Tratamiento y prevención de la torsión de estómago en perros

Aitana Bellido · 28 noviembre, 2018
Prevenir la torsión de estómago en perros puede ser fundamental para salvar la vida de tu mascota. Te damos toda la información al respecto. 

La torsión gástrica o torsión de estómago en perros es una patología que afecta sobre todo a las razas más grandes. Aprender a identificar qué la causa, así como sus síntomas, puede llegar a salvar la vida de tu mascota.

¿Qué causa exactamente la torsión de estómago en perros?

La torsión gástrica suele venir precedida de una dilatación del estómago, que normalmente suele estar causada por la acumulación de gases, líquidos o comida en el interior del estómago del animal.

Aunque los perros cuentan con una serie de mecanismos para deshacerse del posible exceso de comida o gas que llega a sus estómagos, como son los vómitos o las flatulencias, en ciertas ocasiones no son suficientes. En estos casos, la comida o gas acaban produciendo una gran presión que termina dando lugar al retorcimiento o torsión del estómago.

Así, se forma un nudo muy doloroso que puede incluso llegar a estrangular al animal. Estamos ante una grave emergencia veterinaria que, si no se detecta a tiempo, puede suponer una muerte segura.

Rutinas que no pueden faltar en la vida de tu perro

¿Cómo evitar y prevenir la dilatación y la torsión del estómago en perros?

La forma en la que el animal ingiera sus alimentos va a ser determinante en muchos casos. Si notamos que nuestro perro come ansiosamente o demasiado rápido, es probable que esté introduciendo sin saberlo una gran cantidad de gas en su sistema digestivo, lo que incrementará definitivamente las posibilidades de que su estómago se dilate.

El ejercicio después de las comidas o el reparto equitativo de las porciones a lo largo de la jornada van a ayudarnos a bajar el nivel de gas de su estómago y a prevenir futuros casos de torsión. Debemos tener en cuenta que en los perros grandes es bastante habitual, ya que cuentan con un tórax estrecho y profundo, ideal para la acumulación de comida y gases.

Otra forma de prevención es evitar que el can beba en exceso inmediatamente después de comer.

Problemas veterinarios más comunes

Síntomas que se deben tener en cuenta

En el caso de que tu perro ya esté sufriendo una torsión de estómago, algunos de los síntomas cruciales son:

  • Comportamiento ansioso y errático
  • Intentar vomitar sin éxito
  • Un exceso de saliva
  • Abdomen distendido

Todo dueño debe tener algún tipo de teléfono de emergencias veterinarias a mano por si se dan casos que, como ocurre con la torsión de estómago en perros, pueden poner en peligro la vida de nuestras mascotas.