10 curiosidades de los vinagrillos

Los vinagrillos son arácnidos con cuerpos muy extraños. Se parecen a los escorpiones, pero a nivel evolutivo han desarrollado varias diferencias que te sorprenderán mucho.
10 curiosidades de los vinagrillos
Samuel Sanchez

Escrito y verificado por el biólogo Samuel Sanchez.

Última actualización: 17 octubre, 2022

Las curiosidades de los vinagrillos son múltiples, pero poca gente sabe de su existencia. Estos arácnidos, conocidos también como uropígidos o vinegaroons en inglés, son difíciles de ver y no han llegado a Europa. Por ello, su conocimiento queda circunscrito en muchos casos a imágenes, vídeos y ejemplares importados para el hobby de la terrariofilia.

Los vinagrillos son objeto de interés científico por sus estrategias de defensa, pero también se han hecho más famosos en los últimos años por su presencia en varios hogares del mundo como mascotas exóticas. Si quieres saber de qué tipo de animales estamos hablando y qué los hace tan especiales, sigue leyendo los datos curiosos que exponemos a continuación.

1. Un grupo muy reducido

A día de hoy se han descrito unas 120 especies de vinagrillos, todas ellas pertenecientes al orden Thelyphonida. Estos invertebrados son parientes directos de las arañas y los escorpiones, ya que se engloban también en la clase Arachnida.

Para que te hagas una idea de la diversidad en los arácnidos, te destacamos que existen más de 45 000 especies de arañas, 2000 de escorpiones, 6500 de opiliones y 50 000 de ácaros. Por tanto, que solo se hayan encontrado unos 120 vinagrillos hace de este grupo uno de los más reducidos de la clase Arachnida, si no el que más.

2. Curiosidades de los vinagrillos: cuerpos extraños

Como arácnidos que son, los vinagrillos presentan unas características físicas comunes a otros representantes de su grupo. En primer lugar, cabe destacar que su cuerpo se divide en 2 secciones o tagmas: el prosoma (cabeza) y el opistosoma (cuerpo). Por su parte, el prosoma alberga un escudo dorsal, 2 ojos simples, 3 ocelos laterales y unos quelíceros muy pequeños, formados por 2 artejos.

En este grupo de arácnidos, los pedipalpos se presentan muy modificados y adquieren la función de unas pinzas, como ocurre con los escorpiones. Por otro lado, el opistosoma está formado por 12 segmentos y cuenta con una “cola” tubular en su extremo, de ahí que su mote en inglés sea whip scorpion (escorpión látigo).

Los vinagrillos se distinguen del resto de arácnidos por su “cola” fina.

Vinagrillos sobre hojas.

3. Patas marchadoras y patas sensoriales

Como ya sabrás, todos los arácnidos se caracterizan por presentar 4 pares de patas, en contraposición a los 3 pares de los insectos. El vinagrillo es un poco excepcional en este sentido, pues aunque porta 8 extremidades, el primer par no le sirven para caminar. Este primer par de patas está muy modificado y se utiliza como órgano sensorial.

Con su primer par de patas, los vinagrillos tantean el terreno como si de antenas se tratasen.

4. Curiosidades de los vinagrillos: un ambiente circunscrito

Los vinagrillos son endémicos de regiones tropicales y subtropicales, por lo que se encuentran excluidos de Europa y Australia. Solo una especie se ha detectado en toda África (Etienneus africanus) y se cree que se trata de un relicto de Godwana, el supercontinente que una vez definió la geografía mundial allá por el Neoproterozoico.

Las pocas especies de vinagrillos que existen viven en sus propias guaridas, que excavan con sus pedipalpos modificados. Aunque no se sabe mucho sobre sus preferencias ecosistémicas y biología del comportamiento, sí que se asocian a la oscuridad y humedades altas.

5. ¡Vinagrillos de todos los tamaños!

Otra de las curiosidades de los vinagrillos es que, a pesar de las pocas especies que existen, sus tamaños son bastante variables. La mayoría de representantes de este orden se quedan en los 3 centímetros de longitud, pero el gigante Mastigoproctus giganteus puede llegar a los 6 centímetros sin contar la cola. Por su tamaño y apariencia imponentes, M. giganteus es una de las especies más estudiadas de este grupo.

6. ¿Para qué sirve la cola de los vinagrillos?

Tras contarte algunas de las características más generales de este grupo, es normal que te preguntes para qué sirve la especie de cola que portan los vinagrillos al final de su opistosoma. Esta estructura es realmente un flagelo que está conectado a una glándula pigidial, la cual se encarga de sintetizar una mezcla de ácido acético (84 %) y ácido cáprico (5 %) diluidos en agua.

Cuando se siente amenazado, el vinagrillo trata de huir ante la señal de peligro, y si el depredador toca su cuerpo, libera el spray ácido sobre su cara por la base del flagelo. La especie Mastigoproctus giganteus es capaz de eyectar 19 tandas de líquido seguidas hasta que su glándula queda vaciada.

Si el depredador es “fumigado” en la cara, notará un fuerte picor en los ojos y boca y saldrá corriendo.

7. Depredadores natos

Como todos los arácnidos (exceptuando algunos ácaros y opiliones), los vinagrillos son excelentes depredadores. Se alimentan de pequeños insectos y hasta vertebrados (en los casos de las especies más grandes), pues aunque carezcan de glándulas de veneno, sus fuertes pedipalpos les permiten acabar con la vida de sus presas de forma rápida y efectiva.

Curiosamente, la base de los pedipalpos es esencial para su proceso de nutrición, ya que los trocánteres internos presentan una suerte de “dientes aserrados” que ayudan a disgregar el alimento antes de que este llegue a los quelíceros. Dicho de otro modo, se sirven de uno de sus pares de extremidades para desmenuzar a las presas.

8. Un mundo sensorial basado en la ceguera

Otra de las curiosidades de los vinagrillos es que ven muy mal. Se estipula que son capaces de percibir la luz y la oscuridad, pero poco más. Así pues, deben servirse de su primer par de patas marchadoras para guiarse por el terreno. Estas extremidades son especializadas, ya que poseen quimiorreceptores en la punta que permiten detectar cambios ambientales con mucha exactitud.

Este primer par de patas “anteniformes” ayudan al invertebrado a detectar fuentes de agua, compañeros sexuales y posibles depredadores. Cabe destacar que el flagelo ya citado, los pedipalpos y los otros 3 pares de patas también actúan como receptores sensoriales, pues están cubiertos de pelillos especializados. 

9. Una reproducción agresiva

Los vinagrillos son muy poco románticos y su estrategia reproductora lo evidencia. Por ejemplo, si un macho receptivo se acerca a una hembra y esta no quiere reproducirse, ambos pelearán hasta que uno se caiga por una piedra o salga derrotado del encuentro. Si el cortejo tiene lugar, el evento no es mucho más bonito.

Los machos agarran las patas anteniformes de las hembras, tiran de ellas, hacen movimientos de “tira y afloja” y se cortejan de forma muy violenta. Cuando la recepción de la pareja se confirma, el macho comienza a depositar su espermatóforo en el suelo y agarra a la hembra para arrastrarlo por él, haciendo que los espermatozoides ingresen por su gonoporo ventral.

Una pareja puede estar enganchada por horas hasta que se completa la fecundación.

La cara de un vinagrillo.

10. ¡Los vinagrillos no son animales peligrosos!

Como última de las curiosidades de los vinagrillos, cabe destacar que estos no son nada peligrosos. A pesar del ácido que secretan, hay que acercarse muchísimo a ellos para que el spray llegue a nuestros ojos, por lo que básicamente no existen reportes de ataques hacia el ser humano en este frente. Además, la mezcla genera picor e irritación, pero no efectos graves.

Si tienes la suerte de vivir en un lugar en el que los vinagrillos son endémicos, deja que pueblen tu patio o sótano. Son excelentes controladores de plagas que mantendrán a raya a los insectos del hogar, así que no dudes en respetarlos y nunca acabes con ellos.

Te podría interesar...
Ácaros: ¿qué son y cuáles son sus características?
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Ácaros: ¿qué son y cuáles son sus características?

Los ácaros son artrópodos que han colonizado casi todos los hábitats terrestres. Descubre un poco más sobre estos microscópicos individuos.




Los contenidos de Mis Animales se redactan con fines informativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.