En Arabia Saudita te pueden dar pena de muerte por tener un perro en casa

Alba 30 enero, 2017

Como ya hemos manifestado otras veces desde Mis Animales, resulta difícil entender el porqué de ciertas acciones o costumbres en sociedades muy distintas a las nuestras. Y si encima están las interpretaciones religiosas de por medio, peor aún. Por eso ronda lo incompresible el dato de que en Arabia Saudita puedes recibir pena de muerte si tienes un perro en casa.

Vivir en Arabia Saudita y tener un perro en casa puede costarte la vida

Fuente de la imagen: ayayay.tv
Fuente de la imagen: ayayay.tv

Es que según las autoridades de la Comisión para la Promoción de la Virtud y la Prevención del Vicio -vaya título-, se castigará con pena capital a aquellas personas que compartan su hogar con un peludo.

Esta suerte de policía religiosa solo admite la posesión de canes en los siguientes casos:

  • Caza
  • Cuidado de rebaños y cultivos
  • Vigilancia de residencias que no puedan ser protegidas de otra forma. (Pero no todas las “escuelas” admiten este punto).

Eso sí, está claro que no se deben tener perros para “divertirse y jugar“.  Y mucho menos dejarlos entrar en las casas.

En Arabia Saudita, la Comisión para la Promoción de la Virtud y la Prevención del Vicio, determinó que una persona puede ser condenada a muerte si tiene un perro en casa.

Los perros están considerados impuros según algunas interpretaciones del Corán

Esta decisión, que a los ojos de los occidentales roza el delirio, es para ajustarse a los preceptos indicados en el Corán en relación a los perros. Aunque no todas las “escuelas” los interpretan de la misma manera.

Todo parece indicar que en la época preislámica, los árabes convivían sin mayor inconveniente con los peludos. El problema empezó con Mahoma. Y siguió con las interpretaciones que se hicieron de sus dichos y acciones sobre estos animales.

La cuestión es que según estas concepciones extremas, los canes son considerados seres “impuros”.

El tema pasa, sobre todo, por el contacto con la saliva del animal. Ya sabemos cómo les gusta darnos lametazos a los peludos. También se dice que si un perro lame un recipiente, este debe ser limpiado 7 veces. La primera vez con tierra.

Canes y mujeres, víctimas de posiciones extremas en el mundo musulmán

La verdad es que, desde un mínimo razonamiento, es bastante incomprensible que se puedan tomar decisiones de esta naturaleza. Estamos diciendo que si vives en Arabia te puede costar la vida si tienes un perro en casa.

Sin embargo, son cosas que suelen suceder cuando las interpretaciones religiosas se vuelven extremas, y encima, cobran fuerza de ley por esa asociación entre autoridades religiosas y políticas que gobiernan algunos de estos países.

Y pensándolo bien, qué pueden esperar los pobres canes en sociedades donde -en muchos casos- las mujeres carecen de los más mínimos derechos y corren el riesgo de ser lapidadas con cualquier excusa.

Pero no nos desgarremos tanto las vestiduras. Occidente también tuvo y tiene lo suyo. ¿Recuerdas las hogueras de la Inquisición? ¿Y qué me dices de las torturas en las cárceles estadounidenses instaladas fuera de su territorio? Algunas de ellas consistían en intimidar a los detenidos musulmanes con perros.

Peludos y musulmanes en Occidente

paseo con perro

 

Y qué pasa con los musulmanes qué viven por este lado del mundo, en sociedades donde los canes, en muchos casos, son considerados miembros de la familia.

Hay de todo, como en botica. Pero las posiciones extremas nunca faltan. E incluso llevan a discusiones con personas que necesitan movilizarse con lazarillos en medios de transporte si el conductor del vehículo profesa esa religión.

También existen presentaciones de asociaciones islamitas en muchas localidades donde la comunidad árabe es importante, para que se limite el acceso de las mascotas a determinados lugares públicos.

Lo cierto es que en una sociedad donde los animales van ganando cada vez más derechos, estos planteamientos, por suerte, van a encontrar poco eco.

Y por otra parte, vienen a cuento las palabras del ex presidente uruguayo José “Pepe” Mujica tras recibir a refugiados de la cárcel de Guantánamo: “Usted no puede venir a una casa ajena, con una cultura distinta, a querer imponer su credo”.

 

Te puede gustar