Calmar el llanto de un cachorro por las noches

Francisco María García · 23 octubre, 2017

Saber calmar el llanto de un cachorro es fundamental para cuidar del nuevo miembro familiar sin perder una noche de sueño.

Por eso, hoy veremos 8 tips para ayudarte a prevenir y controlar la inseguridad de tu cachorro en el nuevo hogar.

  1. Respetar la edad de destete

Es muy común que no se respete la edad del destete en el mercado de compraventa. Muchas veces, los cachorros son separados de su madre alrededor de los 30 días de vida. Cuando naturalmente ella dejaría de amamantarlos entre los 2 y 3 meses.

Esta práctica tiene consecuencias para el equilibrio físico y emocional del cachorro. Por un lado, el animal no recibe los nutrientes y anticuerpos necesarios para desarrollar integralmente su sistema inmunológico. Es decir, queda vulnerable principalmente a las infecciones virales y a los parásitos intestinales.

Persona acariciando a un cachorro
Fuente: Hugo A. Quintero G.

Por otro lado, el cachorro se siente inseguro al ser separado bruscamente se su madre. Por ello, puede mostrarse ansioso o amedrentado frente a un cambio radical de ambiente.

Al optar por comprar un perro de raza, hay que elegir bien. Lo ideal es buscar un establecimiento responsable que respete el destete mínimo de 45 a 60 días.

Ya en caso de adopción, el refugio podrá informar sobre la edad del animal. Caso se trate de un cachorro de menos de 2 meses, es importante pedir orientación al veterinario sobre su alimentación.

  1. Consulta al veterinario y análisis

Es cierto que la mayoría de las veces los cachorros lloran por las noches debido a la inseguridad. Pero es importante descartar cualquier causa orgánica.

Los cachorros suelen presentar un sistema inmunológico vulnerable. Como también pueden sufrir cólicos o calambres por cuenta de la fase de crecimiento. El veterinario examinará al animal y recomendará los análisis adecuados para averiguar su estado de salud.

En caso de animales rescatados, es aún más importante verificar su cuadro clínico. La mayoría de los cachorros abandonados entran en contacto con muchos microorganismos potencialmente patógenos.

  1. Vacunación y desparasitación

Un cachorro debe venir con su libreta sanitaria, incluyendo la carta de vacunación y las desparasitaciones. Es importante verificar que estos cuidados fueron tomados y llevan la firma del veterinario responsable. Lo mismo es válido para los perros adoptados de refugios.

En caso de rescatar un perro callejero, es fundamental llevarlo inmediatamente al veterinario y actualizar su medicina preventiva.

  1. Acondicionar el ambiente

Acondicionar el ambiente es una medida fundamental para prevenir y calmar el llanto de un cachorro. Cuando se planifica comprar o adoptar un mejor amigo, es importante preparar el hogar para su llegada.

Lo primero a tener en cuenta es la climatización del ambiente. Los cachorros todavía no son totalmente capaces de regular su temperatura corporal. Se recomienda mantener la temperatura entre 20 y 24ºC y evitar la incidencia directa de luz solar y humedad.

Se debe contar con una cama, un bebedero y un comedero apropiados al tamaño del animal. También es importante ubicar el espacio del cachorro en un lugar limpio y tranquilo.

Si bien la higiene del hogar debe ser reforzada, no se recomienda utilizar productos químicos en exceso. Principalmente cerca de donde descansa y come el cachorro. Su pequeño organismo se puede intoxicar o generar procesos alérgicos con facilidad.

  1. Adaptación gradual

La adaptación es un proceso y cada animal lleva su propio ritmo. No se debe obligar el cachorro a interactuar con el ambiente, con otras personas o animales. Cuando se sienta seguro, él lo hará por su propia voluntad.

Lo que sí se puede hacer es contribuir para que el pequeño se sienta incentivado a explorar su nuevo hogar. Ofrecer juguetes, invitarlo con un pequeño bocadillo o simplemente acariciarlo.

Se recomienda traer el cachorro al hogar por primera vez durante la mañana. La oscuridad de la noche puede dejarlo más inseguro en un lugar desconocido.

  1. Simular la presencia de la madre

Casi todos los cachorros lloran por la separación repentina de su madre. Por ello, para calmar el llanto de un cachorro, se puede simular la presencia de su madre.

Una buena práctica para tranquilizar el animal durante sus primeras noches solo es ofrecerle una prenda con olor a su madre. No siempre es posible, pero suele ser muy eficiente.

Otro truco es dejar un reloj de agujas cerca o debajo de su cuna o cama. El cachorro asociara el “tic tac” del reloj con el latido del corazón de su madre. Eso le proporcionará una noche de sueño más serena.

  1. Utilizar feromonas

Otra alternativa para calmar el llanto de un cachorro por las noches es administrar directa o indirectamente feromonas.

Acariciando a un cachorro

Una opción no invasiva son los difusores de feromonas. Son pequeños aparatos que lanzan leves dosis de esta hormona sintetizada en el aire. Esto genera sensación de seguridad al animal.

    8. Contener el ímpetu de consolar y calmar el llanto de un cachorro

Si se acude inmediatamente y se deja que el perro duerma en la cama al llorar, esto puede volverse una rutina indeseable.

Descartada cualquier enfermedad y acondicionado el ambiente, es importante contener el ímpetu de consolar el llanto del animal. Puede parecer cruel, pero es el inicio de una educación adecuada que establece los códigos de la convivencia social.