Una perrita se escapa de jaula para consolar a unos cachorros

Luis Francisco 17 febrero, 2016

La maternidad es algo inherente en todo el reino animal, tanto en los humanos con sus hijos, como en los caninos con los cachorros.

En este artículo os hablaremos acerca de un caso que ha enternecido a todo el mundo, en el que una perra supo estar en el momento justo para consolar y cuidar a unas crías.

Maggie, una perrita sin igual

Fuente: Facebook de Barkers Pet Motel and Grooming
Fuente: Facebook de Barkers Pet Motel and Grooming

Todo ocurrió en la residencia canina Barkers Pet Motel and Grooming de Canadá, una ONG en la que se alojan perros de personas que se van de vacaciones, además de acoger a perros huérfanos o sin hogar, a los cuales se les rescata para cuidarlos adecuadamente y luego darlos en adopción a una familia que los quiera.

En este lugar se encontraba la hermosa Maggie, una canina color marrón perteneciente a la raza Pastor Australiano, los cuales se han caracterizado a lo largo de la historia por ser perros fieles y protectores en todo momento.

Esta hermosa perrita acababa de pasar uno de los momentos más agridulces de su vida, ya que las crías a las que había dado a luz recientemente lograron encontrar una sana familia que los adopto para brindarles su amor y cuidarlos de la manera adecuada.

Si bien esto significaba que los perritos de Maggie tendrían un bonito futuro, ella se sentía devastada por no tenerlos a su lado.

Una madrugada que lo cambió todo

A pesar de que Maggie no contaba con un buen estado de ánimo, lo cierto es que ella no estaba deprimida gracias a lo mucho que se distraía con otros canes, y sobre todo con Alex Aldred, una trabajadora del lugar a quien la canina adoraba muchísimo.

La vida de esta canina en el recinto se limitaba a dormir largas siestas, salir a tomar el sol y pasear un poco al aire libre, recibir todo el cariño del mundo por parte de Alex y disfrutar de las deliciosas comidas que allí les sirven.

Aún con la ausencia de sus cachorros, la vida de esta perra transcurría normalmente hasta la madrugada del 30 de enero, en el que cambió absolutamente todo.

La llegada de los cachorros

Fuente: Facebook de Barkers Pet Motel and Grooming
Fuente: Facebook de Barkers Pet Motel and Grooming

En esas horas todos los caninos dormían tranquilamente en sus respectivas jaulas de metal, hasta que sus plácidos sueños se vieron interrumpidos súbitamente por los llantos de una serie de cachorros que acababan de ingresar al recinto, ya que no contaban con una madre que los cuidara y velara por ellos.

Al ser su primera noche en el centro, los pequeños se encontraban asustados e inseguros, por lo que sus llantos eran la manifestación natural del estado en el cual estaban, al no conocer el lugar y sentirse completamente desamparados.

Ante este hecho, Maggie se sintió conmovida por la fragilidad de los cachorros, y decidió escapar de su jaula para buscarlos y hacerles compañía.

Apenas  logró salir del espacio en el que descansaba, la canina empezaría a buscar en el largo e iluminado pasillo la jaula de los perritos para estar con ellos.

Una vez que la encontró se le hizo imposible entrar, sin embargo, en ese momento sintió un ruido cercano y se acercó para ver de qué se trataba, llevándose la grata sorpresa de que era su amiga Alex, la cual había entrado para cerciorarse de que todo se encontraba en orden.

Una madre ejemplar

Si bien Maggie siempre le había demostrado un amor indiscutible, su actitud en ese momento fue mucho más alegre de lo normal, intensificándose aún más en el momento en que se encontraban de frente a la jaula donde estaban los perritos.

Alex en ese momento comprendió que la hermosa canina marrón le estaba pidiendo que le dejara estar con ellos, ante lo cual la trabajadora del recinto decidió abrir la jaula y permitirle a Maggie entrar.

Una vez dentro, la canina se acurrucaría con ellos y les haría sentir en confianza, llegando al punto en que esa noche lograron dormir juntos sin ningún tipo de inconveniente.

Ante este hecho enternecedor, los trabajadores del recinto han decidido dejar que Maggie se mantenga siempre con ellos hasta el día en que alguien los adopte.

Indudablemente, este es un hecho que refleja cómo el instinto materno lleva a proteger y amar incondicionalmente a alguien, aún cuando no sean tus verdaderos hijos.

Fuente de las imágenes: Facebook de Barkers Pet Motel and Grooming

Te puede gustar