Tras quedarse atrapado en el ascensor un perro hizo esto…

Alba 3 mayo, 2017

A nadie le gusta quedarse solo y encerrado en un ascensor. Muchos menos si eres un peludo y estás perdido. Por eso un perro hizo lo que un humano hubiera hecho en estas circunstancias. Pulsó todos los botones, incluido el de ayuda. ¿Te parece sorprendente? Quizá no sea más que otro ejemplo de la inteligencia de estos animales.

Conoce la historia del can que se quedó encerrado en un ascensor del metro de Barcelona

El hecho ocurrió en la estación Torre Baró/Vallbona, de la línea 11 del metro barcelonés. En el Centro de Seguridad y Protección Civil de ese medio de transporte recibieron una llamada de auxilio proveniente de un ascensor que comunica la calle con el vestíbulo.

Pero cuando conectaron la cámara para verificar qué ocurría, se encontraron con que el llamado de SOS había sido efectuado por un can.

El peludo, que llevaba collar, aparentemente estaba perdido, y se mostró desorientado al ser liberado de su temporal lugar de encierro. Se sabe que finalmente la Guardia Urbana se hizo cargo de él y, suponemos, enseguida fue devuelto a sus propietarios.

¿Conoces la noticia del peludo se quedó encerrado en un ascensor del metro barcelonés? Para intentar salir, el perro hizo lo que haría cualquier humano: pulsó todos los botones a su alcance.

El perro hizo lo que seguramente siempre ve hacer a su propietario

Lo cierto es que el perro hizo lo que, seguramente, vio infinidad de veces hacer a sus dueños. Pulsó los botones del ascensor para que se abrieran las puertas. Si a las personas les resulta, ¿por qué no le iba a resultar a él también?

Y es que nuestros amigos de cuatro patas son grandes observadores. Y, por si a alguien le quedaba alguna duda, también son muy inteligentes. Hasta los estudios científicos comprueban cada vez más lo que cualquier propietario atento sabe de su mascota.

El diccionario de la Real Academia Española define la palabra inteligencia como la capacidad de entender o comprender y también la de resolver problemas. ¿Te queda alguna duda de que en esta descripción cabe perfectamente un perro?

La inteligencia de nuestros amigos de cuatro patas

Recientes investigaciones afirman que las capacidades cognitivas de los canes son muy similares a las de un niño pequeño. Por ejemplo, al igual que los infantes, los peludos logran asimilar vocabulario por medio de la inferencia y la exclusión. Algunos canes hasta pueden relacionar etiquetas abstractas con objetos concretos.

Pero además de su inteligencia natural, los perros vienen acompañando al hombre desde hace más de 40 mil años. Es normal que en tantos siglos de observarnos, y vaya que tienen tiempo para ello, se conozcan todas nuestras mañas y sepan todo lo que hacemos y cómo lo hacemos, incluido presionar el botón del ascensor para que se abra la puerta.

Y es así que tienen la capacidad de copiarnos e imitarnos. En uno de los tantos estudios realizados se buscó que los canes participantes abrieran una puerta empujándola. Se dividió a los animales es dos grupos. Uno debía emular a los humanos. El otro debía conseguirlo con sus propios métodos.

Los peludos que tenían que actuar por imitación aprendieron mucho más rápido. La conclusión fue que los canes, en lugar de preferir el “ensayo y error”, suelen resolver mejor las cosas si ven cómo otro las hace primero.

Esos adorables manipuladores que hasta pulsan los botones de un ascensor

Por si todo esta fuera poco, nuestros queridos amigos de cuatro patas también saben cómo manipularnos. ¿Ya lo habías advertido o, al menos, lo sospechabas?

Una reciente investigación demostró que los canes nos engañan y acomodan sus comportamientos según sus conveniencias. Y emplean el sigilo y el disimulo para conseguir lo que están buscando. Además, comprenden muy bien lo que les decimos. Pero, sobre todo, cómo se lo decimos.

Y sí, algunos dicen, desde una mirada etnocentrista, que lo único que les falta es hablar. Sin embargo, tienen su lenguaje. Solo hay que aprender a interpretarlo como ellos aprenden, por ejemplo, a abrir la puerta de un ascensor.

 

Guardar

Te puede gustar