Una leona rescatada vuelve a África

Eugenio Fernández · 28 octubre, 2018
Nala es una leona rescatada que, por fortuna, se ha librado de los malos tratos que se les inflige a las especies exóticas en los circos

Una leona rescatada del mundo del circo ha vuelto a África gracias al centro de rescate AAP Primadomus, en Alicante. El caso de Nala es otro ejemplo de la necesidad de sacar a los animales salvajes de los circos.

Primadomus al rescate

Primadomus es un centro perteneciente a la ONG holandesa AAP cuyo objetivo es luchar contra el tráfico ilegal de especies exóticas. En el caso del centro de Villena, hablamos de uno de los tres santuarios de primates en España, que además trabaja con grandes felinos como Nala.

Curiosamente, este centro no siempre es el último hogar de los animales rescatados, ya que colaboran con santuarios y zoológicos para poder enviar allí a animales ya rehabilitados y poder rehabilitar a más víctimas del tráfico ilegal.

Esta leona rescatada en Francia llevaba una vida similar a otros felinos que participan en espectáculos circenses. Tras el cierre de un criadero ilegal en el país galo, Nala fue decomisada junto a otros felinos y, para su suerte, acabó en el centro de rescate alicantino.

Leona nala

La historia de Nala, una leona rescatada

Nala es otro de tantos casos de animales salvajes en el circo. El problema de este tipo de espectáculos es que no son educativos y que mantienen a los animales en pésimas condiciones dado el carácter itinerante de estos espectáculos. Además, es peligroso tanto para las personas como para los animales, que hacen frente a ejercicios que les causan miedo.

Sin embargo, la historia de Nala no acaba en Alicante, pues acaba de aterrizar en Sudáfrica. Allí, el santuario Lionsrock la espera para intentar juntarla con Saeed, un macho de león que fue rescatado de uno de los zoos arrasados en Alepo durante la guerra de Siria.

La necesidad de acabar con los circos con animales

La historia de los circos en Europa es larga y tortuosa. Cada vez más, el rechazo a este tipo de espectáculos con animales es mayor por parte de la sociedad, aunque el espectáculo continúa y aún es posible ver a un felino amenazado siendo maltratado con latigazos o a un mono con ropa haciendo trucos.

Casos como los de esta leona rescatada son cada vez más frecuentes debido a que muchos países están prohibiendo los circos con animales. Esto no ha ocurrido en España, pues es cierto que muchos municipios y comunidades no dejan actuar a aquellos espectáculos circenses que exhiben animales salvajes.

Centro Primadomus

Las razones son varias: en primer lugar, hay que aclarar que zoológicos y circos no son lo mismo. Aunque ambos son empresas, en los zoológicos existen asociaciones y revisiones que hacen cumplir estándares de bienestar animal mucho mayores, además de que los animales que hay en estos centros participen en programas de conservación, por lo que existen casos como en el que un zoo planea reintroducir felinos amenazados en Rusia.

En los zoológicos también hay programas educativos para concienciar sobre la conservación de especies, además de servicios veterinarios especializados. En el caso de los circos esto no ocurre, y es común que sean tratados en clínicas veterinarias que no han trabajado nunca con estos animales.

Además, las funciones educativas de los circos son escasas, a lo que se suma el poco espacio que tienen los animales, los cuales se encuentran en constante movimiento. Aunque tanto en zoológicos como en circos se entrena a los animales, en los zoológicos se hace para que estos puedan recibir tratamientos sin estrés, mientras que en los circos se les obliga a hacer comportamientos antinaturales que les dan miedo, así que suelen recurrir a castigos.

De hecho, los zoológicos son necesarios junto a centros como Primadomus para poder rescatar a los centenares de animales salvajes que aún actúan en toda Europa. Con el creciente rechazo a esta actividad, estos animales merecen un retiro digno ante la injusticia que han sufrido durante toda su vida.