Adiestramiento de los nobles perros lazarillo

A lo largo del tiempo hemos visto cómo los perros tienen la capacidad de llevar a cabo diversas funciones que ayudan a mejorar nuestra vida. Una de las más conocidas y valoradas es la que hacen los perros lazarillo. Son los ojos de aquellos que no ven, y siempre se mantienen en calma sin importar lo que suceda a su alrededor. ¿Alguna vez te has preguntado cómo los entrenan? ¡Te lo contamos!

En España es la Fundación Once Perro Guía la que se encarga de adiestrar a estos nobles animales, que facilitan, y mucho, la vida de los invidentes. No obstante, por todo el mundo existen estos perros lazarillo y el entrenamiento es muy similar. Seguro que te encantará saber cómo funciona. ¡Veamos!

Proceso de entrenamiento de los perros lazarillo

Como es sabido por todos, no todas las razas de perros son válidas para esta labor. Por ello, se seleccionan un tipo de perros que tienen unas características especiales. Aunque por norma general siempre vemos al labrador o al golden retriever, hay otras razas que se usan siempre y cuando cumplan con estos requisitos de personalidad:

Perro lazarillo

  • Deseo de complacer a su dueño
  • Un sentido alto de la responsabilidad
  • Perseverancia, no rendirse fácilmente
  • Iniciativa y resolución
  • Adaptabilidad. Esto implica adaptarse al entorno y a los cambios que puedan suceder en este
  • Instinto protector

Una vez comprobado esto veamos qué tipo de entrenamientos reciben, pues es un adiestramiento exhaustivo que, como vemos, es muy útil porque todos estos animales desempeñan a las mil maravillas su trabajo.

El arnés

El arnés será la manera en la que la persona podrá decirle al perro lo que quiere de él, y en la que el perro le dirá a su dueño por dónde y cómo debe ir. Por ello, en este caso, ambos deberán aprender a llevarlo y usarlo. Lo normal será que el perro vaya a la izquierda con la mayoría del cuerpo delante de la persona, pues es quien lleva la delantera en el paseo.

Para que ambos se entiendan se les enseña a intercambiar una tensión sin fuerza a través del arnés.

La línea recta

Aunque una persona sea invidente, es ella la responsable de orientarse y, aunque mucha responsabilidad recae sobre el perro, la mayoría es de la persona en sí, pues no se debe confiar “ciegamente” en la sola capacidad del animal para hacerlo.

Caminar sin un perro guía es diferente a hacerlo con este, ya que una persona invidente sin lazarillo tendrá que ir tocando todo para saber por dónde va. Sin embrago, el perro guía es entrenado para hacerlo en línea recta y, que de este modo, queden los menos obstáculos posibles en el camino.

El perro siempre caminará en línea recta hasta que se le indique lo contrario, o hasta que un cambio en el entorno le haga modificar el recorrido: por ejemplo un bordillo, una farola o una persona.

Bordillos

Los bordillos pueden suponer un desafío para los invidentes, por lo que los perros lazarillo deben estar muy bien entrenados para ello. Deberá marcar la presencia de un bordillo a través de un acercamiento, es decir que el animal se detendrá y se sentará para que la persona sepa qué debe hacer el gesto de bajar un escalón.

En el caso de las escaleras, el perro se detendrá de pie en la base de la escalera cuando es de bajada, y pondrá las dos patas delanteras sobre el primer escalón cuando sea de subida.

Perro guia en la nieve
Fuente: smerikal

Obstáculos y el tráfico

Cuando se le entrena con el arnés el can debe entender que este es como un ampliación del cuerpo de la persona que lo lleva, por lo que cuando haya que sortear un obstáculo debe haber suficiente espacio para que los dos quepan.

En el caso del tráfico cercano el perro ignorará órdenes de avanzar. Cuando es más lejano, el canino permanecerá de pie o sentado y esperará hasta que los vehículos hayan pasado. No obstante, la persona deberá usar su sentido auditivo para saber cuándo es el momento correcto para cruzar, ya que la capacidad del animal es limitada.

Distracciones

Los perros lazarillo son los ojos de los invidentes y deben estar todo el tiempo pendiente de ellos, ya que un descuido podría ser fatal. Por ello, estos perros son entrenados para no distraerse. No importa lo que ocurra en el entorno, debe mantener la concentración. Se recomienda que cuando veamos a estos perros no los llamemos para acariciarlos, a no ser que estén en una situación relajada y siempre pidiendo permiso al dueño.

¿Quién conoce animales más nobles que estos perros que están dispuestos a pasar por un duro entrenamiento y luego ser abnegados y dar su vida para proteger a sus dueños? Sin duda, no podemos decir más que ¡gracias!

Te puede gustar