Así sudan los perros

Paco María García 21 enero, 2017

Nuestras mascotas tienen glándulas. Así es como sudan los perros, por todo su cuerpo. Se dice que el origen del sudor está en las almohadillas de las patas. Pero también hay que tener en cuenta que expulsan calor a través de la boca.

Entre los mecanismos que los canes usan para expulsar el sudor y el calor eliminado, está el jadeo con la boca y la eliminación de vapor a través de la lengua.

Sudan los perros a través de las almohadillas

almohadillas del perro

Nuestras mascotas tienen pequeñas glándulas sudoríparas en las almohadillas de las patas. Ahí también hay células que ayudan a que el perro se refresque. Existe una capa de grasa que funciona como aislante de las altas temperaturas, y que contiene un mecanismo de sudoración.

La forma de refrescarse de los perros se produce mediante un mecanismo natural que le ordena a las venas de estas zonas dilatarse o expandirse. Si el calor ambiental no es excesivo, esto ayuda a rebajar la temperatura de la sangre del can.

Otra parte para que los perros adecuen la temperatura de su cuerpo son las orejas, que pueden dilatarse o expandirse, según sea necesario.

Como vemos en el análisis de cómo sudan los perros, no lo hacen como los seres humanos. No obstante, disponen de otras herramientas para refrescarse y medir la temperatura del cuerpo.

Cómo sudan los perros. Temperatura e hidratación

Aunque los perros tienen sus propios mecanismos de sudoración, no hay que olvidar hidratarlos con frecuencia. Se hace para que no tengan problemas de salud. Además, de esa forma mejorarán su estado de ánimo.

El cuerpo de los canes funciona como un refrigerador. Su temperatura normal oscila entre 38ºC y 39ºC. El animal detecta cuándo hay un exceso de calor y bombea sangre caliente a la lengua, que está armada con eficientes glándulas salivares, que eliminan el exceso de temperatura en forma de humedad. Con ello, el perro expulsa el calor a través de la evaporación que produce en su boca.

Al sacar la lengua, el vapor de agua caliente que llega de los pulmones se condensa al tocar las mucosas de la boca y la lengua, más frías. De esta forma, el vapor que se condensa en forma de agua líquida, cae de la lengua y gotea en el suelo.

El tamaño de los perros

Los perros grandes se refrigeran peor que los pequeños, entre otras cosas porque sudan menos. Su gran tamaño les hace generar más calor del que en ocasiones son capaces de expulsar.

Por otra parte, los perros pequeños son más sensibles a las altas temperaturas ambientales. Las altas temperaturas son muy peligrosas para ellos por su dificultad para sudar, lo que los convierte en blanco fácil para sufrir los mortales golpes de calor.

El golge de calor

La temperatura interna del perro puede subir por encima de los 42 grados y sufrir entonces un golpe de calor que ponga en serio riesgo su vida. La gravedad de las consecuencias dependerá de la temperatura corporal alcanzada y del tiempo que ésta se haya mantenido.

Los golpes de calor se producen habitualmente en el coche. Para evitarlo, hay que encender el aire acondicionado y abrir las ventanillas. También funciona colocar en el transporte del animal bolsas con hielo para evitar que aumente su temperatura corporal.

No deberíamos dejar, en ninguna circunstancia, al perro solo en el coche. En pocos minutos, el vehículo alcanza temperaturas altísimas, aunque esté estacionado en la sombra y con las ventanillas entreabiertas. Sin que seamos conscientes, será una trampa mortal para la mascota.

Síntomas del golpe de calor

Los perros que sufren un golpe de calor presentan síntomas como jadeo, taquicardia, temperatura corporal elevada, mucosas congestionadas, vómitos, diarreas y en algunas ocasiones, shock o pérdida del conocimiento.

Si observamos estas señales, debemos acudir lo antes posible a la clínica veterinaria. Las primeras medidas que podemos llevar a cabo son colocarlo en un lugar fresco y ventilado, bañarlo con agua fría y, si está consciente, darle de beber pequeñas cantidades de agua fresca.

Cómo sudan los perros, el proceso de refrigeración

tumores en la boca del perro

Tras algunos años, los científicos han descubierto que el termostato interno de los perros, el sistema termoregulatorio, se activa bombeando sangre caliente a la lengua. Además, se abren las glándulas salivales y se provoca una respiración rápida y poco profunda.

A medida que el aire caliente fluye por la tráquea y la lengua, ayuda a evaporar la humedad, lo que elimina el calor de la sangre del perro. Este proceso baja la temperatura corporal y ayuda a que se refrigere el cerebro.

Te puede gustar