¿Qué hacer ante las mordeduras de perro?

Las estadísticas sobre mordeduras de perro indican dos datos importantes. El primero de ellos es que casi dos terceras partes de estos incidentes ocurren con las mascotas de la casa. El segundo dato de relevancia es que en la mayoría de las ocasiones las víctimas son niños.

Los perros son animales amigables y solidarios con los humanos. Sin embargo, hay momentos en que atacan, por una u otra razón. Esto no quiere decir que hayan cambiado su carácter. Simplemente hay circunstancias en las que prima su instinto de morder sobre el afecto que sienten por sus dueños.

Las mordeduras de perro son un poco más delicadas si vienen de un can desconocido. En esos casos, es difícil determinar cuál es el estado de salud del animal y, por lo tanto, se deben extremar los cuidados.

Cómo prevenir las mordeduras de perro

La mejor manera de evitar las mordeduras de perro es previniéndolas. Hay un conjunto de medidas básicas que se deben tomar en cuenta antes de que sea demasiado tarde. Estas son algunas de ellas:

Perro lamiendo la mano de una persona

  • Es importante conocer las características de la raza del perro que se elige como mascota. Cada raza y cada perro tienen rasgos de temperamento específicos. Algunos son más propensos al ataque.
  • Es muy útil enseñarles a los niños las normas básicas de respeto por los animales.
  • No es conveniente dejar a un niño solo con un perro, especialmente si el animal es desconocido.
  • Se debe tener mucho cuidado al acercarse a un perro que está comiendo o a una hembra que está con sus cachorros.
  • La aproximación a un perro desconocido debe hacerse con tacto, nunca súbitamente.
  • Es importante familiarizarse con el lenguaje canino. Si no se conoce, lo mejor es mantenerse alejado de los perros extraños.

Es recomendable que el perro tenga un lugar fijo para comer. Ese sitio debe ser relativamente apartado. Si hay personas transitando cerca de él mientras come, esto puede ponerlo nervioso o agresivo.

Si alguien es atacado por un perro que no conoce, lo mejor es conservar la calma. Después, tratar de alejarse lentamente. Se debe evitar mirar fijamente al can, pues lo interpretará como una amenaza.

Las mordeduras de perro leves

Lo normal es que las mordeduras de perro sean leves. En esos casos, es posible darle a la situación un manejo casero. Lo primero que se debe hacer es examinar la lesión para verificar que no es profunda. A veces, los animales nos pueden dañar.

Si el sangrado no es muy profuso, se debe permitir que la herida sangre por unos instantes. Esto hará que se remuevan algunas de las bacterias que puedan estar en la piel. Luego, es conveniente aplicar presión para contribuir a que se detenga el sangrado.

Enseguida se debe lavar la herida con agua caliente durante 5 minutos y luego con agua fría por el mismo lapso. Lo recomendable es utilizar jabón anti bacterias. La herida se seca con gasa o con una toallita de papel. No se deben utilizar toallas ordinarias, ya que podrían contener virus o algunas impurezas.

Lo siguiente será aplicar un ungüento antibiótico y cubrir la herida con un vendaje estéril. La venda debe cubrir por completo la zona afectada. No debe quedar muy suelta, pero tampoco ejerciendo una presión que incomode.

La herida se debe lavar nuevamente cada día con jabón anti bacterias. Después de esto, es necesario cambiar el vendaje. No es recomendable utilizar agua oxigenada, ya que usualmente causa resequedad sobre la piel.

Heridas más graves y complicaciones

Si al revisar la herida se detecta que es profunda, lo aconsejable es acudir al veterinario inmediatamente. Esta medida es especialmente urgente si el sangrado es muy profuso.

Perro sujeto por una persona

Es muy importante verificar si el perro está vacunado contra la rabia. Si el perro es desconocido, hacerle seguimiento durante 10 días. Si al cabo de ese tiempo sigue vivo, probablemente no tiene rabia.

En casos en que es imposible verificar el estado de salud del perro, no se debe dudar en acudir inmediatamente al servicio de urgencias. La rabia es una enfermedad grave que puede conducir a la muerte si no se trata a tiempo.

En todos los casos, si alrededor de la herida aparecen signos de inflamación y enrojecimiento, se debe consultar al médico lo más pronto posible. Lo mismo si el sangrado no se detiene en un lapso de 10 a 15 minutos.

Lo más probable es que un médico recete antibióticos para evitar cualquier complicación. Es importante seguir al pie de la letra las indicaciones sobre dosis y horarios para la toma de estos medicamentos.

Imagen principal cortesía de Viv Lynch.

Categories: Perros Etiquetas:
Te puede gustar