5 curiosidades ‘sexuales’ en los animales

Yamila · 3 mayo, 2018
La más llamativa, por decirlo de alguna manera, es la de aquella especie que se come a su pareja tras la cópula, aunque también destaca el caso del macho que se queda 'embarazado' tras el parto de la fémina

Muchas veces nos sentimos atraídos y asombrados por algunas cuestiones que suceden en la naturaleza. No podemos comprender los hábitos de ciertas especies, debido a que no son iguales a los nuestros. En este artículo te contaremos algunas curiosidades ‘sexuales’ en los animales… ¡Realmente son extrañas!

Ejemplos de curiosidades ‘sexuales’ en los animales

¿Puedes creer que una hembra se coma a su pareja después de la cópula? ¿O que haya cortejos que duren todo un día? Son varias las curiosidades ‘sexuales’ en los animales que desde el punto de vista humano no comprendemos, pero que merece la pena aprenderlas. Entre ellas, se encuentran los siguientes casos:

1. Mantis religiosa

Este insecto de color verde vibrante, cuerpo alargado y ojos saltones pasa toda su vida en solitario, a excepción de la época de reproducción, como sucede con muchas especies. Pero lo que diferencia a la mantis religiosa –foto que abre este artículo– de la mayoría de los animales es ¡que la hembra se come al macho tras el sexo!

Para atraer a su pareja (o víctima) segrega unas feromonas y espera a que el pretendiente llegue y la rodee con sus antenas y alargadas patas. Durante el apareamiento la hembra es muy agresiva y, aún no se sabe por qué, en ocasiones puede devorar vivo al macho: comienza por los ojos y continúa por todo el cuerpo, para dejar los órganos sexuales para el final.

2. Hipocampo

El también conocido como ‘caballito de mar’ suele ser considerado sinónimo de la fidelidad y el amor eterno. Pero también es famoso porque el macho es quien queda ‘embarazado’ y se encarga de cuidar a los pequeños.

Hipocampo o caballito de mar: reproducción

La reproducción de los hipocampos se lleva a cabo cuando aumenta la temperatura del agua, y tras un baile ceremonial en el cual un macho y una hembra entrelazan sus colas. Hasta aquí parece ser bastante romántico, pero la fecundación se produce de forma externa (en el agua) y, tras ello, la fémina deposita los huevos en el vientre de su pareja en un tiempo récord: solo seis segundos.

El hipocampo macho gesta a sus crías durante un máximo seis semanas y los pare durante varias horas. Otra curiosidad: los alevines pueden entrar y salir del vientre del padre durante los primeros días si presienten algún peligro.

3. Serpiente

Entre las curiosidades ‘sexuales’ en los animales no podíamos dejar de lado a los ofidios, cuyos machos, en lugar de uno, tienen dos penes. Este órgano sexual está dentro del cuerpo y solo ‘sale al exterior’ durante la reproducción gracias a unos tejidos eréctiles específicos.

Cópula de serpientes

Lo más llamativo es que no usan los dos miembros al mismo tiempo, sino que ‘eligen’ uno según la situación. Merece la pena destacar que la cópula en las serpientes se puede desarrollar con una hembra y varios machos; por lo tanto, aquél que sea más eficaz terminará siendo ‘el padre’ de las crías. A menudo los penes de las serpientes tienen espinas o ganchos para poder sujetarse a la hembra.

4. Pato zambullidor

La gran mayoría de las aves macho no tienen un órgano reproductor externo (como en los mamíferos y ciertos peces), sino que cuentan con un orificio conocido como cloaca. La excepción es el pato zambullidor, una especie nativa de América del Sur que, además de tener pene, bate el récord de tamaño: es el más largo de todos los vertebrados en relación al cuerpo del individuo.

Especies de patos: zambulidor

Y eso no es todo, ya que su forma es una de las mayores curiosidades ‘sexuales’ en los animales: se trata de una especie de ‘espiral’ cuyo objetivo es limpiar el esperma de las cópulas anteriores que ha tenido la hembra. Ella puede tener varias uniones con diversas parejas en la temporada de reproducción.

5. Abeja

Finalmente, otro de los casos sexuales curiosos del reino animal es el de la abeja. La hembra solo puede reproducirse si es la reina (las obreras son hembras pero infértiles) y copula con los machos –zanganos– a quienes ‘tiene a su servicio’, ya que esa es su única tarea.

Apareamiento de las abejas

En una misma temporada la reina puede aparearse con hasta 10 zánganos, pero solo uno será el ‘ganador’ y padre de la descendencia. Lo malo para él es que sus testículos se implantarán en la hembra tras desprenderse de su cuerpo.