¿Cómo acostumbrar a tu mascota a la jaula?

Francisco María García · 29 diciembre, 2017
A la hora de colocar a nuestro amigo animal en un transportín debemos tener en cuenta una serie de instrucciones sencillas, a la par que fundamentales, para que este no sufra ni lo pase mal

¿Se acercan las vacaciones y quieres llevar tu mejor amigo de viaje con la familia? Antes de nada, será necesario acostumbrar a tu mascota a la jaula y verificar su estado sanitario. No podemos pretender que el animal se sienta cómodo al estar encerrado por primera vez. Por ello, hoy te invitamos a conocer algunos consejos para facilitar su adaptación al transportín.

Elegir y preparar adecuadamente el transportín de tu mascota

Para que tu mascota vaya más segura en vacaciones, sea en automóvil, tren, moto o avión, debes optar por un transportín adecuado. Para elegir bien, es fundamental considerar su tamaño, peso, edad, estado de salud, etc. La jaula debe exceder el animal en tamaño, permitiendo que se mueva, se acueste, gire 360º, se ponga de pie, y se sienta cómodo.

Además, si el viaje se realiza en coche, es importante acompañar el transportín con un bebedero y un comedero apropiado al animal. Sin embargo, es muy desaconsejable ofrecerle alimento justo antes de empezar el viaje.

De hecho, el movimiento y las curvas le podrían ocasionar mareos, náuseas, vómitos, flatulencias y otros problemas digestivos. Lo que sí es indispensable es realizar paradas frecuentes para ofrecerle agua fresca, y así evitar la deshidratación.

La elección del destino

También es fundamental pensar sobre el destino de tus vacaciones. Debemos considerar que, cuanto más diferente el ambiente, menos favorable será para la adaptación de tu mascota. Si llevamos nuestra mascota para dejarla atada o encerrada, quizá sea preferible dejarla con alguien de nuestra confianza o elegir un buen hotel para pets.

Consejos para acostumbrar a tu mascota a la jaula

Respetar su tiempo de adaptación y jamás obligar

Obligar un animal asustado a realizar alguna actividad contra su voluntad puede resultar verdaderamente peligroso. Nuestra mascota puede adoptar una postura autodefensiva al sentirse amenazada o insegura, y reaccionar a través de conductas agresivas. Además, exponemos a nuestro compañero a situaciones de elevado estrés, lo que favorece la aparición de efectos negativos para su salud.

Debemos recordar que la adaptación es un proceso y cada ser vivo lo experimenta de una forma única. Para acostumbrar a tu mascota a la jaula o a un nuevo ambiente, es fundamental tener paciencia y respetar su propio tiempo.

Se trata de estimular la curiosidad de nuestra mascota y recompensar sus actitudes positivas, ya que así favorecemos su adaptación sin perjudicar su bienestar.

‘Presentar’ la jaula a tu mascota: el primer contacto

Para empezar, debemos dejar la jaula al alcance de nuestras mascotas y mantener su puerta siempre abierta. Si tu mascota entra en la jaula voluntariamente y la puerta se cierra, el efecto es contraproducente, porque aumenta la sensación de inseguridad.

Cómo habituar a tu mascota a la jaula

Para estimularlo a querer explorar el interior de la jaula, debemos volverlo más atractivo. ¿Cómo? La forma más simple es poner alguna golosina o algunos granos de su propio alimento justo a la entrada de la jaula. También recomendamos utilizar juegos, elogios y caricias como refuerzos positivos frente a su curiosidad de ‘descubrir’ la jaula.

Al percibir que tu perro ya se muestra tranquilo con la presencia del transportín, podemos pasar a la segunda etapa. Empezamos por poner su comedero a la entrada de la jaula y progresivamente vamos corriéndolo para el medio y, finalmente, para el fondo.

¿Y cómo cerramos la puerta?

La tercera etapa de la presentación consiste en cerrar la puerta y hacer con que tu perro se sienta tranquilo dentro de la jaula. Ello requerirá un poco más de paciencia que las fases anteriores, pues debemos cerrarla progresivamente.

Después de lograr mover la puerta hasta la mitad, llega el momento de cerrarla. Al principio debemos dejarla cerrada apenas algunos segundos para ver la reacción de nuestra mascota. Si el animal se muestra seguro y calmado, podemos aumentar progresivamente el tiempo (segundo a segundo, bien despacio). El objetivo es conseguir que nuestra mascota se esté tranquila cinco minutos dentro de la jaula.

No utilizar la jaula como un ‘castigo’

Para acostumbrar a tu mascota a la jaula, no debemos asociar este objeto a experiencias o sentimientos negativos. Por ello, jamás debemos dejar nuestra mascota encerrada en el transportín como un ‘castigo’. Su jaula debe ser sinónimo de buenos momentos, tranquilidad y seguridad, como una parte de su hogar.

Por último, cabe incidir en que antes de viajar con tu mascota, es fundamental acudir al veterinario para averiguar su estado de salud y obtener su certificado de sanidad.