Calicivirosis felina: síntomas y tratamiento

Este virus infecta a los gatos en todo el mundo y puede causar enfermedades en especies tanto domésticas como exóticas.
Calicivirosis felina: síntomas y tratamiento

Última actualización: 02 septiembre, 2022

La calicivirosis felina es una de las infecciones más comunes que pueden causar enfermedades respiratorias en gatos. Aunque otros virus y bacterias también pueden ser agentes infecciosos y promover este tipo de afecciones en tu amigo felino.

Los signos clínicos típicos de una infección respiratoria superior afectan a la nariz y la garganta, como estornudos, congestión nasal, conjuntivitis (inflamación de las membranas que recubren los párpados) y secreción nasal u ocular.

La descarga nasal puede ser clara o puede volverse de color amarillo verdoso. Además de estos síntomas típicos, los gatos con una infección por calicivirosis felina a menudo desarrollan úlceras en la lengua, el paladar, las encías, los labios o la nariz.

Signos o síntomas

Los gatos afectados con calicivirosis felina, generalmente salivarán o babearán excesivamente, ya que las úlceras son muy dolorosas. Otros signos no específicos de una infección respiratoria superior incluyen la anorexia, el letargo, la fiebre y los ganglios linfáticos agrandados. Asimismo, hipersensibilidad a la luz por lo que le verás entrecerrar los ojos.

Algunas cepas del calicivirus pueden hacer que un gato infectado desarrolle una cojera repentina y dolorosa en una o más articulaciones. Esta ocurre con más frecuencia en los gatitos más jóvenes. Aunque es raro, existe una cepa específica del calicivirus felino que causa una enfermedad generalizada grave.

Los síntomas iniciales afectan a los ojos, la nariz y la boca, pero el gato infectado desarrolla rápidamente fiebre alta, depresión severa, edema de las piernas y/o la cara, ictericia y síntomas de enfermedad de múltiples órganos. Esta cepa es altamente infecciosa y la tasa de mortalidad es de hasta el 67 %.

¿Cómo contrae un gato una infección por calicivirosis felina?

El calicivirus es altamente contagioso y los gatos infectados pueden eliminar el virus en la saliva o las secreciones de la nariz o los ojos. Si un gato infectado estornuda, las partículas virales en el aire se pueden rociar varios metros a través del aire.

Se especula que el virus también puede eliminarse en la orina o en las heces, pero esto no se considera una fuente importante de infección. Los gatos susceptibles pueden contraer una infección por contacto directo con otro gato infectado o por la exposición ambiental a objetos contaminados con secreciones infecciosas.

El virus puede sobrevivir hasta una semana en un ambiente contaminado y posiblemente más tiempo en un lugar fresco y húmedo. Aunque todos los gatos susceptibles pueden desarrollar una infección por calicivirus, los síntomas tienden a ser más graves en los gatitos jóvenes.

¿Cuánto dura una infección típica de calicivirosis felina?

Una vez que un gato está expuesto al calicivirus, pasará por un período de incubación de 2 a 6 días antes de desarrollar signos clínicos que generalmente duran de 14 a 21 días. Durante todo este tiempo, el gato será potencialmente infeccioso para otros felinos. Como mínimo, los gatos infectados eliminarán el virus en sus secreciones corporales durante 2 a 3 semanas.

Tras la aparente recuperación de la enfermedad, hasta la mitad de todos los gatos infectados pueden desarrollar un estado de portador en el que continuarán eliminando el virus. En algunos de estos animales, el estado del portador puede durar solo unos pocos meses, pero en un pequeño porcentaje puede persistir de por vida.

Los gatos portadores pueden o no mostrar signos de infección cuando están eliminando activamente el calicivirus y son una fuente importante de infección para los gatos susceptibles. Las gatas que son portadoras de este virus pueden transmitir la infección a sus gatitos recién nacidos.

Tratamiento de la calicivirosis felina

La mayoría de los gatos con una infección de calicivirus sin complicaciones pueden tratarse sintomáticamente en el hogar. El veterinario puede recetarle un medicamento para los ojos que se aplicará tópicamente si tu gato tiene una secreción ocular purulenta verde o amarilla.

Se pueden prescribir medicamentos antibacterianos de amplio espectro para evitar que las infecciones bacterianas secundarias compliquen la enfermedad, especialmente en gatitos jóvenes. Aunque las infecciones virales no responden a este tipo de medicamentos.

El veterinario puede administrar medicamentos antiinflamatorios para aliviar los síntomas de la cojera. Los gatos que tienen úlceras persistentes pueden aprovechar los tratamientos que apoyan el sistema inmunológico.

Los gatos con congestión nasal o de las vías respiratorias pueden beneficiarse de una mayor humidificación ambiental, como ser llevados a un baño de vapor durante 10 a 15 minutos varias veces al día. Resulta prudente consultar esta técnica con el especialista.

Te podría interesar...
¿Cuándo debes preocuparte por un gato que ronca?
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
¿Cuándo debes preocuparte por un gato que ronca?

Es conocido que a los gatos les gusta mucho dormir una buena siesta. A veces, un gato que ronca en exceso... ¡puede tener algo más que sueño!