Alergias en los gatos

La alergia no es más que una reacción errónea por parte del sistema inmunológico ante un cuerpo o sustancia externa que el sistema inmunológico reconoce como perjudicial, pero que no lo es. Los gatos, como las personas, pueden ser alérgicos a cualquier cosa, pero hay ciertas sustancias que provocan más frecuentemente alergias en los gatos.

 

La picadura de pulga

O más concretamente la saliva que la pulga inyecta al extraer la sangre de su gato es causante de muchas alergias. La manifestación clínica de esta alergia es una inflamación cutánea (dermatitis alérgica). Los síntomas son picores e inflamaciones, por lo que si ve que su gato se lame con frecuencia en la misma zona o se rasca, examine la zona con atención.

Además pueden producirse pérdidas del pelaje en la zona afectada y hasta costras y descamaciones. Si la alergia se desarrolla hasta este punto, es conveniente que lleve a su gato al veterinario, para que pueda recetarle cosas para paliar los síntomas de la alergia y quitarle las pulgas.

Alergias alimentarias

gatos alergicos 2

Las alergias alimentarias se denominan intolerancias, pero básicamente implican que su gato desarrolla una hipersensibilidad inmunitaria hacia cierto tipo de alimentos. Las intolerancias alimentarias pueden aparecer de repente y hacia alimentos que el gato lleva tiempo tomando. Este tipo de alergias puede presentar vómitos o deficiencias respiratorias. Lo mejor para detectar qué alimento es el que está provocando la alergia es cambiarle la dieta completamente al gato e introducir alimentos que no haya probado antes, para asegurar que sea una alergia alimenticia.

Mantener esta dieta durante diez días hasta que desaparezca la afección y luego ir introduciendo poco a poco su comida habitual hasta que se detecte el alimento que produce la alergia. Para poner este proceso en práctica es conveniente asegurarse de que el gato no come otras cosas fuera de la dieta habitual. Una vez detectado el alimento culpable de la alergia, hay que retirarlo de la dieta del gato, procurando introducir el aporte proteínico, vitamínico o los hidratos de carbono que ese alimento proporcionaba a través de nuevos alimentos.

Alergia al comedero

El plástico es otra sustancia que puede producir alergias frecuentes. Si su gato presenta lesiones severas en la cabeza, la cara, los labios o el hocico, es probable que el comedero le de alergia. En ese caso, sustituya el comedero por otro de vidrio, cerámica o acero inoxidable para evitar la reacción alérgica.

Alopecia extensiva

gatos alergicos 3

La alopecia extensiva significa que su gato se lava en exceso, por lo que el pelo se debilita y la piel se inflama. Esta reacción puede darse por diversas causas, como el estrés, pero también puede tener una base alérgica. Esta enfermedad resulta molesta porque produce picor, inflamación y caída del pelaje, pero no es peligrosa para la salud de su gato.

Lo mejor cuando se detecta es llevar al gato al veterinario, quien le proporcionará el diagnóstico y los cuidados adecuados. Hay razas de gatos particularmente propensas a este tipo de alergia, como los gatos siameses, los gatos birmanos, los gatos orientales y los gatos abisinios.

Alergia a los humanos

Al igual que hay humanos alérgicos al pelaje de los gatos, hay gatos alérgicos a los humanos. Los gatos son más propensos a desarrollar este tipo de alergia si son asmáticos. Esto les generará toses, estornudos y falta de aliento, sobre todo, así que el gato tenderá a colocarse en una postura que mejore su ventilación y le ayude a respirar.

Las crisis asmáticas pueden durar varios minutos y pueden ser provocadas por el polvo de las casas, el humo de los cigarrillos, la caspa, la piel descamada que producimos los humanos o algún perfume, ambientador o producto de limpieza. Si usted observa que su gato tiene dificultades respiratorias y se coloca en posturas extrañas para poder respirar, lleve a su gato al veterinario para que pueda ser convenientemente tratado.

¿Hay alguna forma de prevenir la alergia?

No hay formas de prevenir la alergia, pero sí que hay maneras de impedir que las alergias vayan a peor o de que se manifiesten sus síntomas. Para ello lo mejor es administrar controles regulares de pulgas a su gato durante todo el año, administrarle dietas hipoalergénicas (las mejores son los piensos comerciales realizados a base de proteínas hidrolizadas), administrarles ácidos grasos para controlar las inflamaciones y el picor, evitar o controlar las infecciones de piel y las heridas y utilizar medicamentos para disminuir la respuesta alérgica.

Medidas adicionales pueden ser bañar al gato con asiduidad o cambiar la arena de la caja por una arena que no tenga olor, dependiendo del tipo de alergia que presente su gato.

Categorías: Salud Etiquetas:
Te puede gustar