Adaptación del gato a un hogar nuevo

Debemos saber que un felino necesita el mismo tiempo que le dedicamos a un canino, aunque parezca lo contrario

La adaptación a un nuevo hogar puede ser algo traumático para una mascota. Algunos animales están mejor preparados que otros para acostumbrarse a una nueva casa; todo depende del carácter de la mascota. Hoy te queremos enseñar cómo los gatos se acomodan a un entorno desconocido.

La mudanza a un nuevo hogar

Hay quienes creen que tener un gato requiere de poco tiempo para sus cuidados y no como ocurre con un  perro; esta idea es errónea. Debemos saber que un felino necesita el mismo tiempo que le dedicamos a un canino, aunque parezca lo contrario.

Pese a estar domesticados, los gatos aún poseen muchas de las características de su etapa como animales salvajes, y solo poco a poco se han ido adaptando a sus nuevas condiciones de vida. Por ejemplo: son animales territoriales por naturaleza y no han perdido esta cualidad con el paso del tiempo.

El territorio le permite crear un entorno de seguridad a la mascota, en donde pueda sentirse a gusto y sin amenazas para desenvolverse con total libertad. La pérdida de este perímetro es muy estresante para ellos, ya que representa su hogar y, además, es el que le da tranquilidad.

Adaptación de un gato a una nueva casa

El momento de introducir un gato a un nuevo entorno es muy importante para la mascota, ya que deberá definir un espacio extraño para él. Poco a poco irá delimitando aquellas zonas en las que desarrollará sus actividades habituales.

El nuevo perímetro

La mejor forma de habituar a un gato –de cualquier edad– a una nueva casa es dejándolo libre en una habitáculo cerrado de tamaño adecuado. De esta forma, el animal se familiarizará poco a poco con su territorio, ya que le permitirá delimitar la parcela que usará a diario. Por supuesto que la ‘marcará’ con sus feromonas.

El espacio debe tener los elementos esenciales que caracterizan su vida como mascota: la caja de arena, su plato de comida y de agua y una zona de descanso o de juegos. Todos estos elementos deben estar separados entre sí por una distancia apropiada: así, la mascota explorará de forma adecuada el territorio.

No todos los gatos son iguales. Algunos son más tímidos que otros.  En estos casos, atención,  el tratamiento ha de ser el mismo; lo que nunca debemos hacer es  presionar al felino.

Podrá esconderse debajo de los muebles y mantenerse alejado de la vista, pero no dejes que esto te alarme; es solo su instinto de supervivencia, y con el paso del tiempo –quizás una semana– se mostrará mucho más social.

Adaptación de un gato a una nueva casa

Mientras más altos sean los muebles o estanterías de la casa, mucho mejor. Los gatos son animales que se sienten mucho más seguros en las alturas. Así que si tu gato es muy tímido, lo mejor es darle sitios en donde pueda escalar y descansar a una altura considerable.

Satisfacer sus necesidades

Ya hemos hablado de algunos elementos que debe tener un gato en este sitio seguro. Algunos son más bien básicos, que no necesitan de una explicación a fondo, como son los platos de comida y agua. Pero el gato necesita otras cosas para una adaptación efectiva en su nuevo hogar.

Como son animales que aún se apegan mucho a sus instintos salvajes, los gatos necesitan de objetos con los que puedan satisfacer sus necesidades de caza, marcaje y aseo. Os recomendamos algunos:

  • Un rascador vertical es una buena idea para la mascota; mientras más alto, mejor, y si posee varios niveles, sería lo ideal. Este objeto le permite al felino afilar o limar sus garras a su antojo, tal y como lo hacían en su estado salvaje hace varios siglos con la corteza de los árboles, marcando así también su territorio.
  • Algún juguete con el que pueda entretenerse y pueda simular la cacería de una presa en la naturaleza. Existen variedades de juguetes con los que puede jugar. Te recomendamos aquellos que sean adecuados para su tamaño. Los que tengan movimiento también son ideales para complacer esta necesidad.
  • Los gatos, como todos los felinos, son muy aseados. Responde más a su instinto de caza que por capricho, como muchos creen. Este acto suelen hacerlo cerca de la caja de arena en donde hacen sus necesidades diarias.
  • También suelen tener un lugar especial en donde restregar su cuerpo y así deshacerse de sus pelos muertos. Te recomendamos enseñarle lo antes posible el sitio adecuado que creas conveniente.
Y para terminar

Una vez que veas que tu mascota se sienta a gusto en este espacio de seguridad, es hora de abrirle las puertas al resto del hogar. Poco a poco se irá familiarizando con los espacios que le rodea y, así su vida transcurrirá con normalidad.

Ten en cuenta que los gatos socializan de forma distinta a la de los perros a la hora de dar paseos; lo hacen cuando los humanos están presentes.

Si no lo hacen, pueden tener graves consecuencias para su salud y no sería extraño que terminaran desarrollando conductas indeseadas.

Te puede gustar