12 señales de que tu perro podría tener cáncer

Por desgracia, el cáncer es un trastorno de prevalencia alta en cánidos. Es esencial aprender a detectarlo con presteza, pues un diagnóstico rápido puede suponer la diferencia entre la vida y la muerte.
12 señales de que tu perro podría tener cáncer
Samuel Sanchez

Escrito y verificado por el biólogo Samuel Sanchez el 24 agosto, 2021.

Última actualización: 24 agosto, 2021

Según el portal veterinario VCA Hospitals, 1 de cada 4 perros desarrollan algún tipo de cáncer a lo largo de su vida. Las neoplasias malignas son unas de las principales causas de muerte en caninos, pues más de la mitad de los ejemplares senior las presentan en su etapa final. Existen muchas señales que indican que tu perro podría tener cáncer y aquí te las contamos.

Por desagradable que nos resulte este tema como tutores, es necesario destacar que el ratio de aparición de cánceres es muy similar en canes y en humanos. Es nuestro deber detectar las señales tempranas de un tumor maligno en el organismo de la mascota, pues un tratamiento a tiempo puede suponer la diferencia entre la vida y la muerte del animal. Sigue leyendo.

¿Qué es el cáncer y cómo se manifiesta en perros?

Tal y como indica el NIH, el término “cáncer” hace referencia a un conjunto de enfermedades que se caracterizan por un crecimiento desmesurado de ciertas células. Dicho de otro modo, una estirpe celular sufre una mutación genética en su ADN que le hace crecer más rápido de lo normal y no morir cuando le toca, lo cual propicia la formación del tumor.

El tumor se considera maligno o cancerígeno cuando este tiene la capacidad de crecer de forma desenfrenada y de expandirse a otras partes del cuerpo. Si las células del cáncer viajan por la sangre o el sistema linfático a otros órganos del animal, es posible que se forme un tumor secundario en otro tejido diferente al original, cuadro que se conoce como metástasis.

Como hemos dicho en líneas previas, hasta el 50 % de los perros ancianos tienen algún tipo de cáncer. Aprende a detectar con nosotros las señales de una neoplasia maligna en tu mascota, pues al hablar de tumores, la velocidad del diagnóstico es condicionante.

1. Bultos que crecen bajo la piel

Aunque una masa debajo de la piel no siempre sea una señal de que tu perro tiene cáncer, requiere atención veterinaria inmediata en todos los casos. De todas formas, cabe destacar que la mayoría de los bultos en canes son lipomas, o lo que es lo mismo, crecimientos de grasa benignos e inofensivos para el animal.

Menos de la mitad de los bultos presentes en la piel de los canes son de naturaleza maligna. 

Un bulto en la piel de un perro.

2. Olores anormales

Es común que tu perro presente olores desagradables (sobre todo que emanan de la boca), pero esto no significa que se puedan justificar aromas nauseabundos o similares a los experimentados cuando algo se está pudriendo. Por ejemplo, el mal aliento en caninos puede ser indicio de un cáncer oral, sobre todo si se acompaña de sangrados y dificultad para morder.

3. Descargas anormales

Por mucho que el mal olor pueda ser algo común en un canino, lo que nunca indica normalidad es que a la vez presente descargas purulentas que broten de la boca, los ojos, las orejas o el recto. Esto indica que existe una infección en algún tejido, que a su vez puede ir derivada de las lesiones provocadas por un tumor cancerígeno. Este signo clínico evidencia una urgencia veterinaria grave.

El pus es indicio de que el sistema inmunitario del animal está combatiendo una infección.

4. Hinchazón abdominal

La hinchazón abdominal prolongada es una de las señales más claras de que tu perro tiene cáncer. Un tumor en el peritoneo o en diversos órganos puede provocar que se produzca una acumulación de fluidos, lo cual hace que la tripa del animal se hinche. Más allá de las neoplasias, este signo clínico también evidencia ciertos problemas intestinales.

5. Pérdida de peso inexplicable

Tal y como ocurre en humanos, una pérdida de peso no intencionada en perros suele ser señal de cáncer o de cualquier otro problema sistémico. Si le das de comer bien a tu canino y cada vez notas más sus costillas, debes acudir al veterinario de inmediato: puede que su dieta no sea la adecuada o que la respuesta se encuentre en un cuadro clínico grave.

6. Tos

Los tumores primarios en los pulmones de los perros son muy raros, pero casi siempre derivan en algún tipo de cáncer de las vías aéreas. Las toses son unos de los primeros síntomas en este tipo de cuadros clínicos, ya que el organismo del animal está tratando de expectorar un elemento foráneo para poder respirar bien (en este caso el tumor).

7. Dificultad para respirar

La dificultad para respirar en canes puede ser indicio de un cáncer pulmonar o de que un tumor en otra parte del cuerpo está provocando efectos nocivos en la cavidad torácica. En los casos más graves, la incapacidad para obtener oxígeno de la forma adecuada se traduce en un cuadro conocido como cianosis.

En la cianosis, algunos tejidos del perro (como las encías) se vuelven azulados debido a la falta de oxígeno.

8. Letargia y depresión

Esta es una de las señales principales de que un perro tiene cáncer, pero se trata de algo bastante subjetivo. Solo el tutor sabe cuán enérgico era su can antes de la situación de sospecha, y además, hay que tener en cuenta que estos animales se hacen mayores a un ritmo relativamente acelerado y es posible que la fatiga se asocie solo al paso del tiempo.

De todas formas, un perro senior sano sigue teniendo ganas de jugar y de ejercitarse, aunque sea de forma más lenta y con más pausas. Si no se emociona por nada, se levanta muy poco de su cama o tiene problemas para moverse, lo más probable es que sufra un problema locomotor o sistémico que deba ser atendido.

9. Dificultad a la hora de comer y tragar

Como hemos dicho en líneas anteriores, un perro que no muerde bien y que tiene problemas para tragar es candidato de presentar un cáncer oral o esofágico. Este último tipo de neoplasia también suele acompañarse de vómitos, disfagia y ptialismo (segregación excesiva de saliva).

10. Cambios en las conductas excretoras

La “hora de ir al baño” y la consistencia de las heces del perro nos dicen muchísimo de su estado de salud general. Por ejemplo, una diarrea suele ser indicio de una gastroenteritis, mientras que el estreñimiento crónico señala la existencia de un taponamiento o desajuste en el aparato intestinal del canino. Además, la presencia de sangre en sus heces indica cánceres y otros problemas de salud graves.

11. Evidencias del dolor

Cuando un can está adolorido, es posible que vocalice y emita quejidos lastimosos más de lo normal. También se mostrará inquieto, triste y te buscará de forma constante. No es necesario desarrollar más este punto, pues todo tutor sabrá perfectamente si algo no va bien en su mascota solo mirándola a los ojos.

12. Heridas que no sanan

Una de las señales del cáncer en el perro se evidencia en forma de problemas de cicatrización. Es posible que tu can se haga una herida y esta no pueda sanar o, en su defecto, que aparezcan llagas y moratones sin motivos aparentes. Estas señales son típicas de trastornos hematológicos, entre los que se encuentra la famosa y temida leucemia.

El cáncer en perros se puede tratar.

Como puedes ver, las señales del cáncer en perros son múltiples e inespecíficas. Lo más probable es que cualquiera de los signos citados se deba a una infección o un cuadro agudo puntual, pero es obligación del tutor sospechar lo peor y buscar un diagnóstico certero en todos los casos. Si hablamos del diagnóstico de tumores, cada segundo aumenta las probabilidades de supervivencia.

Te podría interesar...
5 causas de cáncer en perros y cómo evitarlo
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
5 causas de cáncer en perros y cómo evitarlo

Las causas del cáncer en los perros pueden ser muy variadas, pero el pronóstico es reservado en casi todos los tipos y variantes.