Alimentación para gatos con hepatitis

Las recomendaciones dietéticas para la hepatitis se deben hacer de manera individualizada, ya que cambia según la patología que ocasiona la inflamación en el felino.
Alimentación para gatos con hepatitis
Cesar Paul Gonzalez Gonzalez

Escrito y verificado por el biólogo Cesar Paul Gonzalez Gonzalez.

Última actualización: 29 noviembre, 2021

El hígado es un órgano importante para la vida de las mascotas, ya que cumple funciones como desintoxicar y absorber nutrientes. Por esta razón, cualquier enfermedad que impida su labor ocasiona consecuencias fatales. Dentro de las patologías más habituales se encuentra la hepatitis, la cual es una inflamación del hígado que puede poner en riesgo la vida de los gatos.

Por lo común, los signos de alerta de los problemas hepáticos solo son visibles cuando las afecciones son graves. Esto significa que el hígado no tiene la capacidad para realizar sus funciones normales. Una forma de evitar que este órgano se deteriore más es cambiando la alimentación de los gatos para reducir la exigencia de su digestión. Sigue leyendo este espacio y descubre cómo alimentar a un felino con hepatitis.

¿Cómo funciona el hígado en los gatos?

El hígado es uno de los órganos más importantes del cuerpo del animal, ya que se encuentra implicado en varios procesos metabólicos. Al dañarse una estructura tan esencial, las mascotas comienzan a presentar signos clínicos serios que deben ser atendidos pronto. Entre las funciones que desempeña este órgano se encuentran las siguientes:

  • Funciones digestivas: se encarga de absorber vitaminas y grasas durante el proceso digestivo.
  • Detoxificación y excreción: elimina fármacos y toxinas que pueden afectar al organismo.
  • Funciones de almacenamiento: también sirve como un tipo de reservorio que almacena grasas, vitaminas y algunos minerales.
  • Metabolismo (proteínas, azúcares, grasas, vitaminas y hormonas): sintetiza y degrada proteínas, azúcares, grasas y vitaminas para regular el metabolismo general. Además, modula la cantidad de hormonas que viajan por la sangre.

En el momento en el que el hígado es afectado por alguna patología, sus funciones se reducen o se inhiben por completo. Al ser incapaz de absorber nutrientes o de desintoxicar el cuerpo, el organismo no puede mantener la estabilidad de su metabolismo y se deteriora.

El hígado de un perro.

¿Cuáles son las causas de la hepatitis en el gato?

La hepatitis es una patología que puede ser provocada por diversos factores. Por lo común, se encuentra asociada a enfermedades preexistentes que derivan en la inflamación del hígado. Algunas de las causas de este problema son las siguientes:

  • Infecciones en el hígado: por bacterias, virus o protozoarios.
  • Pancreatitis: inflamación del páncreas.
  • Enfermedad inflamatoria intestinal crónica: esta patología engloba una serie de disfuncionalidades del sistema digestivo que impactan también al hígado.
  • Problemas autoinmunitarios: los anticuerpos atacan de manera directa al hígado y los conductos biliares, lo que provoca la inflamación.
  • Peritonitis: infección general del peritoneo que puede afectar a otros órganos.
  • Lipídosis hepática: acumulación de grasa en el hígado del felino.
  • Toxinas y fármacos: la administración de diazepam, tetraciclinas, paracetamol, estanozolol o metimazol sin vigilancia del veterinario puede provocar fallos hepáticos.
  • Neoplasias: masas anormales en el hígado que provocan su inflamación.

¿Por qué debo cuidar la alimentación de mi gato con hepatitis?

La inflamación impide que el hígado lleve a cabo la absorción de ciertos nutrientes. Por lo tanto, los alimentos que sean más difíciles de digerir provocarán que el órgano se lleve al límite, lo que dañará aún más su integridad. Debido a esto, se recomienda proveer una alimentación adecuada para facilitar el tratamiento y la recuperación de los gatos con hepatitis.

¿Qué puedo darle de comer a mi gato con hepatitis?

La mayoría de las patologías hepáticas afectan al apetito de la mascota. Esto ocasiona que el felino rehúya de la comida o se niegue a aceptarla. A pesar de esto, no se recomienda forzar al gato a comer, ya que se podría ocasionar un mayor rechazo a la alimentación. En caso de que siga sin probar bocado, la mejor opción es llevarlo al veterinario para que reciba alimento por una sonda.

Es importante señalar que la hepatitis suele ocasionar desnutrición, por lo que no se debe dejar que el felino se quede sin comer por más de un día. Si tienes cualquier duda, acude a tu veterinario de inmediato para no ocasionarle complicaciones aún más graves a tu mascota.

De forma general, la alimentación de los gatos con hepatitis debe contener entre un 30 y 50 % de grasas “buenas” (monoinsaturadas y poliinsaturadas) en conjunto con un 35 % de carbohidratos. Además, se deben añadir suplementos vitamínicos, minerales y de fibra para complementar la dieta. Por desgracia, es muy complejo formular un menú casero que cumpla con todos estos requisitos.

Dietas comerciales

Afortunadamente, existen dietas comerciales que están diseñadas para otorgar todos los nutrientes que requieren los gatos con hepatitis. El beneficio de estos piensos formulados es que no se necesita agregar nada más al alimento. Con ellos te aseguras de que tu mascota obtenga todo lo necesario para recuperarse por completo.

Recuerda que debes consultar a un veterinario sobre la mejor opción que tienes a tu alcance. Asimismo, antes de modificar su dieta o comprar un nuevo pienso, debate con el profesional en la salud animal si esto es recomendable. No olvides que durante esta patología tu mascota se encuentra débil, de modo que debes incrementar sus cuidados para prevenir cualquier complicación.

¿Puede un gato comer arroz?

Como te podrás dar cuenta, la alimentación de los gatos con hepatitis se encuentra dirigida a facilitar su digestión. Gracias a ello, el hígado se mantiene estable para seguir recuperándose de la patología. Ten en cuenta que cada caso puede ser diferente, por lo que no olvides consultar con tu veterinario cualquier duda o cambio en la dieta del felino.

Te podría interesar...
7 enfermedades mortales en gatos
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
7 enfermedades mortales en gatos

Por mucho que las adoremos, la vida de nuestras mascotas no es infinita. Descubre las 7 enfermedades más mortales en gatos aquí.



  • Tella, S. K., Tavera, F. J. T., & Mayagoitia, A. L. (2001). Lipidosis hepática idiopática felina. Veterinaria México, 32(2), 109-116.
  • Pérez, E. G. (2007). Entender y tratar la lipidosis hepática felina. Revista complutense de Ciencias Veterinarias, 1(2), 490.
  • Case, L. P., Carey, D. P., & Hirakawa, D. A. (1997). Nutrición canina y felina: manual para profesionales (No. Sirsi) i9788481742466). Madrid, España: Harcourt Brace.
  • Gasca Roa, A. (2020). Guía para el diagnóstico, manejo clínico y terapéutico de pacientes con Lipidosis Hepática Idiopática Felina (Doctoral dissertation, Corporación Universitaria Lasallista).
  • Fermín Rodríguez, M. L., & Puchol de Celis, J. L. (2007). Nutrition in the patient with hepatobiliary disease. Canis et Felis (España).