Caballo asustado: qué debo hacer

Francisco María García · 2 noviembre, 2017

Calmar a un caballo asustado es una habilidad valiosa para los apasionados y adeptos de la práctica deportiva o terapéutica con equinos. Hoy ofrecemos consejos prácticos para saber cómo reaccionar frente a esta situación.

Los caballos son sensibles y sienten miedo

Los caballos son animales muy sensibles y perceptibles, con gran capacidad de expresión. Sea a través de sus expresiones faciales, del movimiento de sus orejas, cola y cabeza, o por sus sonidos…

Los equinos están comunicándose entre sí y con el ambiente permanentemente, aunque no siempre los humanos perciban.

Esta intensa capacidad sensitiva hace que los caballos puedan detectar fácilmente cambios a su alrededor. Por ello, a pesar de su elevada sociabilidad, siguen siendo animales asustadizos y desconfiados.

Mujer acariciando un caballo

¿Cuáles son las causas del miedo en un caballo?

Normalmente, los equinos se muestran temerosos o ansiosos frente a situaciones desconocidas sobre las cuales no pueden tener control. Muchas veces, pequeños estímulos repentinos e inofensivos pueden provocarles miedo.

Algunos potrillos, por ejemplo, se asustan con su propia sombra. Mientras que los caballos adultos pueden escaparse frente a un movimiento brusco de algún diminuto animal.

En realidad, existe una infinidad de causas posibles para el miedo que aflige un caballo. Todo depende de la situación, del contexto específico y del ambiente a que es expuesto. Además, cada animal puede reaccionar de forma diferente, de acuerdo con su edad y nivel de adestramiento.

¿Cómo reconocer un caballo asustado?

Los caballos pueden detectar el miedo por todos sus sentidos: la visión, el olfato, la audición y el tacto. Por ello, demuestran sus emociones con todo su cuerpo.

1. Orejas

Las orejas de los caballos dicen mucho sobre su estado de ánimo, pues estos animales poseen una audición privilegiada.

Un caballo atemorizado presenta las dos orejas fijas y orientadas hacia atrás. Ya si una oreja se orienta para adelante y otra para atrás, significa incertidumbre.

Es importante no confundir la señal de miedo con la de ira, ya que son algo similares. Pero un caballo con ira y dispuesto a patear tiene las orejas rectas y hacia atrás.

2. Cola

Otra parte muy expresiva de los equinos es la cola. Los caballos “esconden” la cola entre las piernas cuando sienten miedo. De forma muy parecida hacen los perros.

3. Expresiones faciales

Los estudiosos del comportamiento equino dicen que los caballos asustados presentan la boca apretada y la nariz larga. También pueden mostrar arrugas en su “frente”, bien arriba de los ojos, en señal de preocupación.

4. Sonidos característicos

Los caballos emiten 8 sonidos característicos: bufar, relinchar, saludar, chillar, rugir, soplar, sonido maternal y sonido de cortejo. Pueden relinchar comúnmente cuando están excitados o agitados.

Además, estos animales suelen alzarse o salir en estampida cuando sienten miedo. Por ello, es muy importante educarlos antes de montarlos.

Paso a paso para calmar fácilmente un caballo con miedo

1. Acercarse despacio y suavemente al caballo con temor:

Evitar hacer movimientos bruscos y ruidos al moverse. Y jamás acercarse desde fuera de la vista del animal.

2. Averiguar la causa del miedo:

Los caballos se asustan frecuentemente con el movimiento, la sombra o la simple presencia de animales de pequeño porte. Lo mismo vale para objetos desconocidos, ruidosos o luminosos.

Normalmente, el caballo estará mirando fijamente a lo que le ocasiona curiosidad o miedo.

Persona acariciando a un caballo

3. En caso de que se trate de un objeto:

Es más fácil proceder en estos casos. Basta acercar suavemente y despacio el objeto al caballo, mostrándole que es algo inofensivo. Caso el objeto emita ruidos o luces fuertes, lo ideal es apagarlo y distanciarlo del animal.

4. Si el caballo se asustó por la presencia de un animal:

Hay actuar con más cuidado en estas situaciones.

En caso de que se trate de un animal doméstico o sociable, se puede proceder de forma similar al caso del objeto. Incentivando que el animal se acerque suavemente al caballo y que interactúen normalmente. Jamás se debe forzar un equino asustado a actuar contra su propia voluntad.

5. Cuando se está sobre un caballo asustado:

Se recomienda acariciar su cuello, o bien masajear cerca de la raíz de sus pelos de esta misma zona. También se puede rascar justo debajo de sus orejas para calmarlo.

6. Cuando no se está sobre el caballo:

Lo ideal es acercarse despacio al caballo mientras se le habla suavemente. Una vez frente al animal, se recomienda masajear o frotar la zona sensible.

También se pueden ofrecer bocadillos al caballo, como zanahorias o cubitos de azúcar (con moderación).

Lo más importante es mantener la tranquilidad frente a un caballo asustado. Calmarlo es cuestión de habilidad, paciencia y dedicación.