Cebra de llanuras: características y hábitat

9 marzo, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la bióloga Elsa M. de Arribas
Las cebras de llanuras son unas de las tres especies de cebra existentes en la actualidad; estos animales generan una gran curiosidad, no solo por su característica piel, sino por el hábitat en el que viven

La cebra de llanuras es originaria de las llanuras africanas. Pertenece al género Equus, dentro del cual se encuentran tanto las cebras como los caballos.

Las cebras pertenecen a la especie Equus quagga y los caballos a la especie Equus caballus. Actualmente, existen tres especies diferentes de cebras: Equus quagga es la variedad más común y extendida.

Características de la cebra de llanuras

Las cebras son mamíferos herbívoros cuya alimentación se centra en el consumo de vegetales, como hierba, brotes, arbustos, hojas, corteza y fruta. Este tipo de alimentación les permite purgar el estómago. En relación a su fisiología, posee un cuerpo ancho de patas cortas, tamaño mediano y con un peso que oscila entre los 350 y los 380 kilos.

La singularidad de la cebra reside esencialmente en las franjas negras y blancas que cubren su cuerpo. Todas las subespecies de cebra poseen estas franjas verticales en la parte delantera del cuerpo. Según se avanza hacia la parte trasera del cuerpo, se tornan horizontales. Las poblaciones del norte poseen unas franjas más estrechas y definidas. Sin embargo, las poblaciones del sur tienen un menor número de franjas en su parte posterior.

Las cebras son animales sociales que viven en pequeños grupos y se protegen entre ellas. Si un individuo de la manada es atacado, la familia acude en su ayuda. Forman un círculo alrededor del individuo atacado e intentan espantar a los depredadores.

La piel de la cebra: de qué color es

Hábitat de la cebra de llanuras

Las cebras de llanuras viven en el continente africano, en diferentes tipos de hábitats: sabana africana, matorrales y praderas. Se localizan desde el nivel del mar hasta los 4 3oo metros –por ejemplo, en el Monte Kenia– en Kenia. Sin embargo, no se encuentran en los bosques pluviales, desiertos o bosques de dunas.

Las cebras viven en grupos, en los que hay un semental, varias hembras y sus crías. Aunque cada grupo vive  en zonas concretas, se reúnen en determinadas épocas del año. Cuando se juntan, se mueven en conjunto como rebaños.

Su hogar varía a lo largo de las estaciones, ya que dependen de los cambios estacionales de la vegetación. La dimensión de la zona en la que viven varían según la localización en la que se encuentren. Y son diferentes a las zonas de aquellos grupos que viven en parques nacionales.

En algunas zonas, los rebaños son separados por barreras naturales o hábitats marginales: forman subpoblaciones que cubren diferentes áreas. El área que recorren es mayor en la época seca, debido a la menor disponibilidad de recursos en el medio.

Migración

En la ecología de las cebras destaca el proceso migratorio. Se ha observado que las cebras migran a lo largo del año, coincidiendo con las diferentes estaciones. Se inicia en la época de lluvias y el desplazamiento diario depende de la tasa de precipitación, entre otros factores.

Migración de las cebras

El objetivo de esta migración es la búsqueda de recursos. Una de las migraciones más llamativas ocurre en el Serengeti. Sin embargo, no todas las manadas de cebras migran. Algunas manadas o grupos de cebras reaccionan de manera diferente a los cambios de las condiciones climáticas.

Además, las cebras pueden modificar sus patrones de migración para adecuarse a las posibles situaciones adversas o ante la necesidad de encontrar nuevos recursos. Sin embargo, la presencia de cercas en los caminos limitan el radio de expansión de las poblaciones.

Amenazas

Entre las amenazas a las que se enfrentan las cebras, destacan las siguientes:

  • Agricultura y acuicultura.
  • Ganadería.
  • Uso de recursos biológicos, como capturar animales terrestres.
  • Perturbaciones e intrusiones humanas, tales como guerras, disturbios civiles y prácticas militares.
  • Cambio climático, lo que unido a un clima severo, da lugar a sequías.
  • Caza. La piel de las cebras es uno de los principales atractivos de los cazadores.

Existe un importante comercio de pieles de animales africanos, que conduce inexorablemente a la desaparición de las especies. Un claro ejemplo es la subespecie cuagga, que desapareció en el siglo XIX debido a la acción humana. Fue la primera subespecie de cebra descrita y se caracterizaba porque la parte posterior de su cuerpo carecía de franjas; era de una tonalidad marrón.

Por desgracia, a día de hoy las poblaciones están decreciendo y la posición de las cebras en la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) es casi amenazada (near threatened).

  • Brubaker, A. S., & Coss, R. G. (2015). Evolutionary constraints on equid domestication: Comparison of flight initiation distances of wild horses (Equus caballus ferus) and plains zebras (Equus quagga). Journal of Comparative Psychology, 129(4), 366–376. https://doi.org/10.1037/a0039677
  • Grange, S., Barnier, F., Duncan, P., Gaillard, J. M., Valeix, M., Ncube, H., … Fritz, H. (2015). Demography of plains zebras (Equus quagga) under heavy predation. Population Ecology, 57(1), 201–214. https://doi.org/10.1007/s10144-014-0469-7
  • Plains Zebra. (n.d.). National Geographic. Retrieved from https://www.nationalgeographic.com/animals/mammals/p/plains-zebra/