5 maneras de demostrarle a tu perro que lo quieres

No tienen por qué ser relativas a cuestiones materiales, porque los canes agradecen más el hecho de que sus dueños pasen más tiempo con ellos; también estarán más contentos con una buena comida, por ejemplo

Los perros son un miembro más de la familia. Nosotros somos felices con su simple presencia y ellos son felices con nuestras muestras de cariño. Sin embargo, siempre podemos obsequiar a nuestros animales de una manera nueva, por lo que te invitamos a descubrir nuevas maneras de demostrarle a tu perro que le quieres.

Cómo demostrarle a tu perro que le quieres

Los animales no son seres materialistas y, aunque comprarles juguetes está bien, suelen disfrutar más de otras cosas. Agradecen mucho más que pasemos tiempo con ellos, que les demos un paseo especial de vez en cuando o que les premiemos porque sí a que les compremos cosas.

Para demostrarle cariño a tu perro no hace falta gastar dinero, aunque una pequeña inversión en comida, en una cama mejor o en un arnés más cómodo nunca están de más. Hay muchas otras maneras de decirle a tu perro que le quieres, pero estas son unas cuantas ideas:

1. Correa más larga

El paseo es el momento más importante y emocionante del día de tu perro. Un paseo de calidad incluye tiempo para olisquear los alrededores y dejar sus olores en las esquinas que crea conveniente, y no darle tirones de la correa.

Correa larga para perro

Una correa más larga le permitirá moverse con más libertad sin sentir la tensión en el arnés o en el collar. Una correa que esté próxima a los dos metros tiene un tamaño suficiente para seguir teniendo a tu perro cerca y controlado, pero dejará que él se mueva sin estar tirando con mucha frecuencia.

Una correa larga y fija –deshazte de las extensibles– es el primer paso para empezar a pasear sin tirones, ni por la parte de tu perro ni por la tuya. Una correa larga abre la posibilidad de empezar a mejorar también los paseos.

2. Dale una comida mejor

El pienso tiene un sabor aburrido, y los piensos baratos suelen ser perjudiciales para la salud. Como dice el refrán, “somos lo que comemos”, y la comida de mala calidad le pasa factura a tu perro. No solo en su salud, sino también en su estado de ánimo.

Cómo variar la comida de mi perro

Plantéate buscar un pienso mejor para tu perro. En las tiendas para animales hay muchas gamas diferentes, y seguro que dentro del rango de precios que te puedes permitir tienes más opciones que aún no has explorado. A través de la comida puedes demostrarle a tu perro que te preocupas por él.

También puedes pensar en cambiar la dieta de tu perro a una con alimentos naturales; o puedes cocinarle de vez en cuando. Hay unas cuantas recetas sencillas que puedes prepararle de vez en cuando y que ambos disfrutaréis: tu compañero por salud y tú por verle feliz.

3. Jugad con la nariz

El sentido más importante en los perros es el olfato. Sin embargo, para los humanos es tan poco importante que tendemos a olvidarlo. Durante los paseos los canes deben olfatear todo lo que quieran y todo lo que necesiten, pero la nariz es un órgano que se puede explotar en muchos otros juegos.

Beagle rastreando

Los juguetes basados en olisquear y seguir rastros son muy divertidos para los perros, además de ser relajantes y hacerles sentirse más contentos. Los juguetes interactivos se basan en este sentido, pero además podemos hacer juegos más sencillos. Así puedes demostrarle a tu perro que te preocupas por él y por su disfrute.

Por ejemplo, corta algo de comida que le guste mucho en trozos muy pequeños. Puede ser un trozo de queso, una salchicha, jamón o incluso una galleta para perros. Espárcelo por el suelo de una habitación, cuánto más extendido mejor, y deja que el perro vaya buscando y comiéndose los trocitos.

4. Di menos “no”

Cuando le decimos “¡no!” a un perro no le estamos aportando ninguna información. El perro sabe que estamos disgustados con él, pero no qué queremos que haga. Un ejercicio que hará mucho más feliz a tu perro y que te evitará mucha frustración en el futuro es aprender a no decir “no”.

Educación del labrador

En cambio, puedes aprender estrategias alternativas: dar una orden positiva o evitar que el perro se porte mal son dos de las más útiles y que mejor os van a venir. Una de las maneras más efectivas de demostrarle a tu perro que le quieres es dejar de corregirlo y, en cambio, alabarle cuando lo hace bien.

Por ejemplo, si no quieres que el perro se suba al sofá, es mucho más informativo y amable decirle “baja” que decirle “no”. Si no quieres que tu can rebusque en la basura, es mucho más fácil tener el cubo guardado dentro de un amario que reñirle cada vez que se acerque a él.

5. Id a clases de obediencia básica

En unas clases de obediencia básica tu perro y tú aprenderéis a comunicaros mejor y dispondréis de herramientas muy útiles para el día a día. Tu perro estará más feliz porque sabrá ganarse tus alabanzas y sus premios. Y tú sentirás orgullo de tu perro porque ha aprendido a obeceder.

Educación positiva en perros

Para hacer estas clases de obediencia, busca a un educador en positivo que trabaje sin castigos y sin dolor. Se le puede enseñar a hacer cualquier cosa a tu perro sin necesidad de collares de pinchos, castigos o toques. No permitas que nadie castigue o maltrate a tu perro.

Queremos a nuestros perros como los miembros de nuestra familia que son. Sin embargo, siempre podemos mejorar su vida, y no tiene por qué ser difícil o caro. Tu perro agradecerá cualquier cosa que hagas para mejorar su bienestar.

T

Te puede gustar