6 animales subterráneos y sus hábitos de vida

Son criaturas que evitan aparecer en la superficie porque puede ser peligrosa para ellas y, sin embargo, viven bajo tierra sin ninguna dificultad; se adaptan a la falta de luz y oxígeno

Aquellas especies que viven bajo tierra son conocidas como ‘edáficos’ y en algunos casos no salen a la superficie salvo en contadas ocasiones. Estos animales subterráneos se han podido adaptar a la falta de luz y oxígeno de forma tal que incluso algunos nacen con los ojos cubiertos de piel. Conoce sobre algunos de ellos en este artículo.

¿Qué animales subterráneos existen?

Nos llama mucho la atención que haya criaturas capaces de sobrevivir bajo tierra y que incluso salir a la superficie les parezca peligroso y traten de evitarlo al máximo. A continuación te contamos cuáles son los animales subterráneos más curiosos:

1. Topo

Cuando pensamos en vida bajo tierra, automáticamente se nos viene a la mente la imagen de un topo -foto que abre este artículo- con sus ojos pequeños y casi ciegos, sus patas ‘que miran hacia atrás’ y su largo hocico.

El topo es como una máquina excavadora y puede hacer hoyos muy profundos en cuestión de minutos. Una vez debajo de la tierra, su nariz le permite hallar alimento -principalmente lombrices- y escapar de los peligros.

2. Lombriz

Ya que hablamos del alimento de los topos, también nos referimos a él porque se trata de otro de los animales subterráneos más conocidos. Las lombrices de tierra pertenecen a la familia de los anélidos y son capaces de excavar galerías en busca de comida.

Lombrices: curiosidades

Al tener respiración cutánea, necesitan estar en un ambiente húmedo; por eso muchas veces salen a la superficie por las noches. Las lombrices son muy voraces: pueden ingerir hasta el 90% de su peso por día… ¡Y eso que no tienen dientes!

3. Armadillo rosado

Este mamífero conocido también como ‘pichiciego’ es el más pequeño de toda la familia de armadillos -mide unos 10 centímetros- y lleva ese nombre debido a que su caparazón es de color rosa pálido. Además presenta pelos blancos en el vientre.

Armadillo rosado: información
Fuente: https://nonstoppeople.es/

Se trata de un animal nocturno que solo sale a la superficie para buscar alimento: hormigas, larvas, caracoles, gusanos, raíces o plantas. Si se siente amenazado puede cavar en la tierra y escaparse entre galerías subterráneas. Es muy difícil encontrar un armadillo rosado ya que casi no pasa tiempo ‘al aire libre’ y porque su población se ha reducido bastante.

4. Escorpión

Los escorpiones o alacranes son otros de los animales subterráneos que, afortunadamente en este caso, no se ven demasiado en la superficie. Estos artrópodos familiares directos de los arácnidos se caracterizan por sus manos en forma de pinzas y su cola que termina en aguijón con el que puede inyectar veneno.

Diferencias entre vertebrados e invertebrados: escorpion

Viven en terrenos arenosos y rocosos y se esconden bajo tierra durante el día para evitar ser atrapados por las aves, serpientes o lagartos. Se alimentan de insectos y arañas, acechan a sus presas en los alrededores de sus refugios.

5. Jerbo

El gerbil de Mongolia o Gerbasio es un mamífero roedor de pequeño tamaño, similar a una rata, que vive en áreas secas y arenosas de China y Mongolia. Durante el día descansa y se protege de los peligros en madrigueras muy profundas excavadas en la tierra. Sale por la noche para buscar alimento, sobre todo vegetales y semillas.

Jerbos como mascota

El Gerbo tiene un cuerpo cubierto de pelo -cuando nacen son pelados- y su cola es larga. Se trata de un animal bastante territorial, sobre todo las hembras en etapa fértil, pero esto no les impide convertirse en una mascota cada vez más popular en Asia.

6. Hormiga

Por último, uno de los animales subterráneos más impresionantes que existen debido a su capacidad de trabajo en equipo y a la cantidad de ejemplares que pueden vivir en una misma colonia.

Hormiga guerrera africana

Las hormigas forman su ‘hogar’ excavando en la tierra, aunque también amontonan diferentes materiales por encima de la superficie (esos famosos montículos que nos alertan sobre su presencia). En el interior del hormiguero vive la reina, los zánganos, las larvas y las obreras, todos en armonía y cada uno dedicado a su tarea específica.

Te puede gustar