de salidas a pasear. De esta manera, el organismo de tu mascota se acostumbrará a regularse en unos lapsos establecidos, evitando que le den ganas de ir al baño de manera descontrolada.

Ponerle un horario beneficiará también su sistema digestivo y será mucho más fácil para ti entrenarlo de esta manera.

Prémialo

Por último, no olvides decirle y recompensarlo por ser un buen perro por hacer sus necesidades donde corresponde.