El braco de Weimar o Weimaraner

Laura Huelin · 7 diciembre, 2017

El braco de Weimar es un perro atlético, ágil y con un porte elegante, y cuyo color de pelaje recuerda al terciopelo. Tiene una mirada inteligente y siempre vigilante, y es que tras esos ojos vivaces se esconde una raza de perro con una gran personalidad. A continuación, te lo contamos todo sobre el braco de Weimar.

Historia del braco de Weimar

Se especula cuál es el origen del braco de Weimar, pero lo único que se sabe a ciencia cierta es que su cría siempre la hicieron cazadores alemanes. Su línea de sangre se mantiene pura desde antes de que empezasen a crearse el resto de razas de perros, debido a su gran valor como can cazador. De hecho, se asegura que la raza lleva pura, sin cruzarse con otras razas, desde 1900.

El braco de Weimar era tan buen cazador que se mantuvo la cría de esta raza exclusiva para los nobles. Era especialista en caza mayor, de ahí su mayor tamaño y ferocidad que el resto de perros de muestra.

Hay que destacar que con el paso del tiempo se orientó también para la caza de presas pequeñas. Ese fue el momento en el que pasó a convertirse en un perro de muestra, y actualmente la Federación Cinológica Internacional (FCI) lo clasifica dentro del Grupo 7.

Hoy en día el braco de Weimar es un perro extraordinariamente enérgico e inteligente. Son canes de rescate, de caza y de competición deportiva, aunque también son mascotas entrañables y apegadas en muchos hogares.

Perro braco de weimar
Fuente: Ranveig

Características

El braco de Weimar es una raza de tamaño mediado tirando a grande. Los machos miden entre 60 y 70 centímetros hasta la cruz, mientras que las hembras se sitúan entre los 55 y los 65 centímetros. En cuanto al peso ambos sexos rondan entre los 25  y los 40 kilos.

Esto hace del Weimaraner un perro esbelto y de apariencia ágil, pues es delgado y al mismo tiempo fuerte y musculado. En proporción, su cuerpo presenta ligeramente mayor longitud que altura y su morro también es alargado respecto al tamaño del cráneo, mientras que la depresión de este es muy poco pronunciada. El pecho es profundo pero poco ancho, lo que ayuda a dar esa imagen de perro fuerte y atlético a la vez.

Por otro lado, cabe incidir en lo llamativas que son sus orejas anchas y largas, que cuelgan caídas a los lados de la cabeza, como sucede en otras tantas razas de muestra.

Asimismo, la variedad más conocida de este tipo de braco es la de pelo corto y color grisáceo. Desde lejos, esta variedad destaca por su belleza y aspecto suave, a pesar de que en realidad tiene el pelo duro y denso.

No podemos olvidarnos de que hay otra variante de pelo largo: su pelaje es más suave, y la parte de mayor longitud la tiene concentrada en las orejas, el rabo, y en la parte inferior del cuerpo (entre el cuello, el pecho y la barriga). Este braco, por su parte, puede aparecer en color gris, pardo grisáceo o gris azulado.

Para que la FCI acredite un perro de raza debe demostrar una prueba de trabajo, así que para que esta raza sea catalogada como tal no sirve con solo cumplir con la apariencia.

Comportamiento

El braco de Weimar es un perro versátil que se adapta a muchos tipos diferentes de trabajo. Se trata de un can fácilmente adiestrable si se es constante y se sabe hacer correctamente.

Adicionalmente y como punto positivo, debemos saber que es sociable y cariñoso con su familia, aunque puede ser tímido o desconfiado con desconocidos. Por este motivo es especialmente importante en esta raza trabajar la socialización cuando es un cachorro. Se dice, además, que son buenos vigilantes, si bien no muestran agresividad mientras vigilan su casa.

Otra cualidad por la que destaca sobremanera el braco de Weimar es por su gran inteligencia, lo que se une a que es un perro muy enérgico, por lo que necesita tanto ejercicio mental como físico. Por eso, la raza se emplea para unidades de rescate o emergencias, o deportes caninos como el agility.

Braco de weimar haciendo agility
Fuente: Ron Armstrong

Sin embargo, el instinto de caza aflora con facilidad, por lo que el uso de juguetes que incitan a ser perseguidos y ‘cazados’ está desaconsejado. También adora buscar y seguir rastros de olor.

Suelen ser perros tremendamente felices y equilibrados en el campo o en los pueblos, pero no disfrutan de la vida en la ciudad. Las urbes presentan demasiados estímulos para un perro que está siempre dispuesto a trabajar o cazar, y estas ofrecen poca estimulación de tipo mental.

En ese sentido, desarrollar la inteligencia del Weimaraner es esencial para su bienestar. Además, sin muchos metros cuadrados en los que pueda correr y olisquear, como lo haría durante la caza en un bosque, se agobia.

Entonces, la familia ideal para un braco de Weimar feliz es aquella a la que le gusta salir a la montaña y dar largos paseos con su perro. Para nada se puede considerar un perro de piso ni de ciudad, pese a que se pueda adaptar.

Cuidados

El pelo corto del braco de Weimar hace que sea muy fácil cuidarlo y mantenarlo saneado. Basta con un cepillado a la semana, que durante las épocas de muda –primavera y otoño– debe intensificarse un poco para retirar el pelo caído.

En cuanto a enfermedades, no existen muchas que sean habituales en esta raza, si bien las patologías más comunes son la hemofilia A, problemas en los párpados de coagulación en la sangre. Así, deben visitar con regularidad al veterinario para atender los problemas de salud propios de razas grandes y de orejas caídas: displasia de cadera, ácaros, hongos, problemas oculares o infecciones en las orejas.

Como es un perro al que le es conveniente hacer excursiones por el bosque, debemos tener cuidado con espinas clavadas en las almohadillas, así como estar pendiente de su desparasitación interna y externa.

Como hemos podido apreciar, el braco de Weimar es un perro que destaca por su interior y su exterior. Es hermoso y al mismo tiempo es inteligente y trabajor, así que si eres capaz de ofrecerle el trabajo mental y físico que demanda, tu Weimaraner te hará feliz durante muchos años.

Fuente de las imágenes: Miguelrubiofernandez, Ranveig y Ron Armstrong.