Virus del conejo

Estos presentan una alta tasa de mortalidad y pueden afectar tanto a animales domésticos como salvajes; por desgracia son altamente contagiosos y alguno no tiene cura

El conejo es considerada una mascota exótica que cada día tiene más éxito y es más común en nuestras casas. Existen varios virus del conejo que pueden causar enfermedades peligrosas tanto para nuestra mascota preferida como a sus parientes silvestres.

Aunque son poco comunes en conejos domésticos, sí pueden ser contagiados. Estos virus del conejo serán especialmente dañinos para las explotaciones de cunicultura, e incluso pueden afectar a la supervivencia de otras especies silvestres.

¿Qué es la mixomatosis?

Probablemente, uno de los virus del conejo más conocidos sea la mixomatosis, una enfermedad muy contagiosa que afecta tanto a mascotas domésticas como a conejos silvestres, causada por un virus de la familia Poxviridae, muy similar al virus que causa la viruela.

La mixomatosis se contagia por contacto directo con animales enfermos o a través de insectos hematófagos como los mosquitos, los cuales actúan como vectores para transmitir la enfermedad entre enfermos y sanos. Es por ello que estas afecciones suelen estar relacionadas con el aumento de estos insectos, y son más frecuentes en zonas húmedas durante la estación cálida.

El contacto con materiales contaminados con secreciones y exudados de conejos enfermos, tanto nasales como oculares, también puede ser una fuente de contagio de la enfermedad.

Enfermedad del conejo

En cuanto a la sintomatología, dependiendo de la cepa aparecerán mayor o menor grado de mixomas o nodulaciones en cara y genitales, incluso en mucosas, que tienen a extenderse por todo el cuerpo.

La enfermedad presenta una una alta mortalidad en adultos, mientras que los gazapos menores de un mes suelen resistir la infección. La incubación es de tres a seis días y no existe un tratamiento efectivo contra la enfermedad.

¿Qué es la enfermedad vírica hemorrágica?

Este virus del conejo es una enfermedad que también es muy contagiosa y de elevada mortalidad. El causante de la enfermedad vírica hemorrágica es un calicivirus que se transmite por contacto directo con los animales enfermos o con elementos contaminados, como bebederos, ropa o jaulas.

El período de incubación de la enfermedad es corto, entre uno y tres días. Los síntomas suelen aparecer en conejos de más de dos meses, con fiebre repentina y muerte súbita en 12 a 36 horas. La enfermedad vírica hemorrágica puede producir síntomas como diarrea, hinchazón, pérdida de peso, signos respiratorios y nerviosos.

Aunque no se traduce en sintomatología observable, este virus del conejo produce hemorragias en diversos órganos, como indica su nombre.

Vacuna hemorrágica para conejos

Ambos virus del conejo pueden y deben prevenirse mediante el uso de vacunas para conejos, que deberemos consultar con nuestro veterinario para saber cuando aplicarlas. Aunque la transmisión a conejos de compañía es extraña, su vacunación se hace más que recomendable para proteger del todo a nuestra mascota.

Tanto la mixomatosis como la enfermedad vírica hemorrágica son enfermedades que deberán diagnosticarse mediante la identificación del virus, si bien la muerte de decenas de ejemplares con estos síntomas nos harán sospechar de la causa de su muerte.

El impacto de los virus del conejo

Ambas enfermedades fueron usadas con los conejos en Australia, lo que causo millones de muertes. Ocurrió algo parecido en diversos países de Europa, como Gran Bretaña y Alemania, donde el conejo proliferó sin depredadores y donde se introdujo la mixomatosis para acabar con ellos. Fue una idea de Armand Delille, un médico francés que la introdujo en Europa en los 50.

En otros países no había intención de disminuir la población de conejo, y esta enfermedad supone un peligro para las poblaciones silvestres y para los animales que dependen de ellas. En España, la aparición de estas enfermedades ha producido el descenso de especies emblemáticas como el águila imperial o el amenazado lince ibérico.

Te puede gustar