Anorexia en gatos: todo lo que necesitas saber

La anorexia en gatos no es propiamente una enfermedad, sino un signo de otras patologías que pueden afectar de forma grave a la salud del minino.
Anorexia en gatos: todo lo que necesitas saber
Samuel Sanchez

Revisado y aprobado por el biólogo Samuel Sanchez el 31 agosto, 2021.

Escrito por Aylin Stefany Rodriguez Vinasco, 31 agosto, 2021

Última actualización: 31 agosto, 2021

Aunque parezca increíble para los tutores, la anorexia en gatos existe y es un signo de enfermedad que debe tratarse inmediatamente. Incluso, expertos en veterinaria coinciden al señalar que es una de las signologías más frecuentes en esta mascota y que tiene origen en diversas afectaciones.

Hay que recordar que los gatos son animales neofóbicos, es decir, que le tienen fobia a lo nuevo. Al ser amantes de la rutina, pueden estresarse cuando algo raro y diferente ocurre a su alrededor. Así, cosas tan simples para el humano como variar el pienso o la arena, cambiar de piso y la llegada de un bebé a casa pueden desencadenar la anorexia.

Debido a la alta prevalencia de este signo clínico, en este artículo te contamos todo lo que tienes que saber sobre él: qué es la anorexia en gatos, cómo puede afectar su organismo, los síntomas, las causas y el posible tratamiento que podría seguir el veterinario.

¿Qué es la anorexia en gatos?

La anorexia es descrita en artículos científicos como un trastorno de la conducta alimentaria (TCA) en el que el ser vivo que la padece deja de alimentarse. En el caso de los gatos, se habla de anorexia cuando dejan de comer o presentan una pérdida del apetito significativa y persistente.

Expertos de la Universidad Nacional de México (UNAM) explican que los gatos no desarrollan anorexia de un día para otro, sino que empiezan a dejar de comer poco a poco hasta que ya no ingieren nada. Por ello, hacen un llamado para que los tutores estén atentos a este tipo de conductas y brinden atención oportuna si consideran que algo va mal antes de que sea demasiado tarde.

El 95 % de los padecimientos que presenta un gato enfermo se relacionan en cierto grado con la anorexia.

Un gato tumbado sobre tierra.

Mecanismo patológico de la anorexia en gatos

La anorexia felina puede desencadenar Lipidosis Hepática Idiopática Felina (LHIF). Según investigaciones, este es uno de los trastornos del hígado más frecuentes en gatos, resultado de una acumulación hepatocelular excesiva de triacilglicéridos.

La LHIF es una de las causas más frecuentes de la muerte en gatos domésticos, debido a que su organismo requiere alimentarse de forma constante y la condición se lo impide. Además de la anorexia, el estrés y la obesidad son factores asociados a esta enfermedad que se deben tener muy en cuenta.

Tipos de anorexia en gatos

La anorexia felina propiamente dicha hace referencia a la pérdida voluntaria del apetito, es decir, el gato deja de alimentarse de forma consiente pero podría hacerlo a nivel físico. Aún así, esta no es la única razón por la cual un felino deja de comer. Es allí cuando hablamos de diferentes tipos de anorexia en gatos, entre los que se presentan los siguientes:

  • Pseudoanorexia: sucede cuando el gato sí tiene deseos de comer, pero el alimento que se le proporciona o algo en su organismo le causa dolor o molestias al tragar. Así, ante la incomodidad que le produce, prefiere dejar de alimentarse.
  • Anorexia psicológica: es cuando el gato deja de comer porque el acto en sí está relacionado con algún trauma físico o psicológico.

Síntomas de la anorexia en gatos

La anorexia felina se cataloga como un signo de enfermedad y no como una patología como tal. Para los tutores es importante identificar los síntomas que alertan de su presencia, pues el gato anoréxico debe ser intervenido a tiempo para evitar el desarrollo de padecimientos asociados. Presta especial atención si tu gato cumple cualquiera de estos requisitos:

  • Pérdida de peso o adelgazamiento.
  • Atrofia muscular o pérdida de masa muscular.
  • Debilidad y fatiga.
  • Pérdida o mala calidad del pelo.

Ahora bien, el animal puede presentar otros síntomas asociados a la enfermedad de base que produce la anorexia, como los siguientes:

  • Vómito, regurgitación, hipersalivación, tos, fiebre y postura extendida de cabeza y cuello al tragar cuando se presentan trastornos esofágicos y gástricos.
  • Diarrea, vómitos y deshidratación cuando hay enfermedad inflamatoria intestinal.
  • Dolor abdominal, deshidratación y debilidad, signos que alertan de una posible pancreatitis.
  • Ictericia o color amarillo en mucosas, letargo y abdomen distendido cuando hay enfermedad hepatobiliar.
  • Orina y consumo de agua excesivos por cuenta de la enfermedad renal.

Causas

Las causas de la anorexia felina son múltiples y pueden presentarse sin distinción de raza o edad, pese a que hay una prevalencia más alta en gatos de la tercera edad. Esto se debe a que el desgaste de su organismo asociado al paso del tiempo los lleva a desarrollar diferentes enfermedades que se relacionan con la inapetencia.

A continuación, reseñamos las causas más comunes de la anorexia en gatos:

  • Molestias bucales: las infecciones o cualquier tipo de enfermedad que afecte las encías, los dientes o los tejidos blandos de la boca pueden llevar a que el gato desarrolle anorexia.
  • Condiciones del alimento: el cambio de pienso, la textura u olor pueden hacer que el gato evite consumir la comida. Revisa que esta no sea muy dura y prueba a brindar alimentos más palatables.
  • Celo: cuando una gata entra en celo se torna ansiosa y puede dejar de lado la comida para concentrarse en su reproducción. La esterilización es una forma de evitarles estrés y ansiedad a los felinos durante esta etapa.
  • Estrés: los gatos son neofóbicos, así que cualquier alteración en su rutina o dinámica de vida puede llevarlos a estresarse y padecer ansiedad, lo cual desemboca en la anorexia.
  • Infecciones o parásitos: cualquier tipo de infección o molestia por parásitos intestinales o extraintestinales puede hacer que el gato deje de comer, pues estas enfermedades lo debilitan.
  • Enfermedad esofágica: en la que hay reflujo o presencia de cuerpos extraños que generan molestias y dolor a la hora de tragar.
  • Insuficiencia renal, enfermedad intestinal, enfermedad hepática o biliar y enfermedad pancreática: todas estas condiciones causan dolor y molestias internas.

Diagnóstico

Cuando el tutor logra llevar un seguimiento estricto de las conductas de su gato, es mucho más fácil diagnosticar la anorexia. El principal motivo de preocupación es la falta de apetito, así que siempre que se identifique que el gato come poco o deje de hacerlo se debe consultar al veterinario.

Por su parte, el profesional intentará por todos los medios establecer el origen de la inapetencia. Para ello, podrá realizar exploraciones físicas, análisis de sangre, radiografías, ecografías, citologías y biopsias. Además, levantará un informe o anamnesis con los datos suministrados por el cuidador y los recopilados a través de las técnicas mencionadas.

La anorexia es un síntoma inespecífico de muchas enfermedades. Por ello, se deben realizar muchas pruebas diferentes en el gato.

Tratamiento

El tratamiento de la anorexia en gatos dependerá, en gran medida, de la patología de origen. En todo caso, cuanto más rápida sea la atención y puesta en marcha del abordaje clínico, más rápida será la recuperación. Cuando el gato no reviste mayor gravedad y se identifica el origen de la inapetencia, el tratamiento lleva a la pronta mejoría y recuperación del apetito.

En casos más complejos, el manejo incluye la hidratación intravenosa y hasta la alimentación asistida por sonda nasogástrica, la cual va desde la nariz hasta el estómago. También se puede optar por un tubo de esofagostomía, que va desde el esófago hasta el estómago a través de una incisión en el cuello.

Artículos profesionales indican que, en un alto porcentaje, los gatos que requieren hospitalización padecen anorexia, estado que puede agravarse debido al estrés que genera el ingreso hospitalario. El tratamiento siempre consiste en controlar el dolor y aportar una adecuada nutrición al animal, la cual puede darse a través de las sondas citadas.

Un gato en el veterinario por leucemia felina.

Pronóstico de la anorexia en gatos

La anorexia en gatos, así como las enfermedades de base que la producen o de las que es síntoma, tiene un mejor pronóstico si es diagnosticada de forma temprana. Sin importar de qué tipo de anorexia se trate, el gato podrá recuperarse mucho más fácil si recibe tratamiento oportuno. No catalogues la inapetencia de tu gato como algo normal y acude al veterinario cuanto antes.

Te podría interesar...
¿Qué animales pueden sufrir anorexia?
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
¿Qué animales pueden sufrir anorexia?

Casi todos los animales domésticos pueden sufrir anorexia, total o parcial. Sin embargo, las causas pueden ser ligeramente distintas



  • Gasca, A. Guía para el diagnóstico, manejo clínico y terapéutico de pacientes con Lipidosis Hepática Idiopática Felina. Corporación Universitaria Lasallista. 2020.
  • La anorexia en gatos, síntoma frecuente de enfermedad. Boletín Universidad Nacional de México (UNAM). 2018.
  • Fuertes, J., Pérez, R., Hernández, A. Trastornos de la conducta alimentaria. Anorexia y bulimia. Offarm. Vol. 29, 2010.
  • Manejo de la anorexia en el gato hospitalizado. Nutrición enteral por sonda nasoesofágica. Gattos centro Clínico Felino.