6 enfermedades del perro en otoño

Camila O.Thomas · 19 octubre, 2018
Debido a la llegada de los fríos vientos es normal que el cambio de estación provoque enfermedades del perro en otoño

A muchas personas les encanta el otoño, aunque existen muchas enfermedades del perro en esta época del año. Durante el otoño cambian las hojas de color y comienzan los fríos vientos que preceden al invierno. Finalmente, se tiene un respiro del calor implacable del verano.

Desafortunadamente, el otoño también implica una serie de riesgos para nuestros perros, y es que el frío hace que los perros sean propensos a contraer enfermedades. A continuación, te indicamos algunas de las afecciones más frecuentes de los perros en esta época:

Enfermedades del perro en otoño

1. Bajada de defensas

Al igual que todos los animales, los perros sufren de una repentina baja de defensas durante el otoño. Las cantidades menores de vitamina D, que nos da el sol durante el verano, hacen que nuestro sistema inmune sea más débil. Los perros pueden enfermar más fácilmente que en otras épocas del año.

La baja de defensas provocada por el cambio de las temperaturas puede ser fácilmente compensada con una dieta adecuada. Una mayor ingesta de nutrientes puede evitar que el sistema inmune de tu perro se debilite.

2. Leishmaniosis

Debido a que el sistema inmune de los perros se encuentra debilitado en otoño, el riesgo de contaminación por bacterias y virus es mayor.

La leishmaniosis es transmitida por un mosquito que suele darse a finales del verano, y tarda algunas semanas en mostrarse. Por esta razón, los dueños deben estar muy atentos a los síntomas: recuerda que esta enfermedad debe ser tratada por un veterinario.

Leishmaniosis en perros: tratamiento

3. Tos de la perrera

La tos de la perrera es el nombre coloquial de la traqueobronquitis, una de las enfermedades del perro más frecuentes durante el otoño. El riesgo de contagio es muy alto en sitios de mucho contacto entre canes: los parques para perros y las guarderías caninas son focos de infección muy comunes.

La tos de la perrera es una enfermedad infecciosa similar a una gripe, que causa tos y estornudos, y que incluso puede provocar fiebre. En algunas ocasiones la tos de la perrera puede curarse sola en varios días. Sin embargo, es recomendable que los perros sean llevados al veterinario para recibir atención médica adecuada.

4. Parásitos

Contraer parásitos es bastante común durante todo el año, pero el riesgo se incrementa en otoño. Las pulgas y las garrapatas se contagian de unos perros a otros en los paseos sociales porque el frío aún no es lo suficientemente fuerte para eliminarlos.

Además de lo incómodo que puede resultar eliminar por completo una infestación de pulgas o garrapatas, estas llevan consigo otros peligros. Muchas enfermedades son contagiadas de unos perros a otros a través de las picaduras de garrapatas. Consulta con tu veterinario cuál es la mejor opción preventiva para tu perro.

5. Artrosis

Desafortunadamente, la artrosis es una de las enfermedades del perro que más comúnmente afecta a los canes ancianos. Se trata de una afección dolorosa que no tiene cura, y es que el dueño de un perro con artrosis solo puede intentar aliviar los síntomas.

Durante el otoño las temperaturas disminuyen y, por esta razón, los dolores se incrementan. Para evitar los dolores de la artrosis los perros deben mantenerse abrigados: mantas gruesas y cojines cómodos aliviarán los dolores causados por esta afección. Cuando vaya a salir a pasear es necesario que el perro lleve un abrigo suave y, sobre este abrigo, un chubasquero para evitar mojarse con la lluvia.

Muda de pelo en perros

6. Muda de pelo

Aunque no es una de las enfermedades del perro, la muda del pelaje es un fenómeno que puede afectar la salud de nuestros canes.

Los perros cambian su pelaje durante todo el año. Sin embargo, este proceso se enfatiza con los cambios de estación, particularmente de verano a otoño. Esto se debe a que durante el verano el pelo de los perros se vuelve fino y ligero. El calor hace que los animales que están cubiertos de pelos intenten estar un poco más frescos.

Cuando llega el otoño, el manto del verano se vuelve inservible. Los vientos fríos hacen que el pelaje de nuestros perros cambie para volverse más grueso. Durante la muda del pelaje es muy necesario que los dueños cepillen el pelo de sus perros. De esta manera, se removerán los cabellos caídos y el pelaje podrá crecer más sano.

Si el pelaje viejo no se remueve, nuestro perro podría comenzar a sufrir enfermedades de la piel por un exceso de ácaros. Estos son los causantes de ampollas y alergias bastante incómodas.

Lo más importante durante el otoño es que mantengas cálido a tu perro y que evites los cambios bruscos de temperatura. Además, intenta adaptar su dieta para que obtenga una mayor cantidad de vitaminas B, C y D. De esta manera, reducirás las deficiencias que pueda tener su sistema inmune.

No te asustes si tu perro enferma durante el otoño, ya que es algo bastante común. Eso sí, si tu can comienza a mostrar síntomas de enfermedades, llévalo al veterinario sin dudar.