Cómo cuidar a un gato sin pelo

Alba Muñiz 22 enero, 2018
Estas razas son, lógicamente, delicadas por su falta de pelaje en el cuerpo; hay que prestar especial atención a su alimentación, a la temperatura ambiente y al sol, entre otras cuestiones

Los mininos con casi nulo pelaje se han popularizado en los últimos años y muchas personas optan por tenerlos como mascotas. Pero aunque su aspecto lampiño pueda dar una imagen de desprotección, estamos ante felinos sanos y fuertes. No obstante, requieren de algunas atenciones específicas. Por esto te contamos cómo debes cuidar a un gato sin pelo.

Consideraciones sobre los mininos sin pelaje

Convengamos que estas razas felinas, en realidad, poseen una muy delgada capa de pelaje casi imperceptible al tacto y al ojo humano. Además, son mininos inteligentes y curiosos, pero que prefieren vivir en la tranquilidad de un hogar.

Y si bien la escasez de pelaje se da de forma natural en los gatos a causa de una mutación genética, no es menos importante la función que ha ejercido el hombre para generar distintas razas de felinos domésticos sin pelo.

Gatos sin pelo

Entre ellas podemos citar a:

Ejes para cuidar a un gato sin pelo

La higiene y la alimentación son dos temas fundamentales para conseguir que tu minino lampiño viva feliz y sin grandes problemas. Pero, sobre todo, si quieres cuidar a un gato sin pelo debes procurarle siempre un lugar donde el frío sea una palabra desconocida.

La temperatura ideal para que el animal se encuentre a gusto y a salvo de resfriados no debe ser inferior a los 22 ºC. Y, por supuesto, no debe dormir nunca fuera de la casa. Es una mascota de interior, sin lugar a dudas.

Cuidados gato sin pelo

En cuanto a la comida, es el veterinario el que sabrá indicarte con precisión cuál es la más adecuada para tu amigo sin pelo. Suele ser apropiada la combinación de alimentos húmedos con semihúmedos y secos.

También se le debe proporcionar siempre agua limpia y fresca. El tema es que, por su mayor sudoración –al tener una mínina cantidad de pelos transpira igual que los humanos– corre riesgo de deshidratarse.

Si quieres cuidar a un gato sin pelo de manera adecuada, debes estar atento a su alimentación y a su higiene, y procurarle siempre un lugar donde no pase frío.

Precauciones con la piel de los mininos lampiños

Cuidar a un gato sin pelo implica prestar mucha atención a su piel. Debes tener en cuenta que esta produce sebo al sudar. Por tal motivo, es de suma importancia que el minino se acostumbre desde pequeño a ser bañado al menos una vez cada 20 días.

El veterinario deberá señalarte el champú más indicado para bañar a tu minino. De todas formas, antes de usarlo, haz una pequeña prueba para ver cómo reacciona la sensible piel de tu mascota. Y jamás uses productos para humanos u otros animales.

Sphynx: gato sin pelo

Nno permitas que tu mascota se exponga al sol durante demasiado tiempo. La falta de pelaje lo predispone a sufrir insolaciones, quemaduras, irritaciones e, incluso, cáncer de piel.

Por otra parte, recuerda mantener limpios los espacios y camas que utilice. Así evitarás que se pegue suciedad a su piel o que se infecte con bacterias, hongos o virus.

Considera además que, por más carencia de pelos que tenga, los parásitos –tanto internos como externos– no dejarán de acecharlo; así que el calendario de desparasitación y vacunación debe cumplirse como con cualquier otra minino.

Cuidados de los ojos, orejas y uñas

Y si, como ves, tener una mascota ‘de moda’ requiere un esfuerzo extra. Lo importante es que tengas la disposición y la responsabilidad de asumir los cuidados especiales que requiere tu minino lampiño.

Otro tema que debes controlar es el estado de sus ojos. Presta atención a si están llorosos o le pican. Como carece de pestañas, o son casi invisibles, es muy fácil que les entre suciedad y les provoque una infección. Puedes adquirir sueros fisiológicos para limpiárselos y quitarle las legañas.

Las orejas son otro punto que debes contemplar en un gato sin pelaje. Así que tendrás que utilizar de forma constante productos especializados para eliminar la suciedad y la cera acumulada. Vigila, además, sus uñas, ya que acumulan grasa. Aparte de higienizarlas de manera regular, hay que mantenerlas cortas.

Recuerda que estos minino juntan mucha suciedad en las orejas. Deberás emplear unas gotas específicas, que puedes encontrar en centros veterinarios, para quitarles la cera acumulada. Y, ante cualquier duda que te surja sobre cómo cuidar a un gato sin pelo, no dejes de consultar al veterinario.

Te puede gustar