Un ave extinta reaparece en las Bahamas

Eugenio Fernández · 7 septiembre, 2018
Gracias al inconfundible canto del trepador cabecipardo, similar al de un pato de goma, unos investigadores lograron avistar unos de los escasos ejemplares que quedaron tras la destrucción del hábitat por culpa del huracán Matthew

La extinción se considera la desaparición definitiva de animales como el rinoceronte blanco del Norte. Por eso, cuando un ave extinta en las Bahamas como el trepador cabecipardo fue avistada, los investigadores no daban crédito a su descubrimiento.

El trepador cabecipardo

El trepador cabecipardo (Sitta pusilla) es un ave bastante esquiva que habita en Estados Unidos. Esta paseriforme se puede encontrar al sur de este país, en los bosques de pino que abundan por zonas como Carolina del Norte.

Los trepadores son unas aves de pico afilado en forma de clavo, que usan para golpear las semillas y los árboles. Recuerda a especies como el trepador enano, o algunas que podemos encontrar en la península ibérica, como el bello trepador azul.

El ave posee la parte de arriba de la cabeza, el pecho blanco ante, y el lomo y las alas azules, por lo que es bastante llamativo. Su canto es aún más curioso, ya que suena como un pato de goma. Podría ser una de las aves que viven en tu jardín si resides en Estados Unidos, ya que le gusta recurrir a comederos o girasoles.

Sita de cabeza castaña

El trepador cabecipardo en las Bahamas, un ave extinta

Aunque la población americana está lejos de extinguirse, una pequeña población insular resistía en Gran Bahama, la cual se consideraba al borde de la extinción hasta 2016, cuando el huracán Matthew llegó a la isla y pasó a ser un ave extinta.

La población que vive en las Bahamas es considerada una subespecie distinta, el trepador cabecipardo de Bahamas (Sitta pusilla insularis) y, aunque ha sido avistado recientemente, podrían quedar solo dos ejemplares de este ‘ave extinta’.

El avistamiento fue realizado por dos estudiantes británicos que iniciaron una expedición ornitológica de tres meses apoyada por SEO Birdlife. En la búsqueda también participaron estudiantes bahameños y algunas ONG locales.

Aunque complicada de ver por a su escasez, lo cierto es que debido a su canto y su aspecto aquellos acostumbrados a observar fauna salvaje encuentran a este pájaro como una especie bella e inconfundible.

Ave extinta reaparece en las Bahamas

¿Un ave extinta o una aguja en un pajar?

Se cree que en 2004 había 1 800 ejemplares, que bajaron drásticamente en tres años a solo 23 ejemplares. Esto se debe a la enorme pérdida del hábitat que ha sufrido este animal, el cual anida solo en pinos maduros, los cuales fueron arrasados por el huracán.

Los equipos que fueron en su busca fueron capaces de avistar al ave extinta, e incluso se grabó un vídeo del animal, lo que confirmaba que no había desaparecido aún. Sin embargo, solo se avistó a una pareja en 34 000 hectáreas muestreadas a lo largo de más de 460 puntos de observación.

Los investigadores recorrieron el bosque durante mes y medio antes de encontrar a este pájaro, por lo que sus esperanzas se iban desvaneciendo cada vez más. Sin embargo, el inconfundible canto de este animal llevó al equipo a su primer avistamiento.

Tras seis avistamientos, los cuales podían ser del mismo ejemplar, se tuvo la oportunidad de observar a una pareja, lo que confirma que apenas hay dos ejemplares de este ‘ave extinta’.

Proteger al trepador cabecipardo se hace complicado debido a la escasez de ejemplares. Además, la deforestación, el turismo y las especies invasoras, son otras de las amenazas de este esquivo pájaro. Sin embargo, este descubrimiento da esperanza a aquellos que quieren proteger a las aves amenazadas en peligro de extinción.

Hayes, W. K., Barry, R. X., McKenzie, Z., & Barry, P. (2004). Grand Bahama’s Brown-headed Nuthatch: a distinct and endangered species. Bahamas Journal of Science12(1), 21-28.