Los 6 trastornos de la conducta más comunes en perros

04 Diciembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Sara Gonzalez Juarez
Existen múltiples problemas de conducta en perros que pueden suponer un verdadero quebradero de cabeza para el tutor. Algunos de ellos se pueden solucionar desde casa y otros requieren atención profesional.

La compañía de los perros, los animales domésticos por excelencia, es una de las mejores cosas que nos pueden pasar en la vida. Sin embargo, y como todo, aprender a convivir con ellos y entenderlos adecuadamente es imprescindible para evitar la aparición de los llamados trastornos de la conducta en perros.

Todo el mundo se ha encontrado con alguna dificultad en el campo de la educación canina. Si te interesa el tema, aquí te contamos brevemente alguno de los problemas de conducta en canes que podrían ser motivo para acudir a un especialista.

El comportamiento de los perros

Sobra decir que cada perro, igual que cada animal humano o no humano, tiene su propia personalidad. Las tendencias comportamentales derivadas de la genética o la raza no son más que una base modificable y variable.

Para poner un contexto, vamos a dar unas cuantas pinceladas al comportamiento de los perros como especie en la siguiente lista:

  • Son animales gregarios: los canes viven en grupo, ya sea con humanos o con otros perros. Es esperable que muestren conductas sociales y busquen la compañía del tutor con asiduidad.
  • Son jerárquicos: dentro del grupo, hay ejemplares dominantes y sumisos, por lo que es importante conocer las señales que indican cualquiera de las dos actitudes.
  • Pueden ser territoriales: en especial los machos sin castrar, lo normal es que necesiten su espacio y lo marquen.
  • Necesitan de una serie de cuidados indispensables para su bienestar: a diferencia de otras especies, los perros necesitan salir, enriquecimiento ambiental, educación y otras cosas que los hacen relativamente dependientes del tutor.
  • El olfato es una gran parte de su mundo sensorial: para un perro puede ser peor perder el olfato que la vista o el oído. Este sentido puede ser  parte de las causas de algún trastorno de la conducta en perros.

Seis trastornos de la conducta en perros

Después de esta breve introducción al carácter de estos cánidos, aquí encontrarás algunos de los trastornos de la conducta en perros más comunes. Cualquiera de ellos puede ser motivo de visita a un especialista, así que no te lo pierdas.

1. Agresividad

La agresividad en perros es uno de los primeros motivos de abandono en canes de dos años o menos. Una conducta agresiva en un can es algo que instintivamente produce una respuesta de miedo y rechazo al tutor, pero no por ello se debe dar por perdido al ejemplar.

Muchas veces, la agresividad tiene origen en factores que se pueden corregir. Aquí tienes unos cuantos de ellos:

  • Enfermedad o dolor: un comportamiento agresivo de aparición repentina o desproporcionada puede estar relacionado con que el perro sienta dolor o tenga alguna enfermedad, como la rabia.
  • Mala socialización: si el perro no ha aprendido a relacionarse bien, ya sea con humanos o con otros animales, es posible que no esté interpretando bien las señales que le llegan o sienta miedo de los demás.
  • Traumas: los perros con un pasado de violencia o abandono pueden reaccionar de forma agresiva ante el acercamiento o ciertas situaciones que les recuerden a esos traumas. Normalmente, en el fondo de la mayoría de las conductas agresivas se encuentran el miedo y la inseguridad.
La agresividad es uno de los trastornos de la conducta en perros.

2. Coprofagia

Este término se refiere a la ingestión de heces por parte del perro. Es un comportamiento relativamente común, en el que intervienen factores como los problemas digestivos, la ansiedad o incluso la obsesión por la limpieza de su espacio.

Si la coprofagia se hace de forma compulsiva o repetitiva a lo largo del tiempo, sí se podría incluir dentro de los trastornos de la conducta en perros y sería necesario acudir a un especialista.

3. Ansiedad por separación

Los signos de ansiedad por separación son muchos y no exclusivos de este trastorno. Lo más significativo suele ser lo que se encuentra al llegar a casa: destrozos en muebles o enseres, deposiciones anormales, contacto físico y alegría desmedida al volver el tutor suelen ser habituales.

También hay conductas de ansiedad antes de que el tutor se vaya, como tratar de impedirle que salga o paseos nerviosos.

La ansiedad por separación es causa de mucha angustia en el perro, por lo que transmitirle seguridad y crear un clima de independencia y seguridad en el hogar es muy importante para corregirlo. Por supuesto, la ayuda de un etólogo canino es casi imprescindible para abordar este trastorno.

4. Deposiciones anormales

Orinar y/o defecar dentro de casa puede ser causa de un accidente, pero cuando esto ocurre de forma continuada, es necesario hacer un diagnóstico diferencial para descartar causas orgánicas. Algunos de los motivos psicológicos que pueden ocasionar deposiciones son los siguientes:

  • Ansiedad por separación o por otras causas, como un cambio de hábitos.
  • No haber enseñado al can correctamente a evacuar en la calle.
  • Comportamientos de excitación o sumisión que cursan con incontinencia.

5. Fobias

Al igual que los humanos, los perros también pueden desarrollar miedo irracional —o fobia— a determinados estímulos u objetos, como coches, personas o ciertas situaciones —como ir al veterinario—. Los canes manifiestan el miedo a través de señales como la salivación excesiva, dilatación de pupilas, parálisis y micción o defecación, entre otras.

Normalmente, estos miedos nacen de no haber tenido suficiente contacto con dichos estímulos o por algún tipo de trauma. Es importante tener paciencia y acudir a un especialista etólogo para solucionarlo.

6. Mascado patológico

La conducta de masticación es natural en los cánidos, especialmente en los cachorros. Sin embargo, cuando esta se manifiesta de forma compulsiva o continuada, es necesario plantearse si el tutor está ante uno de los trastornos de la conducta en perros.

Es importante corregir este mascado patológico para evitar problemas dentales o digestivos, como la ingestión de cuerpos extraños. Como siempre, la paciencia y el cariño son claves para corregirlo, ya que son problemas sobre los que el perro no tiene control consciente.

¿Cuántas palabras puede entender un perro?

Pedir ayuda para los trastornos de conducta en perros

Como conclusión, es necesario reiterar que la ayuda de un profesional, ya sea veterinario o etólogo, muchas veces es la clave para solucionar estos trastornos de la conducta en perros. Por supuesto, el tutor también debe ejercer la paciencia, el cariño y la constancia que sabemos que ellos tendrían con nosotros.

Velásquez Pulgarin, A. F., Bernal Velasco, M. A., & Suarez Cárdenas, M. A. (2016, julio). Conductas estereotípicas y compulsivas en perros y gatos; diagnostico y tratamiento. Revista CENderos6. http://mail.cen.edu.co/investigacion/volumen6.pdf#page=10
Frid, M. H. (2004). Etología clínica en perros y gatos. UNAM.