Un estudio científico demuestra que los perros nos aman como miembros de su familia

Antonia Tapia · 23 febrero, 2015

En reiteradas oportunidades seguramente has sentido que tú eres la persona más importante para tu perro, si es así, estabas en lo cierto. Un estudio reciente afirma que los perros reconocen la bondad y la confianza incluso experimentan emociones como el amor y el apego, al igual que sucede entre los humanos. Y no sólo eso, se ha demostrado que los perros nos aman como miembros de su familia.

¿ Los perros sienten como las personas?

saludo perro

A diferencia de otros estudios, esta vez los investigadores fueron capaces de utilizar una resonancia magnética para determinar la actividad cerebral que tiene un perro. Pero…¿cómo lograron los científicos que los perros se queden quietos en esos inmensos aparatos? Pues antes debieron entrenarlos mediante un riguroso método basado en técnicas positivas. En definitiva,  los animales fueron tratados como pequeños niños y sus propietarios, obviamente, tuvieron que firmar un formulario de consentimiento para que puedan participar del estudio.

El análisis permitió a los investigadores mapear la actividad cerebral en al área del cerebro donde se concentran las emociones. Ellos encontraron que la actividad aumentaba cuando se le indicaban  señales relacionadas con los alimentos, los olores de perros y de personas cercanas o el regreso de un conocido humano. Un experimento posterior, mostró que la actividad se incrementó cuando los perros escuchaban la voz de alguien con el que estaban familiarizados.

A grandes rasgos los científicos determinaron que los perros sienten emociones que son similares a las que sienten los humanos, lo cual, para los amantes de los perros,  no es ninguna sorpresa, ya que para ellos sus amigos fieles siempre los han amado.

 ¿Qué cosas sienten los perros de los humanos?

epilepsia perros 3

Los perros  son amorosos, compañeros leales que premian la bondad y la coherencia con servicio devoto. Eso les da un lugar especial en nuestras vidas y el derecho a no ser abandonado, esclavizados, demonizados, convertirse en guardias viciosos o incluso a ser tratados como accesorios de moda. Deben ser respetados y recibir los cuidados necesarios que necesitan.

Los perros además son muy sensitivos. Ellos saben cuando te encuentras triste o con poco ánimo. Seguramente, él tome la misma actitud que tú y pierda interés por sus juguetes e incluso rechace su comida. Por lo general, tu perro en silencio te observará desde un rincón de la habitación. Después de un tiempo, él quizás se echará a tus pies y apoyará su cabeza sobre tu regazo.

Muchos perros incluso, tratan de lamer las lágrimas de sus dueños. En ese momento, eres para el perro el centro de todo su mundo, por lo que tu tristeza tendrá el mismo efecto sobre él. De hecho, algunos estudios han demostrado que un perro  tiene más probabilidades de acercarse a alguien que llora, que a alguien que está tarareando o hablando.

Además, encontraron que los perros responden con un comportamiento de sumisión. Los científicos también indican  que los perros pueden identificar la tristeza como una emoción, que es diferente de otros sentimientos.

Las investigaciones también demuestran que los perros pueden detectar muy bien las intenciones que tienen los humanos. Antes de encender la ducha o tocar su toalla, tu perro sabe que tienes la intención de darle un baño. Lo mismo ocurre con cortes de cabello, uñas o cuando le debes administrar un medicamento.

Y no es para menos. Las investigaciones realizadas aseguran que los perros domésticos son tan inteligentes como un ser humano de 2 años de edad. Eso significa que son capaces de entender el significado de aproximadamente 165 palabras y que pueden tener sentido del lenguaje corporal. Además los perros utilizan el contacto visual y la mirada, para averiguar lo que la gente está pensando.

También los perros pueden percibir ciertas enfermedades que pueden padecer sus dueños. Varios estudios han confirmado que tienen la capacidad de detectar el cáncer a través de su agudo sentido del olfato e incluso pueden ser entrenados para advertir a los enfermos de epilepsia cuando están a punto de tener una convulsión.

La habilidad de un perro para detectar la enfermedad se reduce a la capacidad de detectar sustancias químicas conocidas como compuestos orgánicos volátiles o COV. Los COV son lo que nos permite intuir el olor y aunque algunos son tóxicos, el término se aplica generalmente a cualquier sustancia química que pueda entrar por la nariz.

Dependiendo de la raza, el sentido del olfato de un perro,  puede ser desde 10 mil a 100 mil veces más fuerte que un humano. Eso significa que un perro puede percibir un olor que es hasta 100.000 veces más débil, que el olor que puede detectar un humano.