Tumbas de animales: un mono de 4000 años

Este artículo fue redactado y avalado por el veterinario Eugenio Fernández Suárez
· 28 marzo, 2019
Las tumbas de animales son algo que despierta el interés de muchos, especialmente aquellas con gran antigüedad, ya que nos muestran qué animales convivían con nuestros antepasados

A lo largo de la historia, las tumbas de animales se suceden en diversas civilizaciones, lo cual demuestra el respeto e interés de pueblos antiguos por los animales, e incluso por las mascotas, a lo largo de la historia. El último descubrimiento de este tipo no deja de ser sorprendente, al tratarse de un macaco de 4000 años de antigüedad enterrado en Irán.

Tumbas de animales

Desde hace milenios, nuestra especie ha sentido la necesidad de realizar ritos relacionados con la muerte, seguramente para hacernos más sencillo el final de la vida. Los ritos funerarios como los enterramientos son algo común en todas las culturas humanas, e incluso son muchas las civilizaciones que practican el enterramiento de animales, como hacían los egipcios: no sorprende encontrar tumbas de animales como la que nos ocupa.

El hallazgo de estas tumbas de animales ha ocurrido en Shahr-i Sokhta, conocida como la ciudad quemada. Este antiguo yacimiento es de la Edad del Bronce y se encuentra en la actual Irán y, aunque ya ha dado muchas sorpresas en el mundo de la arqueología, pocos se esperaban encontrar tumbas de animales tan curiosos como un macaco rhesus (Macaca mulatta).

Macaco rhesus

En concreto, las tumbas de animales de esta ciudad contienen cabras o perros, pero llama la atención el hallazgo de un macaco joven, que murió con cinco años de edad. Lo más misterioso es que la tumba se parece mucho a la que se usaba para niños humanos en esa misma ciudad, y es que el animal se encontraba en una tumba sencilla junto a un vaso.

Curiosamente, se ha visto cómo el animal tenía en el fémur una calcificación distrófica, una enfermedad que probablemente tuviera que ver con su vida en cautividad en malas condiciones. Además, estos animales viven en el sur de Asia y, por tanto, tuvieron que ser exportados para ser la mascota de alguna persona de clase alta.

Los macacos rhesus

Los macacos rhesus son unos animales muy curiosos: estos macacos, uno de los cuales apareció en esta tumba milenaria, son unos primates del Viejo Mundo que viven en varios países del sur de Asia, como China y la India. Estos macacos pesan alrededor de cinco kilogramos y alcanzan una altura de unos 60 centímetros. Poseen un pelaje que va del gris al marrón, y pueden llegar a vivir más de 25 años en cautividad.

Macaca mulatta

Estos son animales que se han relacionado mucho con nuestra especie. No solo son comunes en muchas ciudades del norte de la India: el factor Rh de nuestro grupo sanguíneo recibe este nombre por estos animales, ya que fue el animal donde se identificó por primera vez.

Ha sido una de las especies con mayor protagonismo en el ámbito de la investigación: desde los crueles estudios de apego de Harlow a los programas de la NASA, además de la clonación, como ocurrió con la oveja Dolly.

Algo curioso sobre esta especie es que la mayoría de estudios sobre su comportamiento natural no se han realizado en su hábitat. Naturales de Asia, existe una población de macaco rhesus en una isla de Puerto Rico por motivos de investigación: ¿quién iba a decir que las tumbas de animales podrían contener historias tan curiosas?

Minniti, C., & Sajjadi, S. M. S. New data on non‐human primates from the ancient Near East: the recent discovery of a rhesus macaque burial at Shahr‐i Sokhta (Iran). International Journal of Osteoarchaeology.