Algunas curiosidades del pulpo

Francisco María García · 18 mayo, 2018
Tiene tres corazones, la sangre azul y es venenoso, aunque lo más destacable de este molusco es su elevado nivel de inteligencia, mediante el que es capaz de mimetizarse con el ambiente e incluso imitar a otros animales para evitar a sus depredadores

Los pulpos provienen de la familia de los cefalópodos, que son moluscos invertebrados de cabezas voluminosas, poseen tentáculos y tienen la capacidad de mimetizarse con el entorno. Vale la pena señalar algunas de las curiosidades del pulpo que no dejan de ser impresionantes.

En la vida marina existen más de 300 especies conocidas de pulpos. Se diferencian entre sí por su apariencia, tamaño y costumbres. Algunas especies son capaces de vivir a más de 4 000 metros de profundidad; otras se mantienen muy bien a mar abierto, incluso en defensa de los depredadores.

Los cefalópodos se caracterizan por sus técnicas de protección a la hora de atacar o retener a su presa. En primer lugar, son capaces de reproducir su entorno a través de avanzadas técnicas de camuflaje; en el caso de los pulpos, incluso pueden imitar a otros animales como las serpientes marinas.

Junto a esta capacidad de mimetismo parecida al calamar, el pulpo cuenta con otra importante herramienta de defensa y ataque: los pulpos poseen un saco de tinta espesa, que suelen expulsar ante cualquier tipo de riesgo.

Inteligencia del pulpo

El pulpo, ¿cómo es?, ¿dónde vive?

El pulpo es un invertebrado que posee ocho tentáculos, donde alberga hasta 40 millones de receptores químicos; son estos receptores los que le permiten el sentido del gusto y el olfato. Su boca es un pico parecido al del loro, que sirve además para trasladar material durante la fabricación de su albergue.

Al carecer de huesos, los pulpos utilizan sus músculos para darle rigidez al cuerpo: los contrae y los relaja. Una peculiaridad que llama mucho la atención es su capacidad de meterse en cualquier espacio; su cuerpo es maleable y, por eso, pueden esconderse en hendiduras muy estrechas.

Los pulpos habitan principalmente en aguas saladas y cálidas. Sin embargo, se han visto especímenes de mayor tamaño en aguas frías. Son por naturaleza carnívoros y se alimentan de peces, crustáceos e incluso algas; en muchos casos utilizan sus tentáculos como señuelo para atraer a su presa. También los usan de forma habilidosa, para abrir almejas o conchas.

Moluscos: pulpo

Ocho curiosidades del pulpo

  1. Poseen tres corazones. Dos de los corazones sirven para bombear sangre a las branquias, mientras que el tercero lo hace al resto del cuerpo.
  1. Su sangre es azul. En lugar de hemoglobina, los pulpos utilizan hemocianina para oxigenar la sangre. El alto contenido de cobre de esta proteína, le da una apariencia azulada a la sangre.
  1. Son venenosos. En mayor o menor grado, los pulpos poseen toxinas que pueden ser irritantes a la piel y las mucosas. El veneno que emplean tiene la capacidad de paralizar a su presa, para luego hacerse con ella. Sin embargo, solo en el caso del pulpo de anillos azules esta toxina tiene efecto sobre el hombre.
  1. Poseen un alto grado de cognición. Los pulpos son reconocidos por su inteligencia. En algunas circunstancias han sido comparados con los delfines, quienes se reconocen por su capacidad de aprendizaje.

Se ha demostrado que son capaces de aprender por medio de estímulos positivos y negativos. Además, tienen la capacidad de recordar sensaciones para evitar la misma situación.

Supervivencia y conciencia

  1. Aplican técnicas de supervivencia. Como parte de sus estrategias de defensa, el pulpo es experto en imitar a más de 15 especies de animales marinos. Entre ellos, muchos de los más venenosos, lo que evita el interés de los depredadores.

Otra curiosidad es que, para su supervivencia, el pulpo es capaz de amputarse un tentáculo como método de escape. Los tentáculos de los pulpos pueden regenerarse; pueden reconocer su extremidad perdida y diferenciarla de la de otras especies.

  1. Poseen conciencia de sí mismos. El pulpo forma parte de ‘La Declaración de Cambrigde sobre la conciencia‘ sobre la conciencia’, un manifiesto que hace un listado de los animales que poseen conciencia sobre sí mismos. Esta capacidad la logra el pulpo gracias a la secreción de serotonina, una hormona relacionada con el estado de ánimo.
  1. Son incapaces de enredarse. En sus tentáculos, los pulpos poseen una sustancia que evita que sus extremidades se enreden. A través de ellas, tiene la habilidad para andar, nadar y agarrar. Para lograr el movimiento, emplean patrones estereotipados que les permite el autocontrol de su cuerpo.
  1. Los pulpos son daltónicos. No pueden diferenciar los matices de rojos y, en ocasiones, tampoco entre el verde y el azul.