Colibríes de Colombia y Venezuela: belleza a todo color

20 febrero, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero
Colombia y Venezuela poseen una avifauna increíblemente diversa, sobre todo en cuanto a colibríes se refiere.

Los colibríes se encuentran en la lista de las aves más pequeñas del planeta. Llaman la atención por su tamaño reducido, así como por su pico alargado, con el que se alimentan de néctar. Existen más de 300 especies en América y, en general, viven en zonas boscosas, donde tienen acceso a flores y pequeños insectos.

Distribución geográfica de los colibríes

Los colibríes son aves únicas del continente americano. Aunque existen colibríes en todo el continente, la mayoría de las especies se encuentran en América Central y del Sur tropical y subtropical.

La mayor riqueza de especies se encuentra en los bosques húmedos tropicales y subtropicales de los Andes del norte. Por esto mismo, en Colombia y Venezuela existe gran variedad de colibríes: ¡más de 200 especies!

Colibríes de Colombia y Venezuela

Evidentemente, no podemos mostrar todas las especies de colibríes que existen en Colombia y Venezuela a continuación. Aún así, examinaremos algunas de las especies de colibrí más interesantes de esta región.

Barbudito azul paramuno o colibrí chivito

El barbudito azul de Colombia.

El Oxypogon cyanolaemus es una de las especies de colibrí colombiano más difícil y rara de ver. Esta especie no había sido confirmada en la naturaleza desde 1946 y se pensaba extinta. Por fortuna, en 2015 el colibrí chivito fue redescubierto.

Este colibrí vive en las montañas de Sierra Nevada de Santa Marta. Si quieres verlo, se requiere una expedición (aproximadamente seis días de caminata y alrededor de 60 km para llegar a los páramos donde vive).

Tiene plumas alargadas y una garganta azul purpúrea, que se ensamblan en forma de barba, y una prominente cresta blanca. El marco blanco de la cara se extiende desde la parte posterior de la cabeza, alrededor de las coberteras de las orejas y hacia el lado del pecho.

Colibrí del sol, inca oscuro o inca del sol

Coeligena orina, un colibrí de Colombia.
Fuente: Carlos Restrepo.

Esta especie es endémica de los Andes occidentales de Colombia. Como otros colibríes, el macho es mucho más llamativo que la hembra: tienen la cabeza negra adornada con un parche esmeralda iridiscente en la frente, un parche azul profundo en la garganta y un vientre dorado verdoso brillante.

Por mucho tiempo solo se conocía un único espécimen recogido en 1951 y se pensaba que este colibrí estaba extinto, hasta que se redescubrió cerca de la ciudad colombiana de Urrao en 2004.

Por este descubrimiento se estableció la Reserva Natural Colibrí del Sol en 2005, que ahora abarca más de 46 km2. Gracias a estos esfuerzos, ahora se puede ver el Colibrí del sol visitando estaciones de alimentación dentro de la reserva.

Desde el 2005 se han encontrado tres subpoblaciones adicionales, incluida una en el Parque Nacional Tatamá, aunque las áreas habitadas por todas las poblaciones siguen siendo pequeñas. Se estima que la población total de esta especie es de menos de 250 individuos.

Colibrí venezolano (Colibrí coludo de Caripe)

Colibrí coludo de Caripe, un colibrí de Venezuela.
Fuente: Caripevirtual

Anteriormente, esta especie era considerada una subespecie del colibrí coludo azul, nativo de Venezuela, Colombia, ecuador y Bolivia. Recientemente se descubrió que es una especie independiente que coexiste con el coludo azul.

El colibrí venezolano es endémico de Venezuela, particularmente en el Macizo de Turimiquire en las fronteras de los estados de Sucre, Anzoátegui y Monagas, y en el Cerro Negro, la montaña más alta del estado Monagas. También existen registros no confirmados de esta especie en la Península de Paria en el norte de Venezuela.

Como otras especies de colibrí, este presenta dimorfismo sexual; esto es, machos y hembras son físicamente distintos.

El macho se identifica fácilmente por su parche de garganta azul (gorjal), verde oscuro, corona brillante y, sobre todo, por las largas plumas externas de la cola que son de color violeta oscuro en la base y luego se desvanecen a azul en los extremos, y las dos plumas de la cola central más cortas, de color verde azulado.

El resto del plumaje del macho es principalmente verde iridiscente, más oscuro en la corona.

El plumaje a continuación es de color verde bronceado, excepto por el colorido parche en la garganta. El pico del colibrí venezolano es relativamente corto y negro.

En contraste, la hembra es verde en la espalda, tiene una corona y garganta azules, y una garganta, pecho y vientre blancos. Su cola es más corta que la del macho, pero aún es bastante larga, y es de color verde y ligeramente bifurcada.

Nota final

Existen muchos otros colibríes en América que son verdaderamente curiosos y llamativos. Los que te hemos comentado son solo algunos de los tantísimos que puedes llegar a ver en una enciclopedia. ¡Investiga un poco y encontrarás verdaderas bellezas!