Gripe en perros: síntomas y tratamiento

Esta enfermedad contagiosa es habitual en protectoras o perreras, ya que se propaga vía aérea; para paliarla el método es muy similar al de los humanos, por lo que la mascota debe beber mucho líquido y ha de estar bien abrigada, mientras que la prescripción de antibióticos es cosa del veterinario

La gripe es una enfermedad muy común, tanto en humanos como en animales. La gripe en perros tiene la particularidad de ser muy contagiosa entre los individuos, así que os enseñamos a tratarla con efectividad.

Una enfermedad viral

La gripe es una enfermedad transmitida de forma aérea de individuo a individuo, muy común durante los cambios de temporada. La enfermedad no es mortal, pero puede complicarse y derivar en algo más grave, como ocurre con la gripe humana.

Se caracteriza por presentar estornudos, tos y secreciones tanto nasales como bucales, que pueden llegar a obstruir los canales del animal. Si bien se propaga de forma aérea, el virus puede quedar activo en las superficies de objetos e incluso de algunas personas que hayan tenido contacto con animales infectados.

Prevenir la gripe en los perros

Pero esto no implica que los perros contraigan la enfermedad de humanos y de perros hacia nosotros. De hecho, cada virus tiene una genética similar con diferencias sutiles que hacen que afecte a cada especie de forma individual.

La gripe en perros es bastante recurrente en refugios y perreras, donde el control sanitario no esté verificado o controlado. El clima influye en la proliferación del virus debido al alto porcentaje de creación de resfriados entre la población, lo que hace que su transmisión sea más sencilla.

Los parques para perros y otras zonas públicas presentan también un alto porcentaje de contagio, gracias a la gran cantidad de población que hace vida en estos sitios. La mejor estrategia a la hora de pasear es no recorrer los sitios en donde otros dueños paseen a sus mascotas.

Síntomas de la gripe en perros

Existen razas más vulnerables a padecer esta enfermedad, gracias a la formación craneana de su cuerpo. Las especies braquicefálicas suelen ser las más afectadas durante esta época de enfermedades. En cualquier caso, los síntomas de la gripe en perros son los siguientes:

  • Estornudos constantes.
  • Posible fatiga.
  • Secreción de las mucosas.
  • Deshidratación por las secreciones.
  • Fiebre.
  • Tos.
Perro resfriado: síntomas

Posibles tratamientos

Tratar la gripe en perros es bastante sencillo de hacer, para lo que tenemos pocos cuidados pero sí vigilancia constante del animal. Recordemos que esta enfermedad si no es atendida correctamente, puede terminar en otras más mortales, como neumonía e incluso moquillo.

Lo principal sería visitar al veterinario para descartar estas enfermedades cuyos síntomas son parecidos. Una vez que se descarten las opciones más graves y se verifique que es solo una gripe, es hora de empezar el tratamiento.

Recordad que la fisiología de los humanos es muy distinta a los de los animales, así que no debe pasarles por la mente aplicar cualquier antibiótico o antigripal que consigan en la farmacia.

Una vez que tengan el antibiótico indicado para su mascota, lo mejor es seguir las indicaciones que el veterinario pueda dar al respecto. Una equivocación en la dosis puede ser mortal.

De igual forma, recordad darle suficientes líquidos a tu mascota para mantenerla hidratada y fuerte. La enfermedad hace que se le seque mucho el cuerpo y se queden sin mucosa, lo que hace que se les irrite la piel.

Los perros no beben agua, sino que la muerden

Mantén a tu mascota abrigada; el animal sentirá un frío inclemente debido a la fiebre y darle un manta para que se cobije es una buena idea. Te lo agradecerá.

Cómo prevenir la gripe en perros

Para esta enfermedad existe una cura, como en la variante humana. Aun así, nos podemos evitar el mal rato haciendo unas actividades sencillas.

Por ejemplo, una alimentación balanceada hará que nuestro compañero tenga sus defensas elevadas y pueda hacer frente al virus por su cuenta y no enfermarse del todo. De igual forma, el ejercicio constante es una buena idea para subir sus defensas.

Trata de limpiar las superficies en donde pase tu perro, así eliminaras las bacterias y tendrás limpio el entorno en donde hace su vida. De igual forma, no deberías dejar que se acerque a las corrientes de aire; la enfermedad se transmite mayormente por este elemento, y no queremos que se resfríe por accidente. ¿Cierto?

Igualmente, trata de utilizar rutas alternas a los parques y plazas; probad con playas e incluso el campo si está disponible. En esos lugares la mascota lo disfrutará al máximo y sabemos que tú también. Además, se pueden hacer juegos que en otros sitios no se podría.

Te puede gustar