Uso de aceites aromáticos para nuestras mascotas

Francisco María García · 1 octubre, 2018
Los aceites aromáticos empleados en nuestros animales de compañía han de ser de calidad y 100% naturales para garantizar el bienestar de nuestros compañeros

Los aceites aromáticos son cada vez más utilizados en mascotas, principalmente en perros, y es que sus beneficios son muchos y muy diversos. Las recetas de aromaterapia contribuyen a su bienestar, principalmente en casos de alergias, estrés, ansiedad, dolores musculares, problemas digestivos, heridas, entre otros.

Es, además, una forma simple, natural y muy segura de ayudar a nuestros compañeros a aliviar sus molestias para que sean más felices. Sin embargo, es importante elegir aceites de buena calidad y saber cómo mezclarlos para conseguir buenos resultados.

Los aceites aromáticos que no le pueden faltar a tu mascota

Los aceites aromáticos deben ser siempre 100% naturales, pues es un punto fundamental para garantizar su seguridad y su eficacia. A pesar de que en el mercado se puede encontrar una gran variedad de aceites, hay cinco que son básicos para utilizarlos en mascotas.

El primero es el aceite de aquilea, de nombre científico Achillea millefolium. Este aceite es muy eficaz para combatir alergias y picazón en la piel de los perros. También es muy útil para curar heridas y detener el sangrado, así como en caso de infecciones o inflamaciones.

El segundo aceite básico es el de siempreviva (Helichrysium italicum). Se utiliza para calmar la irritación, tanto a nivel físico como emocional; sirve para calmar el enfado o el resentimiento, así como para aliviar la hinchazón. También es eficaz como antiséptico, antiviral y para mejorar el aparato digestivo.

El tercero es el popular aceite de lavanda, cuyo nombre científico es Lavandula angustifolia. Este aceite es ampliamente utilizado como calmante, no solo en perros, sino también, en humanos. Además de ser relajante, sirve para quemaduras, moratones, heridas y cicatrices; es también un antihistamínico muy eficaz.

Aceites esenciales para animales

El aceite de limón (Citrus limón) es el cuarto de la lista de los aceites aromáticos que no pueden faltar en el cuidado de tu mascota. Es estimulante, antiviral, antiséptico y antifúngico.

Finalmente, el quinto aceite indispensable es el aceite de cedro del Atlas (Cedrus atlantica). Este producto tiene poderosas propiedades repelentes, por lo que es muy útil para ahuyentar a los parásitos.

También es útil este último aceite aromático para problemas respiratorios, ya que actúa como expectorante. Además, estimula la circulación y ayuda a combatir las molestias causadas por la artritis.

Curar las alergias de nuestras mascotas con aceites aromáticos

Es muy común que los perros sufran de algún tipo de alergia y los aceites aromáticos pueden ser los mejores aliados a la hora de combatirla. Poseen extraordinarias cualidades que los hacen muy potentes.

Además, estos aceites constituyen una forma natural y segura de ayudar a tu mascota a aliviar los molestosos síntomas de las alergias. Se pueden utilizar de forma tópica o por vía oral, esta última siempre bajo supervisión médica.

El ya mencionado aceite de lavanda es muy utilizado también en caso de alergias, y es que este aceite sirve para casi todo, pues es sin duda el rey de los aceites aromáticos. Se puede utilizar por vía tópica u olfativa.

Aceites para mascotas

El aceite de manzanilla romana tiene poderosas propiedades antiinflamatorias. Además, es antibacteriano y antiparasitario; este aceite se puede usar de forma tópica o por vía oral.

El aceite aromático de elemí y el de mirra tienen propiedades antisépticas y ayudan a combatir infecciones. El primero también es utilizado como sedante; puede administrarse de forma tópica, por vía oral y olfativa. El aceite de mirra también tiene propiedades astringentes; su uso es solo por vía tópica.

Finalmente, el aceite esencial de menta también puede resultar muy beneficioso a la hora de aliviar las alergias de tu mascota. Tiene propiedades analgésicas, antisépticas y antiinflamatorias.

El aceite de menta se puede aplicar de forma tópica, siempre que se tenga en cuenta su poderoso efecto frío. También se administra por vía oral, bajo supervisión veterinaria.

Algunas precauciones

Los perros tienen el olfato mucho más desarrollado que los humanos. Es por eso que al usar aceites aromáticos en ellos hay que tener ciertas precauciones adicionales en cuanto a la cantidad de producto utilizado. Además, es importante tener ciertas precauciones, como jamás inyectar aceites aromáticos y utilizar siempre productos de alta calidad y certificados.

No se deben aplicar estos aceites en mucosas y ojos ni tampoco utilizarlos puros en las orejas ni en la zona anogenital. También es necesario evitar que el perro se lama la zona donde se ha aplicado el aceite.