¿Cuáles son las razas de perros más difíciles de adiestrar?

21 Enero, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Sara Gonzalez Juarez
Puede que estés pensando en ampliar la familia y, sin embargo, tengas necesidades especiales. Antes de decidir, echa un vistazo a las razas de perros más difíciles de adiestrar.

A pesar de que cada perro tiene su propia personalidad, la extensa industria de cría de razas ha seleccionado a lo largo de los años tendencias comportamentales asociadas a la genética. Por ello, aquí podrás leer acerca de las razas de perros más difíciles de adiestrar, ya que seguramente son otros atributos los que se buscaban para ellas.

Si estás pensando en ampliar la familia o te has encontrado con un caso especial del que hacerte cargo —como un rescate o una acogida—, esta oportunidad te será útil a la hora de considerar qué necesidades puede tener el can para desarrollar una vida plena. No te lo pierdas.

¿Cuáles son las razas de perros más difíciles de adiestrar?

Las razas destinadas a trabajos con humanos suelen ser las más fáciles de adiestrar pero, como se detalla más arriba, este no es siempre el objetivo de la selección genética en los canes domésticos.

Muchas veces, las llamadas razas puras son el resultado de muchos años de búsqueda de ciertos atributos —a menudo estéticos— que dejan de lado otros asuntos, como la salud o el comportamiento propio del animal.

A continuación, te mostramos una pequeña selección de las razas de perros más difíciles de adiestrar. También encontrarás algunos consejos para mejorar la convivencia con cada una de ellas.

1. Chihuahua

Esta raza es conocida por el contraste entre su tamaño y su carácter atrevido y dominante, pues puede llegar a ser incluso algo agresiva a veces. Sin embargo, su pequeño porte lo hace muy querido por las personas que no tienen mucho espacio para convivir con un perro.

Para una convivencia adecuada con un chihuahua que pueda tener un carácter difícil, lo ideal es poner los límites desde el principio y ser constante con ellos. La paciencia es fundamental, por supuesto, y criar a los ejemplares desde cachorros también ayuda mucho.

El chihuahua es de las razas de perro más difíciles de adiestrar.

2. Bulldog

La principal dificultad para entrenar a un bulldog radica, principalmente, en su inactividad. Siendo que su fisionomía no es precisamente atlética —resultado, de nuevo, de la búsqueda de características estéticas ligadas a la raza—, además suele hacer gala de un comportamiento relajado. Por ello, cuesta poner a estos perros en movimiento.

Para incentivarlos a moverse es importante crear una rutina de ejercicio que les mantenga activos y darles una dieta que los provea de la energía necesaria para trabajar. Los premios también ayudan, por supuesto.

Un bulldog mirando a cámara.

3. Bloodhound o perro de San Huberto

El can rastreador por excelencia tiene en su mayor aptitud, el olfato, su mayor debilidad. Una vez nota un olor que le interesa o encuentra un rastro, es muy difícil captar su atención y que responda a las llamadas. Esto es común en otras razas rastreadoras criadas para la caza, como el beagle o el basset hound.

Sin embargo, puesto que el olor es lo que más lo distrae, utilizar juegos de olfato para enseñarle al can todo lo que necesita es un buen recurso. Puede parecer complicado, pero existen ya muchas ideas para ello y un profesional de la materia será siempre una buena ayuda.

El bloodhound es una de las razas de perros más difíciles de adiestrar.

4. Chow Chow

El Chow Chow es una raza originaria de China bastante famosa también. Se caracterizan por tener un temperamento calmado e independiente, también tendente a la inactividad.

Sin embargo, lo que más problemas da son sus reservas con los extraños, ya que son perros originariamente seleccionados para ser guardianes: el fuerte vínculo que crea con su cuidador hace que pueda volverse sobreprotector.

Lo mejor para salvar este escollo es, primero, una buena rutina y alimentación que le permita al can tener energía para estar activo y aprender. Para esta tendencia sobreprotectora que muestra la raza, lo mejor es crear unos buenos hábitos de socialización desde pequeño, tanto con otros perros como con humanos.

Un perro chow chow

Las razas de perros más difíciles de adiestrar no tienen la culpa

Como has visto, en algunos casos puedes encontrarte con dificultades a la hora de entenderte con tu compañero canino. Sin embargo, esto no debe ser una razón para abandonar la tarea: un profesional del comportamiento animal o tu veterinario de confianza pueden ser buenas fuentes de recursos para conseguir una convivencia adecuada.

Por supuesto, estas líneas finales deben ser un llamamiento a que la responsabilidad sea siempre el primer objetivo. Todos los animales, al igual que los humanos, son capaces de convivir en paz. Cuando es el can el que tiene dificultades, debe ser el humano el que se adapte a sus necesidades.

Barrera, G., Elgier, A. M., Jakovcevic, A., Mustaca, A. E., & Bentosela, M. (2009). Problemas de comportamiento en los perros domésticos (canis familiaris): aportes de la psicología del aprendizaje. Revista de Psicología, 18, 123-146. Carranza, J., & Almansa, J. C. (2000). Etología. Universidad de Extremadura. Desachy, D. F. (2018). La educación del Perro. De Vecchi Ediciones.