Animales que pueden cambiar de color

Francisco María García · 9 mayo, 2018
Además de camuflarse para sobrevivir, hay especies que cambian de tonalidad para atraer a la hembra o para regular la temperatura de su organismo

Muchos animales cambian de color para confundirse con su entorno y engañar a sus presas o a sus depredadores. Se trata de una eficaz medida, que incrementa las posibilidades de supervivencia en el mundo natural.

Este mimetismo también se hace para llamar la atención del sexo opuesto o para ‘disfrazarse’ de otra especie. Sea como fuere, esta habilidad no deja de ser sorprendente. A continuación, veremos algunas especies de animales que tienen la capacidad de cambiar de color.

¿Por qué algunos animales pueden cambiar de color?

Todos los seres vivos poseen una extraordinaria capacidad de adaptación a su entorno. Para satisfacer sus necesidades de reproducción, de alimentación, y de supervivencia en general, las distintas especies desarrollan habilidades particulares. Y entre ellas, algunos animales han desarrollado la capacidad de cambiar el color de su piel.

Hay distintas razones para ello. Lo hacen por una necesidad de camuflaje, para esconderse de sus depredadores o para volverse invisibles a sus presas y poder sorprenderlas.

Otra función importante del cambio de color es la termorregulación; de esta forma, el color de la piel cambia en función de las necesidades de regulación de temperatura de su cuerpo.

Finalmente, los animales utilizan también el cambio de color como una forma de comunicación. A través de estos ‘códigos’ en su apariencia, son capaces de transmitir una gran cantidad de información entre individuos de la misma o de diferentes especies. Esto ocurre principalmente en situaciones de apareamiento, de lucha, de peligro, etc.

Aunque no todos son tan conocidos como el camaleón, existen muchos animales que pueden cambiar de color. Entre ellos están insectos, reptiles, anfibios, peces y otras especies marinas, aves e incluso algunos mamíferos.

Insectos

Muchos insectos son un ejemplo de mimetismo; se confunden tanto con su entorno, que es muy difícil reconocerlos. Algunos adoptan no solo el color, sino la forma de hojas, pequeñas ramas, cortezas de árboles, etc.

Criar mariposas

A modo de ejemplo, hay mariposas que tienen la capacidad de combinar los colores de sus alas con los árboles donde se posan. Otras incluso tienen en sus alas un diseño que se parece a la cabeza de un animal con ojos grandes. Esto les permite camuflarse de sus depredadores.

La araña cangrejo amarillo dorado tiene la habilidad de cambiar su color para protegerse. Cambia entre el blanco y el amarillo, para poder ocultarse entre las margaritas y los girasoles, y atrapar más fácilmente a sus presas.

Algunas especies de escarabajos también tienen esta capacidad de disfrazarse en la naturaleza; tienen colores brillantes que ahuyentan a sus enemigos. En situaciones de peligro, despliegan un diseño que se asemeja a grandes ojos y una boca llena de dientes afilados.

Reptiles y anfibios

Los camaleones son posiblemente los más conocidos a la hora de cambiar de color; lo hacen gracias a las células especializadas llenas de pigmentos que tienen bajo la piel.

El camaleón pude mimetizarse completamente con su entorno, para volverse prácticamente invisible para sus presas y depredadores. Es capaz de adquirir colores y diseños muy intensos y brillantes para atraer a las hembras antes del apareamiento o para manifestar su estado de ánimo.

Algunas ranas también tienen esta misma habilidad de cambiar del color. Por ejemplo, la rana australiana puede tener una piel marrón con manchas más oscuras o puede volverse verde. El color dependerá del entorno en el que se encuentre, si está en la tierra o un bosque lleno de vegetación.

Rana australiana

Un mimetismo que puede resultar muy peligroso para las demás especies e incluso para el ser humano es el de algunas serpientes. Camuflan sus cuerpos para confundirse con ramas, piedras o arena.

Los peces y otros animales marinos

  • El pulpo mimo es una de las especies marinas más inteligentes y sorprendentes, por su capacidad de imitar a otros animales marinos como serpientes de mar, rayas o medusas. Lo hace no solo a través de los movimientos de su cuerpo, sino también cambiando de color.
  • Algunos peces planos, como la platija o el lenguado, son conocidos también por su capacidad de cambiar de color en función de su entorno; su camuflaje adaptativo es realmente impresionante. Cambian de color al cambiar de hábitat, en solo 8,5 segundos.
  • El caballito de mar posee también la habilidad de cambiar su color, para confundirse con el fondo del océano o con los corales. Este es el único mecanismo de defensa que tiene contra sus depredadores.