Beneficios de la miel para tu perro

Muchos se preguntan si se puede ofrecer miel para tu perro. Al tratarse de un producto natural, no sería tóxico para los peludos, pero todo depende de la cantidad que le ofrezcamos y cuando la consuman. En este artículo te contamos cuáles son los beneficios de la miel para tu perro.

Miel para tu perro: ¿si o no?

Si nos ponemos estrictos, la verdad es que un perro no precisa de la miel para sobrevivir. Este alimento es un carbohidrato que bien podría evitarse en la dieta de un carnívoro. Pero eso no quiere decir que esté prohibida ni que le siente mal. Incluso un poco de hidratos de origen vegetal no sería negativo para su dieta.

perro enfermo

El problema de dar o no miel para tu perro reside en el hecho de su uso. Esto significa que aunque no sea mala, no debería formar parte habitual en la alimentación del can. Y si además le sumamos el hecho de que la miel que compramos en el mercado se extrae a través del calor y no del frío, no sería del todo recomendable ofrecérsela a nuestra mascota.

Bajo este proceso, muchas de las propiedades naturales de la miel se pierden, y lo que en realidad le estamos dando al animal son azúcares y carbohidratos “comerciales”. Aunque por supuesto sigue siendo mejor opción que el azúcar refinado, debemos tener cuidado con cuánta miel come nuestro canino.

La miel en la comida habitual del perro

Los veterinarios indican este alimento en situaciones específicas como puede ser una crisis diabética, ya que se trata de una fuente de energía de rápido acceso. También puede ser ofrecido a perros de caza o que realizan mucha actividad física. Sin embargo, hay otras opciones más adecuadas para el animal: productos frescos y naturales aptos para mascotas y con niveles medios o altos en grasas.

No es malo que el can consuma miel, siempre y cuando no forme parte de su alimentación habitual. Si es una buena idea para un premio ocasional (untar un poco en un pedacito de pan o galleta). Al ser un alimento rico en minerales, vitaminas y antioxidantes, puede estar presente en algunos bizcochos para perros, los cuales le podemos entregar de recompensa de vez en cuando.

Es preciso saber que los cachorros no pueden consumir miel, sin excepción. ¿Por qué? Porque contiene un tipo de bacterias llamadas clostridium botulinum que producen una neurotoxina en el intestino y afectan tanto al sistema digestivo como al nervioso.

Estas esporas sólo pueden dejar su huella negativa cuando el peludo tiene menos de 18 meses de edad. Cuando ha pasado ese periodo, el sistema inmunitario ya se ha fortalecido y tiene la capacidad para bloquear los agentes infecciosos o el accionar de ciertas bacterias.

¿Cuánta miel darle a mi perro? Todo depende del peso:

  • Entre 14 y 18 kg: ½ cucharadita por semana.
  • Entre 20 y 28 kg: 1 cucharadita por semana.
  • O bien entre 30 y 38 kg: 1 y ½ cucharadita por semana.

Presta mucha atención la primera vez que le das miel a tu perro porque quizás sea alérgico. En ese caso vomitará, tendrá diarrea, estará alicaído o sufrirá un brote de picor muy fuerte. Si es así, deberás eliminarla de su dieta.

Efectos curativos de la miel en perros

Si ya has probado que tu perro no es alérgico a la miel y quieres ofrecérsela teniendo en cuenta las dosis por su peso, quizás te interese saber cuáles son los beneficios de este alimento en los canes:

Reduce la alergia al polen

perro enfermo

Si tu peludo tiene este problema (o le afecta la contaminación), la miel le puede ayudar a reducir los síntomas. Ya que cuenta con partículas de polen expone al animal a inmunizarse contra él. Así, cada vez que salga a la calle o al parque, no lo pasará estornudando.

Cura la tos

Al igual que sucede con las personas, podemos darle miel al perro para aliviar el dolor de garganta y el catarro.

Cicatriza heridas

Si se ha lastimado en alguna pelea o juego, puedes untarle un poco de miel en la herida. Como se lamerá, no habrá problemas de intoxicación. Este alimento tiene muchas propiedades antibióticas y antisépticas.

Reduce problemas de gastritis

Si tu perro padece indigestión, colitis o gastritis, puedes darle un poco de miel. Gracias a las propiedades antibacterianas controlará el crecimiento de estos microorganismos en el estómago o intestino.