Buitre de Rupell: hábitat y características

En varias culturas de África, los buitres se usan con fines médicos y de superstición. De hecho, muchos rituales de clarividencia usan sus huesos, mientras que otras personas los consumen para "aumentar" sus habilidades cognitivas.
Buitre de Rupell: hábitat y características
Cesar Paul Gonzalez Gonzalez

Escrito y verificado por el biólogo Cesar Paul Gonzalez Gonzalez el 21 agosto, 2021.

Última actualización: 21 agosto, 2021

El buitre de Rupell o buitre moteado es una ave rapaz nativa de África capaz de alcanzar alturas impresionantes durante el vuelo. Debido a sus constantes patrullajes para obtener comida, su cuerpo se ha adaptado para soportar grandes esfuerzos y vuelos largos. Aunque la velocidad no es uno de sus puntos fuertes, poco le hace falta, ya que no es un organismo que cace activamente.

Esta ave es una de las 8 especies del género Gyps y su nombre científico es Gyps rueppelli. Pertenece al orden de los falconiformes, en el que se agrupa con otras aves rapaces como los halcones. Sigue leyendo y conoce más sobre este animal de aspecto peculiar.

Hábitat y distribución del buitre de Rupell

La distribución de esta ave abarca gran parte del África subsahariana, dentro de una banda que se extiende entre Somalia y Senegal, pasando por Kenia y el norte de Tanzania. De hecho, cuenta con avistamientos en Egipto, Mauritania y la península ibérica, por lo que parece tener movimientos migratorios poco marcados.

Los hábitats ideales para este buitre son áreas áridas abiertas, con pastizales dispersos y cerca de algunas zonas montañosas. Estas regiones son aprovechadas por el organismo para buscar con facilidad su comida, mientras que usa los acantilados rocosos como nidos.

¿Cómo es el buitre de Rupell?

Este buitre es un animal que alcanza los 2,5 metros de envergadura, mientras que mide casi 1 metro de longitud. En cuanto a su apariencia, las plumas de los adultos presentan colores claros con manchas negras en todo el cuerpo. Por otro lado, su cabeza tiene una tonalidad gris que carece de plumas, lo que contrasta con el resto de su físico.

La falta de plumaje en su cabeza forma parte de una adaptación a sus hábitos alimentarios, puesto que esta ave suele meterla dentro del cadáver de sus presas. Durante este momento, al ser piel desnuda la que se mancha, las tareas de limpieza son sencillas de realizar. Además, su cara tiene unos curiosos ojos color ámbar, con un pico especial para desgarrar, cuya curvatura hacia abajo es propia de las rapaces.

Un buitre de Rupell comiendo.

Rompiendo esquemas en el cielo

El 29 de noviembre de 1973, durante el vuelo de un jet que sobrevolaba las costas de Marfil, los motores se toparon con una ave a casi 11 300 metros de altura. Posterior a este evento (y luego de un aterrizaje forzoso) se encontraron restos del plumaje de este buitre en la maquinaria, lo que le hizo ganarse el título de “ave con el vuelo más alto del mundo”.

Uno de los mayores retos de los animales que alcanzan grandes alturas es la falta de oxígeno a ese nivel. Por dicha razón este buitre ganó gran atención, pues solo él era capaz de tal hazaña. La forma en la que esta ave logra tales vuelos no fue descrita hasta 1988, en un artículo publicado en la revista científica Biological Chemistry.

De hecho, el punto más alto del Monte Everest tiene una altura aproximada de 9,000 metros y la mayoría de las personas necesitan un respirador con oxígeno para sobrevivir al llegar a él.

En la investigación citada, se menciona que la especie ha modificado la estructura de su hemoglobina (compuesto esencial de los glóbulos rojos), ocasionando que pueda transportar más oxígeno. En otras palabras, su sangre se oxigena de manera sencilla, casi como si tuviera un tanque de O2 integrado dentro de sus pulmones.

Comportamiento del buitre de Rupell

Esta ave rapaz es social, diurna y capaz de compartir la zona de anidación con otros ejemplares. Además, es una depredadora astuta que mantiene cautela sobre cuánto alimento está disponible, siendo capaz de tomar decisiones y medir riesgos. Así lo demuestra un estudio de la revista científica Ornis Fennica, en el que pasó de ser bastante tímida a tolerar la presencia del hombre si existía alimento cerca.

El comportamiento original de la especie implicaba que era sedentaria, sin embargo, durante 2001 se observaron movimientos de entre 150 y 200 kilómetros de distancia. Esto significa que, durante la primavera, algunos ejemplares se desplazan al norte, con el fin de llegar a la península ibérica y al norte de África.

Aunque se cree que se debe a los cambios en la temperatura, aun no existe una respuesta contundente al fenómeno migratorio.

Alimentación

Los buitres son ampliamente conocidos por ser carroñeros que se alimentan de los cuerpos de mamíferos y otros animales de mayor tamaño. Es más, incluso cuando las partes blandas de su presa se han terminado, continúan nutriéndose de los huesos. Para esto, han desarrollado picos filosos y lenguas con pequeñas espinas, que les permiten separar la carne del hueso con facilidad, dejando limpio el cadáver.

Reproducción

El buitre de Rupell es considerado un organismo monógamo que mantiene su pareja de por vida. El cortejo se lleva a cabo por medio de vuelos nupciales, cerca de las laderas rocosas en las que la pareja construirá sus nidos. En la época reproductiva, los padres elaboran la estructura procurando que la anidada quede en una cueva con difícil acceso (y que pueda proteger a los huevos).

Estas aves suelen anidar en colonias de 15 a 20 pares de ejemplares durante la primavera, en los primeros meses del año. De hecho, algunas poblaciones han mostrado cambios en sus patrones de reproducción, ocupando los meses en los que la comida es más escasa. Esto parece responder al hecho de que los padres se alimentan bien antes para soportar el apareamiento y la crianza.

Una vez que el nido está listo, la hembra pone un solo huevo y lo incuba por entre 52 y 60 días. Cuando el polluelo nace, dependerá en su totalidad de la madre y no tendrá sus primeras plumas hasta después de sus 2 meses de vida. De este modo, al llegar a los 4 meses, la cría desarrolla todo su plumaje y comienza los primeros vuelos de prueba.

Estatus de conservación

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN) clasifica a este organismo como una especie en amenaza crítica. Esto se debe a que su población ha disminuido drásticamente desde 2006, sin embargo, se desconocen las verdaderas razones detrás de ello.

Se sospecha que la pérdida de su población se debe a la destrucción de su hábitat, producto de la conversión por agricultura y de las disminución de algunos mamíferos. Si bien no son aves que cazan de manera activa, la reducción de “cuerpos” de animales provoca que no tengan los suficientes recursos para mantenerse.

Además, también existen problemas con el envenenamiento intencional de estas aves.

A pesar de su apariencia, los buitres realizan una importante labor dentro del ecosistema, ya que se encargan de eliminar los restos de animales. Con ello, se evita que la carne se descomponga y se propaguen enfermedades en el medio. Aunque su aspecto no sea el más bello, los carroñeros son imprescindibles para el ambiente. La naturaleza no se guía por el atractivo, sino por la funcionalidad.

Te podría interesar...
Buitre real: hábitat y características
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Buitre real: hábitat y características

Uno de los buitres más coloridos, es el buitre real. Esta ave de gran tamaño es aún desconocida en su medio natural. Aquí te la presentamos.



  • America, S., & East, M. Archived 2011-2012 topics: White-backed Vulture (Gyps africanus) and Rueppell’s Vulture (Gyps rueppelli): request for information.
  • Houston, D. C. (1976). Breeding of the White‐backed and Rüppell's Griffon Vultures, Gyps africanus and G. rueppellii. Ibis118(1), 14-40.
  • HOUSTON, D. C. (1990). A change in the breeding season of Rüppell's Griffon Vultures Gyps rueppellii in the Serengeti in response to changes in ungulate populations. Ibis132(1), 36-41.
  • Sarrazin, F., BAGNOLINP, C., Pinna, J. L., & Danchin, E. (1996). Breeding biology during establishment of a reintroduced Griffon Vulture Gyps fulvus population. Ibis138(2), 315-325.
  • Ramírez, J., Muñoz, A. R., Onrubia, A., De la Cruz, A., Cuenca, D., González, J. M., & Arroyo, G. M. (2011). Spring movements of Rüppell's Vulture Gyps rueppellii across the Strait of Gibraltar. Ostrich82(1), 71-73.
  • HiEBL, I., Weber, R. E., SCHNEEGANSS, D., KÖSTERS, J., & BRAUNITZER, G. (1988). High-Altitude Respiration of Birds. Structural Adaptations in the Major and Minor Hemoglobin Components of adult Rüppell's Griffon (Gyps rueppellii, Aegypiinae): a New Molecular Pattern for Hypoxic Tolerance.
  • Zuberogoitia, I., Martínez, J. E., Margalida, A., Gómez, I., Azkona, A., & Martínez, J. A. (2010). Reduced food availability induces behavioural changes in Griffon Vulture Gyps fulvus.
  • Garrido, J. R., Martín-Martín, J., & Sousa, H. C. (2020). An overview of the first international symposium on the Rüppell’s Vulture in the Mediterranean region, 24th March 2021. Vulture News79, 38-44.