Causas por las que un perro bebe agua en exceso

7 noviembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la bióloga Elsa M. de Arribas
Las razones por las que los perros pueden beber agua en exceso son varias, pero principalmente se debe a su poco eficaz sistema de transpiración, aunque también influyen el tipo de alimentación, la época del año, el tamaño del can o el ejercicio realizado

Los perros son los compañeros fieles de los hombres. Por ello, cualquier comportamiento que se salga de la norma o que resulte extraño puede causar preocupación. Este puede ser preocupante si está relacionado con la salud, como cuando un perro bebe agua en exceso.

¿Cómo sudan los perros?

En primer lugar, hay que tener en cuenta que el perro tiene un sistema de transpiración diferente al del ser humano y, por lo tanto, sudan de otra manera. La transpiración es el sistema que utilizan los animales para refrigerarse.

Mientras que los seres humanos poseen glándulas sudoríparas por toda la superficie de la piel, los perros no. Los métodos de transpiración de los perros son dos: por la lengua y la respiración. Los perros únicamente tienen glándulas sudoríparas en la trufa y en las almohadillas plantares. 

Se suele decir también que los perros ‘sudan por la lengua’. Lo que ocurre en realidad es que cuando se incrementa su temperatura corporal, bombea sangre calienta hacia la boca, donde tiene glándulas salivales.

Un veterinario lo explicó como que «el perro saca la lengua y el vapor de agua caliente que llega de los pulmones se condensa al tocar las mucosas de la boca y la lengua, más frías».

Mediante dichas glándulas, es capaz de reducir el incremento de temperatura. Libera el calor en forma de vapor de agua por la boca, que al condensarse cae goteando al suelo.

Perro corriendo con la lengua fuera

Además, también se ha observado que el perro puede liberar calor por la cabeza y las orejas. Esto ocurre porque la refrigeración natural provoca la dilatación de las venas de la cabeza y orejas. Así, cuando el calor ambiental no es excesivo, se rebaja la temperatura del can.

Razones por las que un perro bebe agua en exceso

Teniendo en cuenta que los perros tienen un peor sistema de refrigeración, las causas por las que el perro bebe mucha agua pueden ser las siguientes:

Hidratación extra

Los perros son animales que beben mucho, sobre todo en las épocas en las que las temperaturas están más elevadas. Por eso mismo, conviene dejar agua fresca, poner el aire acondicionado o dejar ventanas abiertas para que haya corriente. 

Ejercicio físico intenso

El sistema de transpiración se activa de una manera importante en el momento en el que perro comienza a moverse. Por esta razón, ante paseos largos o ejercicio intenso, los perros necesitan beber mucha agua.

Otro ejemplo es cuando juega con otros perros. La transpiración se eleva en comparación con la transpiración que se produce cuando está tranquilo. Así pues, conviene tener agua a mano para que el perro pueda saciarse.

Alimentación

En algunos casos, el tipo de alimentación que lleva el can puede influir en la cantidad de agua que ingiere. Dentro de la gran variedad de piensos existentes, unos cuantos contienen un alto contenido en sodio, es decir, una gran cantidad de sal.

Debido a esto, el perro tiene la necesidad de beber más agua de la normal, para combatir el incremento de sodio en la sangre. Convendría consultar con un veterinario si debería cambiarse la dieta para evitar problemas de salud a largo plazo.

Problemas de salud

Uno de los objetivos de los dueños de diferentes animales es que sus mascotas se encuentren sanas. No obstante, en ocasiones pueden padecer enfermedades, como la diabetes o la insuficiencia renal. Y un rasgo que puede advertir sobre ello es la cantidad de agua ingerida.

Pese a ello, siempre ha de acudirse ante un profesional y comentarle los cambios que se han observado en el animal. Así, él decidirá las pruebas necesarias para comprobar si la mascota está o no enferma.

Perro mojado con agua bebe

En resumen, el can no tiene la misma capacidad de transpiración o refrigeración que un ser humano. Por eso mismo, debería tenerse en cuenta que su refrigeración es menos eficiente y evitar posibles golpes de calor.

Además, ha de tenerse en cuenta que el tamaño del can también influye en la refrigeración. Aunque los perros de mayor tamaño generan una mayor cantidad de calor, sudan menos que los canes de pequeño tamaño.

Ante cualquier comportamiento extraño del compañero cuadrúpedo, es conveniente tener un respaldo médico que confirme si ocurre algo o no.