Enfermedad renal poliquística en gatos: causas, síntomas y tratamiento

La enfermedad renal poliquística es una condición heredada que avanza de forma lenta pero inexorable. Hasta la mitad de los gatos persas la sufren.
Enfermedad renal poliquística en gatos: causas, síntomas y tratamiento
Samuel Sanchez

Escrito y verificado por el biólogo Samuel Sanchez el 03 febrero, 2021.

Última actualización: 03 febrero, 2021

La enfermedad renal poliquística en gatos es una patología en la que el felino desarrolla quistes en los riñones a lo largo del tiempo. Al momento del nacimiento estos son de pequeño tamaño, pero crecen de forma descontrolada y provocan fallos renales crónicos, sobre todo en animales adultos.

Esta enfermedad es hereditaria y, por ello, existen razas con una mayor predisposición a presentarla. Curiosamente, hasta el 49 % de los gatos persas la sufren, aunque los tutores nunca lleguen a darse cuenta de ello. En el resto de razas, la prevalencia oscila el 16%. Si quieres conocerlo todo sobre la enfermedad renal poliquística felina, sigue leyendo.

Causas de la enfermedad renal poliquística en gatos

La enfermedad renal poliquística es un trastorno hereditario que se da en perros, gatos, humanos y otros mamíferos. En nuestra especie es la patología genética hereditaria más común, pues la mutación que la causa está presente en 1 de cada 800 personas.

En todas las especies citadas, la condición se debe generalmente a la mutación del gen PKD1 —o un análogo de este—. Dicho gen codifica la síntesis de la policistina-1, una proteína esencial para la generación y desarrollo tubular en los riñones. Cuando esta falla, se forman quistes líquidos en los riñones, que disminuyen la funcionalidad del órgano lentamente.

Tal y como indican estudios, esta patología es especialmente preocupante en gatos persas. Debido a la mayor presencia de métodos de análisis genéticos, se han visto prevalencias de la mutación en esta raza de hasta un 49 %. Esta enfermedad es autosómica dominante así que, si uno de los 2 padres la muestra, las crías serán enfermas en el 50 % de los casos.

Un gato persa sobre un fondo blanco.

Síntomas

Todos los gatos poliquísticos tienen quistes en los riñones, pero el número y crecimiento de estos depende de cada individuo. En la mayoría de los casos, el felino no comenzará a mostrar signos clínicos hasta los 7 años de edad de media. Entre los síntomas más comunes, encontramos los siguientes:

  • Mayor producción de orina y consumo de agua: los riñones fallan, así que el organismo intenta compensar la falta de depuración con un mayor consumo de agua y micción.
  • Pérdida de peso y falta de apetito.
  • Náuseas y vómitos.
  • Fatiga y apatía.

Estos signos clínicos son típicos de cualquier animal con fallos renales. Si en algún momento decides hacerte con un gato persa, este debe haber pasado pruebas genéticas que confirmen que no es portador de la mutación en el gen PKD1: aunque esté sano, el animal terminará por desarrollar fallos renales crónicos a lo largo de su vida.

Diagnóstico

El animal enfermo no desarrolla tumores de gran tamaño, así que es difícil —por no decir imposible— detectarlos mediante palpación desde casa. Por ello, el gato con síntomas de fallos renales debe acudir al centro veterinario. El profesional le realizará tests genéticos, pruebas de orina y estudios radiográficos que confirmarán su condición.

Todos los gatos portadores de la mutación genética terminan por tener signos de la enfermedad.

Tratamiento de la enfermedad renal poliquística en gatos

Por desgracia, no existe un tratamiento curativo para la enfermedad poliquística en gatos. El mejor abordaje es la prevención, es decir, realizar pruebas genéticas en cualquier gato persa con historial familiar de la patología. En caso de que este sea portador de la mutación en el gen PKD1, no debería cruzarse ni tener descendencia.

Si por desgracia tu gato ya está enfermo, lo único que puedes hacer es armarte de paciencia y tratar que el fallo renal avance lo más lento posible. Para ello, se deben realizar cambios en la dieta del animal, tratamientos de fluidoterapia, inyecciones para drenar los quistes y dosificación de fármacos para manejar el dolor y los síntomas.

Un gato en el veterinario por leucemia felina.

Una reflexión final

La enfermedad poliquística en gatos es incurable, pero se puede prevenir su aparición. El hecho de que hasta el 30 %-50 % de los gatos de raza persa la sufran es, sin duda, un indicativo de que se requiere una mayor regulación a la hora de reproducir ejemplares para mantener las razas «puras».

¿Hasta qué punto merece la pena tener felinos domésticos bellos si esto acarrea un riesgo tan grande para su salud? Si algo queda claro tras las líneas expuestas, es lo siguiente: es necesario controlar la herencia genética de los animales que nos acompañan, sobre todo si las enfermedades heredadas implican la muerte de la mascota a largo plazo.

Te podría interesar...
Insuficiencia renal del perro: todo lo que debes saber
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Insuficiencia renal del perro: todo lo que debes saber

La insuficiencia renal es una de las enfermedades renales más frecuentes en perros y gatos. Se trata de la incapacidad del riñón para realizar su f...



  • Barthez, P. Y., Rivier, P., & Begon, D. (2003). Prevalence of polycystic kidney disease in Persian and Persian related cats in France. Journal of Feline Medicine and Surgery, 5(6), 345-347.
  • Biller, D. S., Chew, D. J., & DiBartola, S. P. (1990). Polycystic kidney disease in a family of Persian cats. Journal of the American Veterinary Medical Association196(8), 1288-1290.