Los perros pueden volverse agresivos por el comportamiento de sus dueños

Si bien hay una creencia de que ciertas razas de canes pueden ser peligrosas, e incluso algunas legislaciones avalan este tema en diversos países, debes saber que -lo más probable- es que los perros pueden volverse agresivos a causa del comportamiento de sus dueños.

Contra la teoría de las razas potencialmente peligrosas

perro agresivo

Salvo excepciones que siempre confirman la regla, la ciencia parece confirmar cada vez más que no hay razas perrunas que presenten una mayor tendencia a comportamientos violentos.

Más allá de que tu peludo tenga pedigree o sea un mestizo recogido de la calle, si el animalito se comporta de manera agresiva, lo primero que debes analizar es qué parte de culpa tienes tú en ello.

Partamos de la base de que cualquier can que sea tratado con violencia puede comenzar a desarrollar comportamientos similares.

Los canes pueden volverse agresivos por motivos diversos. En la mayoría de los casos, las causas de estas conductas son responsabilidad de sus dueños.

Los perros pueden volverse agresivos si reciben un entrenamiento basado en los castigos

En un estudio que se publicó en la revista Applied Animal Behaviour Science, se señala por ejemplo que los perros pueden volverse agresivos si son entrenados con métodos que incluyen el castigo o el refuerzo negativo.

Es así que aumentan las posibilidades de que estos animales gruñan o muerdan a extraños. Es más, incluso pueden hacerlo con los miembros de su familia humana.

Por otra parte, una investigación llevada a cabo en la Universidad de Florida destaca que a pesar de que no todas las razas se comportan de la misma manera, atribuir agresividad a algunas de ellas es poco concluyente. Y esto va más allá de que el tamaño del peludo sí influye en el daño que puede causar si ataca a personas o animales.

Otros motivos por los que los perros pueden volverse agresivos

Lo más certero sería que hablemos de que algunos perros pueden volverse agresivos, independientemente de su raza. Pero no solo un entrenamiento de tipo violento puede desencadenar esta actitud.

La agresividad en los canes también puede deberse al trato cotidiano que se les otorga. Entre otras cosas:

  • Que no se le preste la debida atención
  • Una escasa socialización y educación
  • Las condiciones en que se encuentra (si tiene suficiente espacio, si permanece mucho tiempo atado o pasa buena parte del día solo, etc.)
  • Que no realice la suficiente actividad física

La irresponsabilidad humana, principal causa de que los canes tengan conductas violentas

Así que si tenías alguna duda, convéncete de que un can agresivo suele ser consecuencia, una vez más, de la irresponsabilidad de sus dueños en diversos aspectos.

Recuerda que los perros son animales de manada y que actúan a partir de un sistema de jerarquía. Si no se les ponen reglas claras de convivencia y no se les otorga un buen trato, después no hay que echarles la culpa de su mal comportamiento o de la agresividad que puedan desarrollar.

Se puede aseverar que la agresividad en los peludos es una forma de respuesta ancestral a un determinado estímulo del ambiente. Y aquí se enrolan tanto las experiencias pasadas, el tipo de entrenamiento que reciben y las condiciones de vida que poseen. Todos estos factores, como podrás advertir, dependen de los humanos.

Párrafo aparte para aquellas personas que, deliberadamente, buscan que sus perros tengan reacciones agresivas por diversos motivos. Pero esos ya son temas para desarrollar en otros artículos.

Educa, cuida y quiere a tu perro

Staffordshire bull terrier, perros agresivos

Por eso, si tienes un peludo, hazte responsable de su cuidado y de su buena educación. Ve siempre por lo positivo. Y respétalo como el perro que es. No intentes humanizarlo.

Y, sobre todo, recuerda que si por acción o por omisión de tu parte el animalito se vuelve agresivo, es él y no tú el que pagará las consecuencias. No olvides que estas van desde el abandono hasta el sacrificio.

Socializa entonces a tu peludo, ponle reglas claras y, sobre todas las cosas, quiérelo mucho.

 

Guardar

Categorías: Consejos y curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar